Más de Tarragona

Los bares de la Plaça de la Font denuncian al Consistorio por el cierre de terrazas en Santa Tecla

Los restauradores piden medidas «cautelarísimas» para dejar sin efecto la prohibición del Ayuntamiento durante las fiestas. El colectivo amenaza con cerrar si el juez no se pronuncia

Carla Pomerol

Whatsapp
En la Plaça de la Font hay unos 29 establecimientos de restauración. FOTO: Alfredo González

En la Plaça de la Font hay unos 29 establecimientos de restauración. FOTO: Alfredo González

Los bares y restaurantes de la Plaça de la Font denunciarán hoy ante el juzgado de lo contencioso administrativo al Ayuntamiento de Tarragona. El motivo es el contenido del bando municipal que llegó hace unos días a los restauradores de la plaza, en que se les prohibe montar terraza durante los días fuertes de las fiestas de Santa Tecla, los días 22 y 23, y las tardes del 19 y del 21, cuando está previsto que se celebren los actos más tradicionales de las fiestas, como son el Seguici Popular y el Pregó. El abogado del colectivo, David Rocamora, define la prohibición como un «abuso» por parte del Consistorio a los bares de la Plaça de la Font. 

A lo largo del día de hoy, Rocamora interpondrá, en representación del colectivo, la denuncia pertinente ante el juzgado de lo contencioso administrativo, con el objetivo «de que un juez deje sin efecto la prohibición del alcalde Ricomà», asegura el letrado, quien añade que las medidas que se pedirán serán «inmediatas con carácter cautelarísimo». Rocamora no tiene esperanza de que las medidas lleguen a tiempo para anular la prohibición del próximo domingo día 19, pero sí para el día 21.

Si la justicia no actúa en las próximas horas, el colectivo amenaza con una movilización reivindicativa. Fuentes cercanas al colectivo aseguran que los bares de la Plaça de la Font están dispuestos a cerrar durante los días fuertes de las fiestas, lo que implicaría dejar sin servicio al público del Seguici Popular, tal como había previsto el Consistorio. 

Empecemos por el principio. El asunto explotó hace unos días cuando los restauradores de la Plaça de la Font y su entorno recibían el bando del Ayuntamiento de Tarragona. Se trata de un documento oficial que tiene como objetivo garantizar el buen funcionamiento de la fiesta y que, en esta ocasión, vela especialmente por el cumplimiento de las medidas de seguridad anticovid. 

Pese a que los restauradores ya se reunieron con el Consistorio hace unos días, el bando ha caído como una jarra de agua fría para el sector. De forma resumida, los bares y restaurantes de la Plaça de la Font no podrán montar terraza los días 22 y 23 de septiembre –de 10 a 23 h, y de 8 a 23 h, respectivamente–, porque se celebrará el Seguici Popular. Tampoco podrán hacerlo las tardes del día 19 y del 21, por la Santa Tecla Petita y el Pregó. 

Además, no podrán vender bebidas ni comida para el consumo en la vía pública, ni tampoco podrán instalar barras móviles o provisionales durante las fiestas.

A cambio de estas restricciones, el Ayuntamiento contempla que sean estos bares los que se encarguen de suministrar la bebida y la comida al público del Seguici Popular, que estará sentado en mesas que instala el mismo Consistorio. La previsión es que haya 800 espectadores en cada pase. Actualmente, en la Plaça de la Font hay unos 29 establecimientos, lo que significa que cada bar podrá servir cuatro o cinco mesas, teniendo en cuenta que cada mesa puede ser de un máximo de seis personas. Además, el público no tendrá la obligación de consumir. Fuentes municipales aseguran al Diari que «las mesas las repartiremos de manera equitativa y consensuada con los bares, tal como se acordó en la última reunión». 

Por su parte, el abogado del colectivo, David Rocamora, asegura que «los restauradores de la Plaça de la Font tienen una profunda sensación de injusticia y dejadez por parte del Ayuntamiento», y añade que «después de año y medio de pandemia, con las restricciones que ha sufrido el sector, ahora se encuentran que la única oportunidad de resurgir tampoco es viable». Según Rocamora, las mesas que podrán servir serán muchas menos que si tuvieran su terraza. «Lo que hace el Ayuntamiento es una especie de expropiación sin ningún tipo de contraprestación», asegura el letrado, quien añade que «el colectivo necesita ahora un poco de comprensión por parte de las administraciones y no un portazo como este». Finalmente, Rocamora pide al gobierno municipal que «deje de abusar de la gente que se levanta temprano cada día para tirar adelante su negocio. Si no es capaz de ayudar, como mínimo que no interfiera».

Lo más curioso del caso es que  fuentes municipales aseguran no haber recibido ninguna queja relacionada con las indicaciones del bando. 

Y en el Cós del Bou

La situación en el entorno de la Plaça de la Font no es mucho mejor. En las calles Cós del Bou, Trinquet Nou, Sant Domènec, Escales d’Arbós, Plaça dels Sedassos, Portalet y Rambla Vella, deberán desmontar la terraza los mismos días y las mismas horas que en la plaza del Ayuntamiento y, además, no podrán guardar el mobiliario en el espacio público. Tampoco podrán servir bebidas o comidas para ser consumidas al exterior del establecimiento. 

La encargada de un hostal-restaurante de la Plaça de la Font no entiende porque les prohiben montar terraza «si no estamos en el centro de la plaza y no molestamos a nadie». Opina que un acto como el Seguici, se hubiera podido celebrar en un recinto que no perjudicara a nadie. «Como el Camp de Mart, el Anillo Mediterráneo o la TAP», dice.

Otro de los afectados es Eduardo Cenini, propietario de un restaurante del Cós del Bou, quien hace pocos días compró una cantidad importante de género para afrontar las fiestas de Santa Tecla. Ahora, no sabe qué debera hacer con todo este producto.

Temas

Comentarios

Lea También