Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

Los accidentes mortales crecen un 70% en Tarragona

El número de fallecimientos en las carreteras interurbanas aumentó un 52% en la demarcación

m.v.b./europa press

Whatsapp
Un accidente entre camiones el pasado mes de mayo en la N-340 en Alcanar.  FOTO: joan revillas

Un accidente entre camiones el pasado mes de mayo en la N-340 en Alcanar. FOTO: joan revillas

Tarragona es la demarcación que registra el mayor aumento de accidentes mortales en zona interurbana. Han aumentado un 70%, de los 23 siniestros de 2017 a los 39 de 2018, según los datos que dieron a conocer ayer el conseller de  Interior de la Generalitat, Miquel Buch; el director del Servei Català de Trànsit (SCT), Juli Gendrau; y el comisario jefe de la Comisaría de Movilidad de Mossos d’Esquadra, Joan Carles Molinero. 

Las víctimas mortales en la provincia experimentaron un crecimiento del 52% en el mismo período, al pasar de las 29 de 2017 a las 44 del año pasado. El director del Servei Català de Trànsit (SCT), Juli Gendrau, atribuyó parte del aumento de la accidentalidad en Tarragona a la carretera N-340, que se sitúa como la vía catalana con más víctimas mortales el año pasado. Fueron 14, cuando habían sido 29 el año anterior.

De hecho, según el balance de 2018 presentado por el SCT, la peor parte se la llevaron el conjunto de carreteras tarraconenses, con especial incidencia, además de la N-340, en la A-7 y en la autopista AP-7. En la N-340 en todo su recorrido por Catalunya, de las seis víctimas mortales de 2017 se pasa a las 14 de 2018; en la A-7, de una a seis; y en la AP-7, de seis a 14. Gendrau destacó que los 13 accidentes en la  N-340 ocurrieron en el primer semestre, antes de que entrasen en vigor las rerstricciones a camiones. «Al recudir la movilidad de estas vías, se redujo la siniestralidad», señaló.

De entre las cifras dadas a conocer ayer, destaca por comarcas el incremento de víctimas mortales en el Baix Camp en zona interurbana. De los dos fallecidos en 2017, se ha pasado a 10 en 2018. El Baix Penedès también fue otra de las zonas en las que el aumento es llamativo, de uno a ocho, mientras que en el Tarragonès se pasó de tres a ocho.

Conjunto de Catalunya

En el conjunto de la red viaria catalana un total de 256 personas murieron en 229 accidentes de tráfico en 2018, lo que supone un incremento del 7% de víctimas mortales respecto a 2017 (que registró 240) y un 8% más de siniestros mortales.  El conseller Buch anunció que este 2019 aplicarán medidas y perseguirán a los infractores, a los que calificó de «homicidas viarios», con el objetivo de reducir la mortalidad con una mayor vigilancia. 

De las 256 víctimas mortales de 2018, 185 murieron en zona interurbana en 159 accidentes (un 10% más que en 2017 en ambos casos) y 71 personas perdieron la vida en 70 siniestros en zona urbana (un 1% menos de muertos pero un 3% de accidentes más que en 2017).  En zona interurbana han crecido un 30% los muertos en accidentes con un único vehículo implicado, lo que indica presencia de velocidad excesiva, distracción o alcohol y drogas. 

Atropellos 

Además, ha habido un incremento de los atropellos del 240% (de cinco en 2017 a 17 en 2018) y un aumento del 54% de accidentes mortales por salidas de vía (de 39 a 60), estas últimas también relacionadas con factores como la velocidad excesiva, las distracciones o el consumo de alcohol y drogas.  Las distracciones han sido el principal factor concurrente en los accidentes con víctimas, con presencia en el 23% de los accidentes de todo tipo, seguidas de la infracción de una norma de circulación, con un 22%. 

El conseller Buch insistió en que pondrán «todos los efectivos de tráfico» en la carretera y explicó que este 2019 entrarán en funcionamiento cuatro nuevos radares de tramo. 

Temas

Comentarios

Lea También