Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Llevant pide que se le rebaje el IBI 'por la falta de inversión en la zona'

La Federació de Veïns y cuatro asociaciones envían cartas al Ayuntamiento solicitando la rebaja del tributo. El Consistorio lo descarta y reivindica el 'gran esfuerzo' que realiza

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen reciente del cableado eléctrico aún no soterrado que hay en el barrio de Ferran. Foto: Alba Mariné

Imagen reciente del cableado eléctrico aún no soterrado que hay en el barrio de Ferran. Foto: Alba Mariné

Los vecinos de la zona de Llevant han pedido al Ayuntamiento de Tarragona que les rebaje el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) debido a «la falta de inversión» que consideran que hay en la zona más cercana al litoral de la ciudad. Así lo ponen de manifiesto en varias cartas que tanto la Federació de Veïns como las entidades de los barrios han enviado al Consistorio, a las que ha tenido acceso este periódico.

En una misiva presentada por parte del secretario de la federación, Carles Riba, la agrupación de asociaciones de vecinos pide que «se revise a la baja la clasificación de la categoría que consta en la ordenanza fiscal reguladora del IBI» debido a lo que denuncian que se trata de un «abandono histórico» de los barrios de Llevant. En este sentido, el representante de la Federació lamenta la «falta de inversión en equipamientos, centros sociales, culturales, deportivos, educativos o sanitarios» que sufren, así como «el poco mantenimiento de los viales, las aceras, la señalización, el alumbrado, los parques y jardines, la limpieza, la protección antiincendios y los servicios de seguridad».


‘Excesiva carga fiscal’
En el documento, Riba explica que «los barrios de Llevant soportamos una gran carga fiscal respecto a los servicios que recibimos», en un argumento que ha sido apoyado por parte de las asociaciones de vecinos de Solimar, Cala Romana, Vall de l’Arrabassada y La Móra, entidades que también han presentado recientemente misivas al Consistorio. Elvira Vidal, de Solimar, afirma que hay inmuebles de su zona que «pagan hasta 2.000 euros de IBI» pero que, en cambio, «las calles sufren un grave deterioro como consecuencia de la falta de inversión que hay». En la carta, Vidal expone –además– que entre la Vall de l’Arrabassada y Ferran «no disponemos ni de mobiliario urbano ni de centros docentes ni sanitarios», a la vez que denuncia «la falta de iluminación y la deficiente señalización de los viales».

En la misma línea se expresa el presidente de la Associació de Veïns de Cala Romana, Lluís Bañeras, quien en una carta lamenta la «degradación progresiva» que la urbanización ha sufrido «desde que la junta de compensación dejó de ejercer sus funciones». En este sentido, el portavoz vecinal afirma en el escrito las deficiencias que tienen «las zonas verdes y las zonas destinadas a sistemas y a espacios públicos», así como «los viales, las aceras, el mobiliario urbano o el alumbrado público». A juicio de Bañeras, esta situación se debe «a la falta de inversión que hay por parte del Ayuntamiento», a la vez que expone que «nos hemos quejado a varios concejales, pero no hemos recibido ninguna respuesta satisfactoria». En la misma línea se expresa Francesc Garcia, de La Móra, quien lamenta el mal estado en el que se encuentra la zona deportiva y la falta de limpieza que tiene el entorno.

Por todo ello, estas entidades vecinales han presentado recientemente una queja ante el Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, que actualmente está estudiando la situación inversora en la que se encuentran estos barrios.


No habrá reducción
El concejal de Hisenda del Ayuntamiento de Tarragona, Pau Pérez (PSC), descarta que el Consistorio rebaje el IBI de los barrios de Llevant. «No es cierto que en Llevant haya servicios de tercera. Hacemos un gran esfuerzo, ya que la limpieza, el transporte o la seguridad resultan mucho más caro allí que en otras partes de la ciudad».

Asimismo, el segundo teniente de alcalde remarca que el IBI «grava la riqueza y se paga en función de la propiedad», a la vez que indica que «no se puede rebajar el tipo, ya que la revisión catastral es del año 2000».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También