Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Tradición

«Llevar a los ‘gegants’ hace 
que explote de emoción»

Los alumnos de la Escola El Miracle son los encargados de portar los Gegants Vells Petits

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Algunos de los niños portantes con los recién estrenados Gengants Vells Petits de Sant Roc. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Algunos de los niños portantes con los recién estrenados Gengants Vells Petits de Sant Roc. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Ana Larissa tiene 10 años y apenas puede contener la emoción. Le están ajustando la faja a la cintura porque está a punto de meterse debajo de Teresina, la nueva geganta petita del Seguici Festiu tarraconense. Reconoce que hay nervios, «no es que la geganta pese mucho, pero hay que tener equilibrio», cuenta. Pero enseguida agrega que «llevar los gegants hace que explote de emoción... Es algo que soñaba desde pequeña», relata.

Ana es una de las alumnas de la Escola El Miracle que portarán de ahora en adelante los nuevos Gegants Vells Petits, Teresina y Joan. Las figuras han sido encargadas por la Associació Cultural Sant Roc y la Agrupació de Portants dels Gegants Vells. Con esta pareja se completan las versiones pequeñas de los gegants de la ciudad.

Los gegants y, por ende, los portants, se han estrenado en las fiestas de Sant Roc que llegan a los 175 años. Hoy se les podrá ver en el pasacalles y, por Santa Tecla, se sumarán a la Santa Tecla Petita.

Ana Prats, presidenta del Ampa de El Miracle, cuenta que el hecho de convertirse en portadores de los gegants va mucho más allá de las fiestas y la intención es que sea parte del proyecto educativo de la escuela.

Los valores de la fiesta

Con esta experiencia, los niños están aprendiendo muchos valores del trabajo en equipo como el esfuerzo, el compromiso o la solidaridad. «Se dan cuenta de que uno solo no puede estar debajo y que hay que compartir», dice Prats.

Cuenta, además, que en una escuela como la suya, con familias de diferentes procedencias, los gegants son un elemento de integración y una forma de trabajar la pertenencia a la ciudad.

Aunque los portantes, por requisitos técnicos, serán alumnos de quinto y sexto, la idea es que toda la escuela sienta los gegants como suyos. Los de primero, por ejemplo, comenzarán a tocar la gralla para acompañarlos.

Para estas primeras salidas han contado con la colaboración de otros niños de la Agrupació de Portants dels Gegants Vells. Los encargados estos primeros días han sido: Ana Larissa, Alexia, Avril, Martina, Núria, Jan, Ènia, Noèlia, Abril, Beth y Toni.

Además, como no pudieron practicar con las figuras antes del primer día, contaron con el apoyo del Col·legi Lestonnac, donde otros niños se encargaron de transmitirles sus experiencias. A partir de septiembre la Agrupació de Portants irá a la escuela para enseñarles con más detalle.

Las niñas, al frente

Una de las peculiaridades de este año es que todos los alumnos de la escuela que se apuntaron eran niñas.

Pilar Diezhandino, única portadora mujer de los Gegants Vells grandes, cree que ésta es una confirmación de que bailar los gegants es algo que implica mucho más que fuerza. «También es cuestión de cabeza y de corazón, y de eso las mujeres sabemos mucho. Estas niñas lo hacen genial».

Un tamaño específico

Para convertirse en uno/a de los portants hace falta tener una altura específica, pero en general se espera que sean niños de entre 9 y 14 años.

La escultora encargada de hacer las reproducciones fue Àngels Cantos,quien ya ha hecho otras réplicas de gegants de la ciudad. En este caso, las figuras pesan unos 25 kilos y son un 38% más pequeñas que las originales. «Había que calcular que tuvieran tamaños escalonados para que cuando estuvieran plantados se vieran todos», explica.

Ella tampoco ha querido perderse verlos en la calle. «Sabía que a los niños les haría ilusión, pero nunca pensé que tanta», remata.

Temas

Comentarios

Lea También