Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los Fraser, a la caza del sueño americano

#seriesenvena
‘Outlander’.
Claire y Jamie Fraser vuelven con una cuarta temporada llena de desafíos, peligros y aventuras que vivirán en un nuevo mundo

Yolanda Fernández

Whatsapp
Caitriona Balfe y Sam Heughan encarnan a Claire y Jamie Fraser respectivamente en esta serie romántico-histórica. Foto: Movistar+

Caitriona Balfe y Sam Heughan encarnan a Claire y Jamie Fraser respectivamente en esta serie romántico-histórica. Foto: Movistar+

Escocia es preciosa, doy fe. Es un país que recomiendo encarecidamente visitar al menos una vez en la vida, pero si no podemos ir siempre hay alternativas y una de ellas sin duda es ver la serie Outlander.

Movistar+ acaba de estrenar la cuarta temporada de Outlander, en la que el paisaje escocés es uno más de sus protagonistas. Te enamoras de su verdes valles y sus paisajes majestuosos.

Aunque, no nos engañemos, si has visto ya las tres anteriores temporadas, sabes que no solo por sus paisajes te gusta. Sus protagonistas tienen mucho que ver.

Outlander es la adaptación televisiva de los exitosos libros del mismo nombre escritos por la autora estadounidense Diana Gabaldon. De momento lleva escritos ocho y está a punto de publicar el noveno de un total que, según Gabaldon, serán diez.

Cada temporada corresponde a uno de los libros de Diana Gabaldon. Por lo tanto esta temporada es la adaptación de Tambores de otoño, el cuarto libro de la saga.

Recordemos de qué trata
Outlander comienza en su primera temporada en 1945, cuando la enfermera Claire Beachump (Caitriona Balfe, que estuvo nominada al Globo de Oro a mejor actriz de drama del pasado año por esta serie) viaja a Escocia con su marido Frank (Tobias Menzies) para reconectar tras el final de la II Guerra Mundial, mientras él investiga su linaje en las Tierras Altas.

La protagonista acaba tocando una de las piedras donde horas antes ha visto realizar una ceremonia druida y es transportada en el tiempo doscientos años atrás, a pleno siglo XVIII, donde conocerá a Jamie Fraser (Sam Heughan), del que tras muchas vicisitudes terminará enamorándose y por el que dejará su vida en el siglo XX para quedarse a vivir junto a su guapo escocés.

La Escocia de 1745 es una tierra convulsa donde los clanes escoceses jacobitas terminarán prácticamente desapareciendo tras perder la cruenta batalla de Culloden a manos de las tropas inglesas.

En la segunda temporada Jamie y Claire, ya marido y mujer, se trasladan a vivir a París huyendo de la persecución de los ingleses para exterminar definitivamente el modo de vida de los clanes. Claire vuelve al siglo XX para salvar la vida de su hija nonata Brianna e intenta adaptarse a la vida moderna, pero no olvida a Jamie, por lo que intenta averiguar por todos los medios a su alcance si sobrevivió a la batalla de Culloden y así volver a viajar en el tiempo y estar con él.

En la tercera temporada vemos que han pasado veinte años y Claire ha criado a su hija Brianna en Boston junto a su marido Frank, y cuando finalmente descubre que Jamie sigue vivo deciden entre ambas que Claire debe reunirse con su esposo escocés, por lo que volverá a viajar en el tiempo para hacerlo aunque ello supone abandonar a su hija Brianna.

Finalmente, Jamie y Claire se reencuentran y comienzan su vida en común, aunque con la pena de saber que no volverán a ver a su hija. Tras múltiples aventuras y desventuras, terminan viéndose obligados a embarcar hacia el nuevo mundo donde todavía tendrán más problemas y complicaciones en su vida.

Realmente, tanto en los libros como en la serie, da miedo que estos dos, Jamie y Claire, intenten ir a algún sitio, porque pueden tener intención de ir a cualquier lugar y aparecer, por circunstancias varias, en lugares totalmente inesperados. Sin ir más lejos, en el último capítulo de la tercera temporada, tras naufragar el barco en el que iban, aparecen medio ahogados en las costas de Carolina del Norte, y a partir de aquí el desarrollo de la cuarta temporada.

Qué vamos a ver en la cuarta
De momento se ha emitido un capítulo de la cuarta temporada y en él ya vemos que Claire y Jamie se van adaptando a su nueva vida en el nuevo continente.

Poco a poco intentarán conseguir una normalidad en su día a día sin tener que ir superando sobresalto tras sobresalto. Vamos, que la pareja va a agradecer un poco de rutina en sus vidas.
Pero los lectores de la saga literaria sabemos que es probable que no sea así y que su adaptación a la tierra norteamericana quizás no sea tan plácida como esperaban.

 

Conocerán a tribus de nativos americanos con los que Jamie se identificará rápidamente, ya que le recuerdan mucho a la manera de vivir de los clanes escoceses a los que él pertenece y cómo están siendo aniquilados paulatinamente tal y como sucedió con los clanes a manos de los ingleses.
En el primer capítulo aparece Stephen Bonnet (Ed Speleers), un nuevo personaje que será el villano de esta temporada. Nadie en todo lo que llevamos de serie trastocará tanto la vida de Claire y Jamie como Bonnet.

¿Se reunirán Claire y Jamie con su hija Brianna en esta cuarta temporada?


Outlander tratará en esta cuarta temporada problemas como el racismo, el pillaje y la exterminación de las tribus indias. La guerra de Independencia norteamericana está a punto de estallar y nuestros protagonistas se van a encontrar una sociedad convulsa donde los sentimientos están a flor de piel.

Cambio de escenario
Como ya he comentado, la acción de esta cuarta temporada se desarrolla en tierra norteamericana y este cambio de escenario se va a agradecer. Es como hacer un reinicio para refrescar las tramas y poder disfrutar de nuevos paisajes y nuevas aventuras y así evitar que caigamos en el hastío de ver siempre lo mismo.

Outlander es una serie de aventuras con grandes dosis de romanticismo, y en esta nueva entrega se va a volver más oscura, turbia y angustiosa para nuestros protagonistas.

Temas

Comentarios

Lea También