Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los VTC de Tarragona ganan la guerra al taxi

Las empresas de vehículos con conductor recurren a los tribunales para tener licencias. Los permisos crecen un 30% desde verano y la ratio 1/30 está lejos de cumplirse en la provincia

Raúl Cosano

Whatsapp
Marcha lenta por Salou de los taxistas, durante la huelga y la movilización que se realizó en verano de 2018. Foto: A. González

Marcha lenta por Salou de los taxistas, durante la huelga y la movilización que se realizó en verano de 2018. Foto: A. González

La justicia da la razón a los VTC en la cruenta batalla del taxi en Tarragona. Por ello, en parte, el número de licencias no ha dejado de aumentar en los últimos meses, pese a las huelgas, la controversia creada y las restricciones regulatorias. Varias empresas tarraconenses han logrado sus autorizaciones VTC a través de los juzgados. O, mejor dicho, las han recuperado. 

Se trata de licencias que se solicitaron con la entrada en vigor de la ley 25/2009 de 22 de noviembre, conocida como Ley Ómnibus. Esta es una norma que eliminó la posibilidad de establecer limitaciones y restricciones a las autorizaciones en materia de transporte terrestre. Es ahora cuando están llegando a la calle licencias que se solicitaron entre 2009 y 2015, cuando el mercado estuvo completamente liberalizado. A 4 de febrero de 2019, último balance disponible del Ministerio de Fomento, había en la provincia 56 autorizaciones para vehículos con conductor. Es un aumento de un 30% sólo en medio año, ya que en verano de 2018, también un momento caliente con huelgas en Tarragona, la cifra se quedaba en 43 permisos, operados por nueve empresas. Sea como sea, la provincia incumple de sobras la ratio de 1/30 que desde hace tiempo pide respetar el sector del taxi. Existe un VTC por  nueve taxis, una proporción aún más alta que la que se registraba en verano (uno por cada 12). 

El taxista tarraconense que también tiene VTC

"Conozco los dos mundos y ambos tienen razón, les comprendo. El taxi defiende sus intereses, que son muy lícitos, pero el progreso no se puede parar. Competència ya ha dicho que el decreto de limitación que ha aprobado la Generalitat no es viable", se confiesa un taxista tarraconense, veterano en el mundo del transporte y que intenta ver los matices.

En 2018, la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) dio la razón a una empresa que había solicitado diez autorizaciones y que se le habían denegado. Primero el Servei Territorial de Transports de Tarragona rechazó el recurso presentado y luego el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Tarragona desestimó también la demanda.

Una cuestión de tiempos
Finalmente, el TSJC estimó el recurso contencioso administrativo amparándose en la doctrina de diferentes sentencias. La razón radica en la fecha, el 19 de enero de 2015, antes de noviembre del mismo año, cuando se empezó a desarrollar el Real Decreto que instauraba limitaciones. 

 «He tenido que recurrir a la justicia para obtener las licencias y poder trabajar. Como yo, lo han hecho también otros compañeros y otras empresas», cuenta un empresario tarraconense que, como otros, han recurrido para obtener estas autorizaciones y poder trabajar conforme a la legalidad. Los procesos se suelen prolongar varios años hasta que hay un dictamen definitivo.   

Otra sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) de diciembre de 2017 estimaba el recurso de apelación de la empresa Alquiler de Vehículos Costa Dorada S. L. y dejaba sin efecto una sentencia del Juzgado Contencioso Número 2 de Tarragona. 

El TSCJ, en su resolución, reconocía el derecho de la empresa «a obtener las 10 autorizaciones que le habían sido denegadas». Se trata, de la misma forma que en la anterior resolución, de una cuestión de tempo, del momento en que se recurre, que influye en las sentencias en un sentido u otro. 

Litigios de más de tres años
Bien es verdad que la reclamación de este caso de Tarragona se presentó el 14 de marzo de 2014, después de haberse aprobado la Ley 9/2013 del 4 de julio que ya imponía limitaciones y zanjaba la liberalización producida a raíz de la Ley 25/2009, la popular Ley Ómnibus. Sin embargo, la sentencia del TSJC sostiene que el desarrollo de esa legislación mucho más restrictiva no vendría dado hasta ese ya citado Real Decreto 1057/2015, de 21 de noviembre. 

Por lo tanto, ese despliegue sería posterior a la reclamación presentada por la compañía tarraconense de VTC. Así, en total, el litigio acabó durando más de tres años, hasta que terminó a finales de 2017. Este tipo de jurisprudencia y otra similar ha acabado por dar la razón a varias empresas más en la provincia y a un número mucho más elevado en España. Es previsible que la dinámica se perpetúe en el futuro, a medida que la justicia se vaya posicionando al respecto. 

Así, la guerra del taxi también ha llegado a los tribunales tarraconenses. A pesar del decreto aprobado por la Generalitat –aunque no por Competència– estas resoluciones seguirán en la línea de desvirtuar en los próximos meses la proporción 1/30, una ratio establecida en 1998. Esa limitación vio su fin en 2009 con la citada Ley Ómnibus impulsada por el presidente Zapatero, cuando se liberalizó el sector del taxi. En 2015, la restricción volvió a aparecer en forma de Real Decreto aprobado por Rajoy.

La disputa entre los taxistas y los VTC en la provincia no, en todo caso, comparable a lo que sucede en Barcelona y Madrid, donde hay mucha más competencia. En esas grandes ciudades, los taxistas acusan a los VTC de quitarles el trabajo de forma directa. En Tarragona, los vehículos con conductor se dedican, en su mayoría, a servicios contratados con antelación para no interferir. Eso no quita que la preocupación esté cundiendo en el mundo del taxi por que proliferen en el futuro autorizaciones de VTC. En la provincia, el taxi se ha adherido a las huelgas y las movilizaciones en solidaridad con sus compañeros de Barcelona. 

Temas

Comentarios