Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Llevant tendrá una nueva urbanización con un hotel y una zona comercial

Con una superficie para 52 viviendas, la nueva promoción inmobiliaria ocupará unos terrenos junto a la N-340, en la rotonda de la carretera de acceso a El Catllar

Núria Riu

Whatsapp
Los terrenos en los que se construirá la futura urbanización. Foto: Lluís Milián

Los terrenos en los que se construirá la futura urbanización. Foto: Lluís Milián

El crecimiento de Tarragona viene desde la zona de Llevant. Así lo establece el POUM aprobado en el año 2013 y ya ha empezarse a ponerse de manifiesto en el momento en que el sector inmobiliario ha empezado a mostrar síntomas de recuperación. Primero fue el proyecto de la Budellera y ahora ha podido conocerse también que está a punto de desarrollarse una nueva urbanización que contará con una gran superficie comercial e incluso un hotel.

En concreto se trata del Pla Parcial 40, que ocupará una superficie de terreno en la N-340 en un solar en el que ahora hay vegetación y maleza y que limita con Boscos y la Ciutat Residencial, en su costado izquierdo, y con la urbanización Solimar, en el derecho.

De acuerdo con el proyecto aprobado inicialmente, el ámbito ocupa unas 26 hectáreas, de las cuales prácticamente la mitad se destinarán a zona comercial. En concreto, la superficie de techo son 12.776 metros cuadrados, lo que representará el espacio más grande de estas características en toda la zona de Llevant, en la que ahora mismo la actividad comercial prácticamente puede cualificarse de residual.
Más de cincuenta viviendas

La urbanización contará también con un hotel de unas cien habitaciones y de 52 viviendas dispuestas en una sola calle, de forma que en uno de los lados habrá 32 y en el otro 20. La urbanización reservará también un espacio para equipamientos de unos 2.213 m2 y una zona verde de 4.309m2.

Los promotores esperan iniciar la obra de forma inminente

Su desarrollo está a expensas de que se cierren los últimos trámites. Por lo que sus promotores esperan que pueda ser de forma «inminente». Así lo asegura Juan Gil, de la empresa promotora Souca SA, de L’Hospitalet de Llobregat, que se encargará de desarrollar esta promoción. 

De hecho, confirma que la espera «está siendo más lenta de lo previsto». El proyecto está aprobado inicialmente y está a expensas de recibir luz verde definitiva por parte de la Junta de Govern. Faltaba un informe que había solicitado la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) en el cual se pedía a los propietarios que tuviesen en cuenta que la futura urbanización está junto a un barranco y por tanto tendrá que hacerse una canalización de las aguas en todo este entorno, para evitar posibles inundaciones. 

El proyecto sobre la infraestructura hidráulica que deberá asumir la promotora ya ha superado el primer trámite a nivel de administración, por lo que se espera que ahora todo esto pueda acelerarse. «Ya debería haberse aprobado en julio del año pasado y estamos en enero, por lo que ahora supongo que pronto se acabará», decía Juan Gil.

«De forma inminente»
La empresa promotora de esta urbanización no concreta un calendario ya que está a expensas del Ayuntamiento de Tarragona, pese a ello confía en que el inicio de los trabajos pueda ser «de forma inminente».

El proyecto de la Budellera está a la espera de tener luz verde por parte del Ayuntamiento

Por otro lado, la compañía ha asegurado que, cuando disponga de la licencia para iniciar las obras de urbanización de estos terrenos, los plazos de ejecución serán «relativamente cortos».

La futura urbanización tendrá un impacto más reducido que el macroproyecto de la Budellera que también se desarrollará en este entorno. En este caso, sin embargo, el calendario aún es más impredecible ya que se encuentra también en los despachos municipales, en este caso en el Àrea de Territori, donde sus técnicos están estudiando que la segunda versión que presentó la Junta de Compensació provisional se ajuste con las solicitudes que le había marcado la Comissió d’Urbanisme. 

El hecho de que ahora se conozca que en este entorno se desarrollará un segundo ámbito –que estaba previsto dentro de lo que se conoce como el segundo sexenio del POUM, o lo que es lo mismo, en la segunda fase – hace que los vecinos de este entorno se muestren sorprendidos. «En la Budellera ya habrá un centro comercial, ahora otro aquí, es que al final tampoco no sé si Llevant necesita tanto comercio viendo como se está quedando el centro», afirma la representante de la Associació de Veïns de Solimar, Elvira Vidal.

Equipamientos desiguales
La futura urbanización es un tema que en las últimas semanas se ha hablado entre los vecinos de esta parte de la ciudad. Vidal asegura que «no nos oponemos, porque al final significa que se está dando vida a Llevant, pero se está mercantilizando todo el suelo mientras aquí al lado mismo tenemos la Ciutat Residencial que está como está, por no hablar del preventorio de la Sabinosa, que da pena».

Los vecinos lamentan que en esta parte de la ciudad no tienen equipamientos

Por otro lado, los vecinos de esta parte de la ciudad aseguran que iniciativas como estas ponen de manifiesto el agravio que padecen respecto a otras partes de la ciudad. «Están empujando todo esto para hacer caja con el cobro de las licencias de obras y después cuando hacen cualquier equipamiento nunca se acuerdan de Llevant, esto tampoco es justo», lamentaba esta vecina. La construcción de un Centro Cívico es una de las viejas reivindicaciones que mantienen los residentes de esta parte de la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También