Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los días de playa se adelantan... Los servicios, no

Un recorrido por el litoral de Tarragona muestra lo que se encontrarán los bañistas en una temporada que no ha esperado al arranque del verano

Norián Muñoz

Whatsapp
Esta semana en El Miracle convivían las máquinas que reponían la arena con los bañistas. FOTO: Pere Ferré

Esta semana en El Miracle convivían las máquinas que reponían la arena con los bañistas. FOTO: Pere Ferré

La consigna del recorrido era clara: ver cómo se prepara la ciudad para el inicio de la temporada de playas; pero la realidad es tozuda: la temporada no está por llegar, sino que ya está aquí. Las buenas temperaturas de los últimos días ya han sembrado la arena de toallas, aunque la sensación es de que la fiesta ha comenzado en plenos preparativos.

El Miracle: bañistas y camiones

La estampa más elocuente es la de El Miracle. La playa durante esta semana la han compartido los bañistas y los camiones que venían a reponer la arena que se llevaron los últimos temporales. No existía barrera que separara a unos de otros, así que había que fiarse del buen hacer de los técnicos y del sentido común de los usuarios.

Desde la Subdelegación del Gobierno explican que las obras forman parte de las mejoras que está haciendo el Servicio de Costas del Ministerio de Agricultura en las costas de la provincia por valor de 800.000 euros. En este caso, la arena viene de Torredembarra y los camiones ya no estarán la semana que viene. No obstante, Jaime Bricart, como otros usuarios consultados, cree que «vamos tarde» con estas obras y recuerda que los Juegos Mediterráneos están a la vuelta de la esquina. 

Como en la mayoría de playas, aquí los baños aún no están abiertos y no hay socorrista. En el párking quedan pocas plazas, pero esto tiene más que ver con quienes dejan aquí el coche para ir a otras zonas de la ciudad.

En la Savinosa hay socavones en el párking que se agravaron con las lluvias. FOTO: Pere Ferré

La Arrabassada, muy concurrida

En la Arrabassada lo primero que salta a la vista es que, a mediodía, ya no hay sitio para aparcar en las plazas que están en la playa. Además, el solar municipal que se encuentra a pocos metros en la calle Barranc de Terres Cavades y que hace de aparcamiento alternativo está lleno de matojos. Desde el Ayuntamiento apuntan que se limpiará, como en años anteriores, para verano.

A diferencia de El Miracle, en esta playa con los chiringuitos abiertos hay más servicios y sí que hay baños, porque los establecimientos están obligados a dejarlos a los bañistas. Los usuarios, en general, están contentos con el grado de limpieza de la playa. La única nota negativa es la falta de presión de alguna ducha y que una de las pasarelas de madera es irregular, un problema para los mayores, como señala Rosa Gual, otra usuaria.

Pero quizá lo que más echan de menos, especialmente las familias con niños, es la falta de socorristas, y eso que esta es la única playa de la ciudad que cuenta con el servicio de Cruz Roja los fines de semana y festivos desde el pasado 15 de mayo. En esta playa, que cuenta con bandera azul y es la más concurrida de la ciudad, este año también habrá hamacas y alquiler de tablas de kite surf. Lo que no se instalará son las taquillas que se colocaron el año pasado y que no tuvieron mucho uso.

Savinosa, agujeros en el párking

La principal queja de esta playa está apenas llegar, en los accesos y en el propio párking, con unos socavones que, explica una conductora, se hacen más profundos cuando llueve «aquí rascas sí o sí», señala. En el chiringuito Evelín Román también echa de menos que haya una señalización más clara para que se sepa que hasta esta zona de la playa no se puede llegar con el coche. Apunta que algunos extranjeros han aparcado delante del chiringuito y han sido multados.

Por lo demás, se trata de una playa tranquila y familiar, generalmente muy limpia. Este año contará con un servicio de alquiler de embarcaciones sin motor (patines). Serán una decena y quienes ganaron la licitación podrán comenzar el viernes de la semana que viene.

En la Platja Llarga se ha acondicionado un camino para peatones. FOTO: Pere Ferré

La Llarga, nuevas aceras

Este año en la Platja Llarga lo primero que salta a la vista es que, por fin, se ha ordenado el acceso de coches y peatones, con un camino bien delimitado para estos últimos con pivotes y señales en el suelo. Las obras las ha realizado la Diputació de Tarragona en virtud del convenio que firmó con el Ayuntamiento previo a la entrega de este trozo de carretera al municipio.

También se ha señalizado mejor la entrada y salida de la zona de aparcamiento más cercana a la Ciutat de Repòs y Vacances. Igualmente se ha señalizado en la zona de aparcamientos más cercana al Club de vela un párking para motocicletas. Pero este año, igual que el pasado y a pesar de las mejoras en los accesos, el temor es el colapso de coches que buscan aparcar. Víctor Rodríguez, un bañista, señala que en verano se lo piensa dos veces para venir por el caos del aparcamiento. Reconoce, eso sí, «que tal vez deberíamos venir más en autobús, pero con niños traes más cosas y es más difícil».

En lo que se refiere a baños encontramos abiertos al público los del chiringuito IOT. Este año se ha autorizado además  en la playa la apertura de un chiringuito con terraza.

La Mòra, tumbonas y toldos

Los bañistas que ya se citaban en La Mòra durante la semana no reportan mayores inconvenientes aunque sí echan de menos, igual que en el resto de la ciudad, que algunos servicios como los lavabos portátiles se coloquen antes. La previsión es ponerlos cuando comiencen a trabajar los socorristas, el 16 de junio. Los restaurantes a pie de playa se lo toman con resignación. Este año se ha adjudicado en esta playa un chiringuito, así como un servicio de tumbonas y toldos. Habrá hasta cuarenta y pueden comenzar a trabajar el viernes de la semana que viene.

En general los bañistas más madrugadores están satisfechos con la limpieza y las condiciones de las cinco playas más concurridas. La principal preocupación tiene que ver con el hecho de poder aparcar cerca de la playa y el debate del uso del transporte público.
De todas formas, la línea que habilita la Empresa Municipal de Transports, EMT, para ir a las playas también suele comenzar a dar servicio después de Sant Joan.

Consultados sobre si el Ayuntamiento no debería comenzar a planterse cuándo es el comienzo real de la temporada de verano, apuntan que ya se toman medidas puntuales, como colocar los socorristas los fines de semana en la Arrabassada. Pero en general, explican, se hace coincidir la labor de los socorristas y colocación de otros servicios con el inicio de las vacaciones escolares, tal como ocurre en la mayor parte del Estado.

Comentarios

Lea También