Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los coches abandonados invaden las calles de Tarragona

Algunos vehículos llevan meses e incluso años, están destrozados o llenos de suciedad en su interior

Àngel Juanpere

Whatsapp
En primer plano, un Seat Ibiza abandonado. Al fondo, un Opel Corsa en igual estado.  FOTO: Pere Ferré

En primer plano, un Seat Ibiza abandonado. Al fondo, un Opel Corsa en igual estado. FOTO: Pere Ferré

El Polígon Riuclar parece un cementerio de vehículos. En diversas calles se pueden encontrar coches abandonados en la cuneta e incluso encima de la acera. Llevan ahí meses e incluso algunos años, según denuncian las personas que tienen que convivir diariamente con ellos.

Joan Mallafré es uno de ellos. Tiene un taller de reparación de vehículos en la calle Carbó. Quizás porque es una de las que está en el extrarradio del polígono –cerca de la autovía de circunvalación y de Les Gavarres– es donde se pueden encontrar muchos de estos vehículos. Alrededor de su establecimiento hay, al menos, seis que se encuentran allí desde hace mucho tiempo.

Algunos están abandonados desde hace un año y medio, comenta, como un Opel Corsa que se encuentra empotrado entre un solar y la acera, completamente destrozado. A menos de diez metros se hallada un Seat Ibiza de color blanco, sin ruedas, con porquería en el interior y un parachoques metido por la ventana posterior –ninguna de ellas tiene los cristales intactos–. «El más reciente es un Peugeot 306, que debe llevar sólo dos o tres meses», comenta este empresario.

Al otro lado de la acera, a unos treinta metros, está un vehículo con matrícula extranjera. En el parabrisas reposan dos denuncias de la Guàrdia Urbana. Se supone que es por abandono. Pero como están a la intemperie y debido al tiempo transcurrido, no se pueden leer las letras.

«No son míos»

Pero para más inri de Joan Mallafré, «los clientes y usuarios del polígono piensan que estos vehículos son míos, de mi taller, cuando yo no tengo nada que ver con ellos». Considera que la situación da mucha mala imagen al polígono. Este empresario asegura que ha llamado a la Guàrdia Urbana y a Mobilitat del Ayuntamiento para denunciar lo que está ocurriendo: «Me han contestado que esto lleva tiempo de gestión». 

Incluso este ambiente ha provocado robos, »ven uno así y creen que todos están abandonados», asegura Mallafré, quien recuerda que un Seat Altea fue forzado al mediodía, sin que los ladrones llegaran a robar nada. 

Temas

Comentarios

Lea También