«Llevo más de un año esperando a que me operen»

El tarraconense José Fernández es víctima de los retrasos por la pandemia. Ha superado ya los 365 días aguardando a una cirugía de hernia en Joan XXIII

Raúl Cosano

Whatsapp
José Fernández. FOTO: DT

José Fernández. FOTO: DT

Esta semana se ha cumplido un año desde que al tarraconense José Fernández el médico le dijo que se tenía que operar y que iban a programarle hora. «En noviembre del año pasado me visitó el especialista y me dijo que me iban a operar. Ha pasado un año y no se han puesto en contacto conmigo ni me han dicho nada. No me dieron fecha concreta, pero me dijeron que me ponían en lista de espera», cuenta él.

Por entonces, Tarragona se sumía en una segunda ola de Covid-19 que prácticamente encabalgó con la tercera, en enero, extremando la tensión en los hospitales y obligando a nuevos parones de actividad. «Me imagino que no me han dicho nada por la pandemia», explica él, con una hernia en el estómago que, en la teoría, no parece una patología urgente pero que, según cuenta, ha empeorado y le hace perder una notable calidad de vida en el día a día. «La hernia está más grande, se ha puesto peor, parece que tenga dos estómagos en lugar de uno. No es una operación de riesgo y no me duele, pero tengo un bulto que no es normal», explica.

«Entiendo que haya retrasos»

Esta semana acudió a atención al paciente del Hospital Joan XXIII y le dijeron que su caso seguía en espera, que ya le llamarían para programarle la cirugía. «Sé que hemos pasado por una pandemia y que ha afectado a todos. Entiendo que pueda haber retrasos pero lo que lamento es que no se hayan puesto en contacto conmigo, y ya ha pasado un año», se lamenta. Salut envió a José un mensaje en el que le informaba de que el tiempo medio para esa intervención en Joan XXIII era de 263 días y el plazo máximo establecido por el CatSalut era de 365, un año. «Yo ya he superado el máximo esta misma semana», denuncia él.

Su operación se incluye en el grupo de ‘hernias umbilical, incisional y otras’, un tratamiento que también ha padecido retrasos. Según el último balance de Salut, de septiembre, la espera para esa operación en el Camp de Tarragona llega a 236 días, casi ocho meses, un 25% menos que en octubre de 2020, cuando la Covid azotaba más (296). Sin embargo, si retrocedemos a 2019, antes del impacto del SARS-CoV-2, la cifra se quedaba en 211 días, un mes menos. En estos dos años, la demora subió un 12%. Lo mismo sucede si se atiende a los registros en Joan XXIII. De los 263 días que había que esperar en 2019, a los 346 de 2020 y a los actuales 320, más de 10 meses.

Temas

Comentarios

Lea También