Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Llega un joven al hospital Joan XXIII de TGN con una herida de bala en la pierna

El autor del disparo utilizó un revólver con munición del calibre 38. Los hechos habrían pasado en el descampado situado enfrente de la gasolinera Cepsa de La Canonja

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

Un vecino de Tarragona llegó en la tarde-noche del jueves 18 de julio a las puertas de Urgències del Hospital Joan XXIII con una herida de bala en la pierna derecha. El hombre, de 26 años de edad, pidió a la enfermera de la entrada que le curaran la herida de la pierna y que le extrajeran la bala, que por suerte no afectó ni al hueso ni a la arteria femoral.

Mientras los médicos se llevaban al paciente al quirófano y le extraían el proyectil, perteneciente a un revólver del calibre 38, el mismo centro hospitalario alertaba a Mossos d’Esquadra de la llegada al Àrea d’Urgències de un paciente con una herida de bala en la pierna.

Una patrulla de Mossos d’Esquadra se acercó al Hospital Joan XXIII y se entrevistó con el paciente una vez salió del quirófano. Lo único que ha podido confirmar Mossos al Diari es que el autor y la víctima se conocerían.

A partir de aquí la historia de lo que ocurrió sigue bajo investigación para comprobar la credibilidad de la víctima. El autor de los disparos sigue en paradero desconocido.

Quedada en la gasolinera

Según la versión del herido de bala, el agresor y la víctima se citaron a media tarde del pasado jueves 18 de julio en el descampado que hay enfrente de la gasolinera Cepsa de La Canonja, ubicada en en la zona del CIM del Camp.

Allí hubo supuestamente una discusión y el agresor habría sacado el revólver y disparado en dos ocasiones. Un proyectil habría terminad en la arena de la explanada y el segundo alojado en la pierna.

Tras los disparos, el autor se habría marchado en un Audi con tapacubos singulares a toda velocidad. Mientras, el herido se levantó y se dirigió hasta el hospital tarraconense caminando. La distancia entre la gasolinera y la puerta de Urgències es de unos 6 kilómetros cogiendo la ruta a pie más corta. El herido llegó pasadas las 20.30 horas al centro hospitalario donde pidió ayuda.

Con la versión de la víctima, la Unitat d’Investigació de Mossos se personó en el lugar en busca de los casquillos y alguna prueba que acreditara que la agresión con arma de fuego. Según fuentes de la investigación, no había casquillos en la explanada.

En caso de ser cierta la versión del herido, los casquillos los habría cogido el autor de los disparos para no dejar pruebas en el escenario.
Con las pistas del coche y la declaración de la víctima que conocería al agresor, Mossos intenta localizar a esta persona que podría incurrir en un delito de homicidio en grado de tentativa.

Temas

Comentarios

Lea También