Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Seguridad

Los bolardos de la Rambla Nova serán sustituidos por bancos y dados de piedra

El Ayuntamiento invertirá 55.000 euros este año para suprimir los bloques e instalar los nuevos hasta Joan XXIII

Diari de Tarragona

Whatsapp
bolardos 1.jpg

bolardos 1.jpg

Los bolardos de hormigón de la Rambla Nova, instalados como elementos de seguridad a raíz de los atentados terroristas de Cambrils y Barcelona del 17 de agosto de 2017, tienen los días contados. Así lo asegura al Diari el concejal de Via Pública del Ayuntamiento de Tarragona, José Luis Martín (PP), quien avanza que el Consistorio invertirá este año 54.781 euros para suprimir los bloques –que son modelo New Jersey– y sustituirlos por 63 bancos y 93 dados de piedra.  

José Luis Martín, concejal de Via Pública: «El nuevo modelo es menos invasivo y su mantenimiento es mássencillo que 
las pilonas»

El objetivo del equipo de gobierno es eliminar las actuales construcciones e instalar las 156 nuevas unidades, que son el mismo modelo de las que ya se habilitaron, a forma de prueba, en el primer tramo de la Rambla. Ahora, la idea municipal es cubrir durante 2019 la mayor parte del principal paseo de la ciudad, llegando hasta la Torre dels Vents, prácticamente a la altura del Hospital Joan XXIII.  

Rambla cubierta
Los nuevos elementos sustituirán los bolardos azules –algunos ya amarillos– que son propiedad de la Autoritat Portuària de Tarragona (APT) y que se instalaron hace prácticamente un año y medio. De hecho, en abril de 2018 ya se realizó una primera actuación experimental entre el Balcó y la Oficina d’Atenció Municipal (OMAC), cuando se colocaron 11 bancos y 18 dados, en una primera inversión que supuso un coste de unos 10.000 euros. De esta forma, cuando la ampliación sea una realidad, toda la Rambla Nova –en sus cinco tramos– contará con estos bancos y dados de piedra, que están hechos con piedra artificial color ceniza e imitación a granito. Los bancos largos miden 2 metros por 50 por 45 centímetros y los dados, 50 por 50.

«Optamos por este modelo porque es menos invasivo desde el  punto de vista estético y su mantenimiento, a diferencia de lo que sucede con jardineras o pilonas, es muy sencillo», indica el concejal de Via Pública i Contractació, José Luis Martín (PP). «Además –añade el concejal– acaba siendo un tipo de mobiliario urbano que se integra a la perfección porque los ciudadanos lo usan de bancos», resalta el edil de la formación conservadora. 
La primera zona donde se instalaron los nuevos elementos se escogió «porque la zona del Balcó del Mediterreni es la que tiene menos concentración de ferias y otras actividades. El resto de tramos los sacaremos a concurso en un único lote. Está previsto que este año estén instalados todos los bolardos hasta la Torre dels Vents», asegura Martín en declaraciones al Diari. 

Asimismo, con esta actuación, el Consistorio cumple –en parte– con la moción aprobada, por unanimidad, el 25 de enero de 2018 a raíz de una iniciativa presentada por ERC. De hecho, entre los acuerdos de la moción estaba «estudiar la sustitución de los bolardos de seguridad de la Rambla por otros elementos que, manteniendo la misma función de seguridad, cumplan también una función ordenada y estética acuerdo con la relevancia de la calle al que sirven. Por ejemplo, jardineras, bolardos, fuentes u otros elementos similares», se indicaba en el texto que fue avalado por los ocho grupos con representación municipal.

Temas

Comentarios

Lea También