Más de Tarragona

Tarragona Política

Los Comuns verían «inaceptable» que Ricomà cierre un acuerdo con Junts en Tarragona

Los socios de ERC recuerdan que el pacto especifica que una ampliación «debe ser aprobada» por los dos partidos

Octavi Saumell

Whatsapp
Jordi Fortuny (ERC), Dídac Nadal (Junts), Carla Aguilar-Cunill (Comuns) y Eva Miguel (CUP), en una imagen reciente. FOTO: PERRE FERRÉ

Jordi Fortuny (ERC), Dídac Nadal (Junts), Carla Aguilar-Cunill (Comuns) y Eva Miguel (CUP), en una imagen reciente. FOTO: PERRE FERRÉ

En Comú Podem sube el tono. La formación liderada por Carla Aguilar-Cunill –que hasta la fecha había mantenido un perfil bajo sobre la posible ampliación del gobierno municipal con Junts y CUP– alza al fin la voz, marca perfil propio y recuerda a Esquerra Republicana que el pacto que firmaron en junio de 2019 para dar la alcaldía a Pau Ricomà (ERC) establece que cualquier integración de nuevos socios en el gabinete de la Plaça de la Font «debe ser aprobado por los dos socios de coalición».

Fuentes de los Comuns alertan al Diari que «sería inaceptable» que Esquerra «haya cerrado un presunto acuerdo con Junts» sin contar antes con el aval de su socio de los últimos 22 meses, con el que consideran que han llevado a cabo un gobierno «exitoso», «consolidando una perspectiva de izquierdas, progresista y de cambio». Esta gestión se ha podido llevar a cabo con los dos presupuestos y los remanentes aprobados con la CUP... y con Junts per Tarragona. Pese a ello, desde el grupo municipal de ECP se «desmiente» cualquier «doble posición» entre la postura de sus dos ediles –Carla Aguilar y Hermán Pinedo, que se especula que no vetarían pactar con los postconvergentes– con la oposición frontal del partido sobre la incorporación de los tres concejales del grupo de Nadal al ejecutivo local. «Nuestro espacio político decide de manera conjunta, y la posición general es colectiva», afirman las fuentes consultadas, que apuestan por llevar a votación de la asamblea municipal esta posibilidad, «como se hace siempre en las grandes decisiones», recalcan.

Una vez realizada la votación, los dos ediles «evidentemente» acatarían el resultado, que todo parece indicar que sería contra la inclusión de Junts, a tenor de las declaraciones a nivel de la Generalitat de referentes del espacio político como son Jèssica Albiach o Pablo Iglesias. De hecho, fuentes de las direcciones nacionales de Catalunya en Comú y de Podem Catalunya han reiterado en varias ocasiones a este periódico que vetan cualquier acuerdo con Junts en Tarragona. Esto, pese a que en la Paeria de Lleida o el Consell Comarcal del Tarragonès sí que gobiernan conjuntamente.

El ‘OK’ con Nadal, definido

Desde hace meses, han sido varios los representantes de ERC que han apremiado a los Comuns a convocar la asamblea para aprobar el pacto con Junts, que ya está cerrado desde hace dos semanas y que reserva las carteras de Comerç, Serveis Socials, Contractació y la presidencia de Espimsa para Dídac Nadal, Cristina Guzman y Elvira Vidal.

«Pese al pressing que nos están haciendo, el apellido Nadal pesa mucho. El momento para que ellos entraran era en junio de 2019 –como en Lleida o el Tarragonès–, cuando se inició el cambio tras la etapa de Ballesteros. Pero no quisieron y ahora ya es demasiado tarde», reiteran fuentes consultadas de los Comuns, que consideran que, si finalmente Esquerra sigue adelante y confirma el acuerdo para sumar a Junts, «nuestros dos concejales deberían abandonar el gobierno municipal». Se trata de una postura que cada vez está cogiendo más fuerza pero que aún no ha sido abordada a nivel orgánico.

Sí que se ha debatido, en cambio, un posible acuerdo con la CUP, que sería la prioridad para ampliar el gobierno local y no con Junts. Pese a ello, desde la formación cupaire afirman «no tener ninguna propuesta política», por lo que no han podido analizar aún la cuestión en la asamblea local. Los próximos días se prevén intensos en la Plaça de la Font.

Temas

Comentarios

Lea También