Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

La Policía Autonómica se cita en el Centro de Convenciones de PortAventura para celebrar el Dia de les Esquadres, la fiesta que sirve para homenajear y destacar algunas de las acciones realizadas por los agentes

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Los Mossos d'Esquadra condecoran sus méritos y hazañas

Ocho de la mañana del día de Santa Tecla de 2018. «Estábamos en la Plaça del Sedassos realizando una intervención con tres individuos  que habían robado un móvil y estábamos a punto de detenerlos. Y se nos acercan corriendo dos jóvenes por la calle Salines. Uno de ellos llevaba el torso desnudo, lleno de sangre de arriba a abajo. Y se tapaba el cuello, mientras que su compañero le ayudaba a caminar».

Así describía ayer el sargento Jordi la experiencia vivida aquel día junto con el agente Víctor. Ambos recibieron por dicha actuación una medalla durante la Dia de les Esquadres, que tuvo lugar ayer en el Centro de Convenciones de PortAventura. Durante el acto se entregaron 223 felicitaciones, 21 medallas, una placa conmemorativa y seis metopas.

El sargento Jordi, con su hija, a punto de recibir la medalla. FOTO: Alba Mariné

Jordi comentaba que el resto de agentes se hicieron cargo de los tres ladrones y él y su compañero Víctor fueron a atender a la víctima. «El herido sacó la mano del cuello y vimos que llevaba una herida, de la que le brotaba mucha sangre, a ritmo de su corazón. Tenía la carótida afectada». «Ya vimos que la herida era muy grave», recuerda Víctor: «Le hicimos sentar en una tarima , mientras decía que se iba a morir». «Estaba fuera de sí», recalca el sargento.

Lleno de sangre

La víctima no se estaba quieta, y esto provocaba que le saliese más sangre. «Pensábamos que podría entrar en shock, porque en algún momento perdía la conciencia. Pero cuando subió a la ambulancia estaba consciente». «Hasta aquel momento pensaba que no llegaría vivo al hospital», reconocía Víctor, «cuando hacía diez minutos que estaba con nosotros pedimos que la ambulancia se diera prisa, porque la cosa se complicaba».

Para este agente, con once años en el cuerpo, fue la actuación más tensa sufrida con una persona a la que le peligraba la vida, »y eso que trabajé en Ciutat Vella, donde también tuve situaciones bastante fuertes». Para el sargento, con 19 años de uniforme, no fue la más crítica «porque las he visto de todos los colores».

Ambos tuvieron que volver a comisaría a cambiarse de ropa. «Pero contentos porque estábamos en el lugar preciso», dice Jordi. Fueron a ver al herido al hospital, pero lo estaban operando. «Un día me lo encontré en Sabadell. Me fue hacia él y me reconoció. Sin decirle nada, me enseñó la herida». También vino a comisaría a poner un agradecimiento. Los dos se mostraban muy agradecidos por la medalla recibida ayer. 

Tras la bienvenida del inspector jefe de la comisaría de Salou-Vila-seca, Eduard Blanch, el intendente responsable de la Regió Policial recordó que los Mossos son la Policía más antigua –este año se cumplen 300 años de su nacimiento en Vic–. Ramon Chacón sólo dio dos datos: los accidentes bajaron un 37 % y los robos en domicilio, un nueve.

Y puso tres ejemplos del trabajo policial: «Comunicar la muerte de un hombre a su esposa que abre la puerta con su hijo de dos años en brazos, los agentes que suben a una cornisa de Reus para salvar la vida a un hombre que intentaba suicidarse y los agentes que estaban en Cambrils y unos terroristas quisieron atropellarlos. El acto se cerró con las palabras del conseller Buch.

Temas

Comentarios

Lea También