Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los bares del Mercat de Tarragona también quieren terraza en el exterior

El Ayuntamiento estudia la propuesta, que se centraría en la calle Governador González. Los paradistas aseguran que deben analizarla y los vecinos se oponen frontalmente

Carla Pomerol

Whatsapp
Plano general de la calle Governador González, avenida lateral del Mercat Central, donde se concentrarían las terrazas. FOTO: fabián acidres

Plano general de la calle Governador González, avenida lateral del Mercat Central, donde se concentrarían las terrazas. FOTO: fabián acidres

El Mercat Central funciona a la perfección. Es una afirmación que se atrevería a pronunciar cualquier tarraconense. Pero el equipo de gobierno sigue dando vueltas sobre cómo innovar y mejorar el servicio. El Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de que aquellos negocios de restauración, ubicados en el interior del Mercat Central, puedan montar terraza en el exterior del edificio modernista.

Concretamente, en la calle Governador González, donde el número de terrazas es más reducido que en las calles adyacentes. Así lo asegura el concejal de Domini Públic, Josep Acero (PP), quien apuesta por «crear un mercado al estilo San Miguel de Madrid». Antes pero, deben buscarse algunas soluciones, como por ejemplo, encontrar alternativas a la entrada de aparcamiento de la calle Passatge Cobos.

Acero insiste en qué se trata de una idea aún embrionaria que está al espera de debatirse con los principales implicados en este proyecto. «Muchos de los comerciantes han pedido la opción de sacar su negocio al exterior. Nos parece una buena idea, siempre que sea una cosa controlada y bajo unos criterios que aún están por determinar», explica el concejal, quien por el momento, prefiere no avanzar más detalles del proyecto.

De esta manera, el edificio del Mercat Central estará envuelto de terrazas y de bares, una idea que no acaba de gustar a los vecinos de la zona. Por su parte, según el concejal de Domini Públic, «este proyecto podría ser un nuevo reclamo para llamar la atención a un tipo de clientela que aún no compra en el mercado». Lo cierto es que en el reglamento del Mercat no se contempla esta opción, cosa que provoca cierta incertidumbre entre los comerciantes.

«Sí, pero debemos estudiarlo»

La noticia ha sido bien recibida entre los paradistas del Mercat Central, quienes aseguran que no sabían nada de las intenciones del Ayuntamiento. Son cuatro o cinco las paradas del mercado de Tarragona que cuentan actualmente con servicio de restauración. Ferran Peris, de la pescadería Ferditast –también sirve tapas y bebidas–, se muestra muy satisfecho con el anuncio y reconoce que «ya se me había pasado alguna vez por la cabeza esta posibilidad».

Peris opina que «cuando venga el buen tiempo, será un acierto poner las terrazas fuera del edificio. Creía que el Ayuntamiento no lo haría nunca y, la verdad, lo daba por imposible». Peris ya se imagina su carrito de ostras en medio de la calle. 

Más prudente se muestra Josep Gabriel Creus, propietario del Bar Xiringuito del Mercat Central. «Nunca me lo había planteado, pero antes de tomar una decisión deberemos saber los pros y los contras», asegura Creus, quien se pregunta dónde se guardarán las sillas y mesas, y pone en duda si merecerá la pena pagar terraza teniendo en cuenta los días de mercadillo. En esta misma línea está Esther Lozano, propietaria del Nipo, quien asegura que la propuesta debe estudiarse.

Quien se opone frontalmente a la iniciativa es la Associació de Veïns Tarragona Centre. Su presidenta, Núria Sabat, asegura, indignada, que «es lo que faltaba». La líder vecinal opina que «la zona ya está suficientemente masificada. El Ayuntamiento está privatizando todo el espacio público. Existe una sobresaturación de terrazas. No. Nos oponemos». Según Sabat, la presencia de tantos bares y restaurantes perjudica a la movilidad de los vecinos. «No paran de poner terrazas y, en cambio, no nos permiten tener un parque infantil», denuncia Núria Sabat.

Temas

Comentarios

Lea También