Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

Los alumnos que entran a 1º de ESO aumentarán durante tres cursos

Con los nuevos estudiantes de secundaria de la ciudad de Tarragona se podría llenar una clase entera. El IMET es más partidario de poner en marcha institutos-escuela que de crear más líneas en los institutos

Norian Muñoz

Whatsapp
Un grupo de alumnos de ESO sostiene el imán que se hará llegar a las familias de P-3 con información de la preinscripción . FOTO: PERE FERRÉ

Un grupo de alumnos de ESO sostiene el imán que se hará llegar a las familias de P-3 con información de la preinscripción . FOTO: PERE FERRÉ

La diferencia de alumnos de Tarragona que el curso que viene deberá comenzar en 1º de la ESO con respecto a los que lo hicieron el año anterior daría para crear una clase entera. Según los datos del padrón, en el curso 2018/2019 habrá 879 alumnos en edad de entrar en secundaria en la ciudad, 27 más que en el curso pasado. En el curso siguiente, el 18/19, el número será similar, mientras que en el 20/21 subirá hasta los 935.  

Montse Fortuny, directora del Institut Municipal d’Educació de Tarragona, explica, no obstante, que el número seguramente será mayor porque la ciudad, como capital de comarca y provincia, suele aglutinar a alumnos cuyos padres viven en otros municipios pero trabajan aquí. Es un fenómeno que se acrecienta cuando los niños van a entrar al instituto.

Una vez que se realiza el proceso de preinscripción es el Departament d’Ensenyament el encargado de decidir de qué forma se dará plaza a estos nuevos alumnos. En este punto, Fortuny comenta que la propuesta del IMET sería no crear nuevas líneas en institutos que ya acogen muchos alumnos, sino pensar en institutos-escuela. Recuerda que este curso se ha puesto en marcha por primera vez esta fórmula con el Institut Escola Mediterrani y, asegura, los resultados están siendo muy positivos. 

Bajan los alumnos de  P-3

Pero a la par que aumentan los alumnos de 1º de la ESO (nacidos en los años previos a la crisis económica), los que entran por primera vez al sistema, en P-3 (los que nacieron en tiempos post-crisis), siguen a la baja.

Una vez más, si sólo se hace caso al padrón, en el curso 2018/2019 habrá 1.272 nuevos alumnos de P-3, es decir, 34 menos que este curso. No obstante, ya serán más que el año en que la bajada fue más fuerte, el 16/17, cuando hubo 1.231 y entonces no se cerraron grupos, lo que podría sentar un buen precedente.

En lo que se refiere a las zonas de la ciudad, no todas se comportan igual. El número más importante de nuevos alumnos de P-3 se concentra en la zona escolar número 7, es decir, los barrios de Ponent, donde hay empadronados 385 niños. Le siguen en importancia la zona 3, el centro de la ciudad, con 273 alumnos, y la zona 1, Part Alta, Arrabassada y barrios de Llevant, con 230 niños. 

La ‘foto fija’ de la distribución de alumnos no estará disponible hasta pasada la preinscripción, que este año se retrasa al mes de abril. No obstante, en el curso actual el 96% de los alumnos entraron en el centro que pedían en primera opción.

También hay que tener en cuenta que la ‘matrícula viva’, es decir, los alumnos que se incorporan a mitad de curso, en la ciudad supone un reto muy importante. El curso pasado fueron unos 1.200 de P-3 a 4º de la ESO y en este curso ya van 1.070.

El IMET y el ayuntamiento ya han comenzado una serie de acciones para que las familias que empiezan en P-3 se enteren de cómo es el proceso. De hecho, tanto las familias empadronadas como las que están en las llars municipales recibirán una carta explicándoles los pasos para la preinscripción. También habrá una campaña con vídeos divulgativos y carteles para que nadie se quede fuera del proceso.

GUÍA PARA SOBREVIVIR A LA MATRÍCULA

Plazos. No despistarse con las fechas
La elección del centro escolar es un momento clave, así que es importante estar atento a los plazos de preinscripción y matrícula. El Ayuntamiento hace llegar una carta informando de todo el proceso a las familias, pero se puede buscar asesoría también en la Oficina Municipal d’Escolarització (Ramón i Cajal, 70). Este año el Departament d’Ensenyament ha retrasado el proceso, que seguramente se realizará entre el 5 y el 15 de abril. A pesar de la polémica de los últimos días, todavía no está claro si habrá una nueva casilla para elegir el castellano como lengua vehicular.

Información. Época de puertas abiertas
Pero mientras arranca el proceso, las escuelas e institutos ya están programando sus jornadas de puertas abiertas. Desde el IMET recomiendan acudir a estas visitas  y tener en cuenta los siguientes aspectos para elegir mejor: la ubicación: proximidad en el domicilio, área de influencia; reflexionar sobre la dimensión de los centros: escuela pequeña/grande, personalización del alumnado, oferta y continuidad de las enseñanzas... Informarse de los servicios y equipamientos que ofrece la escuela (comedor, actividades extraescolares, gimnasio, laboratorios, gabinete psicopedagógico...). Preguntar sobre la capacidad de innovación del centro, proyectos educativos en vigor, proyectos de lenguas extranjeras... Observar el dinamismo del AMPA, visitar la página web.
Preguntar sobre la organización del centro y las medidas para atender la diversidad del alumnado (desdoblamientos, clases de refuerzo...).
Cada centro decide cómo organiza su jornada de puertas abiertas y algunos también ofrecen charlas por grupos y visitas concertadas. En la web del IMET se van publicando las fechas de los distintos centros (http://imet.tarragona.cat)

Preinscripción. Sólo una vez
Cuando se abre el período de preinscripción se deben llevar los impresos correspondientes a la escuela que se ha elegido en primera opción (entregar el impreso en más de un centro se considera fraude). Se pueden poner hasta 10 opciones. Es mejor poner los centros que realmente se desea. Si, por ejempo, sólo se coloca uno y no hay plazas, la administración decide dónde ubicar al alumno. Después hay un período para verificar los datos y, finalmente, una lista con la asignación. Para asignar las plazas hay un sistema de puntos. Los principales son si hay más hermanos en el centro (40 ptos), proximidad: lugar de residencia (30 pts) o de trabajo de los padres (20 pts). 

Matrícula. No olvidar el último paso
Una vez que se ha asignado la plaza, el proceso se formaliza con la matrícula en el centro que se ha asignado y dentro de unos plazos de tiempo. Si no es así,  el sistema garantiza una plaza al alumno, pero no necesariamente en el mismo lugar. Se ha dado el caso, por ejemplo, de familias cuyos hijos entraban a primero de la ESO que hicieron la preinscripción en el centro asignado (que además era el que les correspondía por adscripción), pero luego no formalizaron la inscripción y se quedaron fuera del centro deseado.

 

Temas

Comentarios

Lea También