Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los empresarios critican la suciedad del Polígon Riuclar

Hay desde vertidos hasta vehículos abandonados, además de las calles llenas de plásticos y papeles. El Ayuntamiento asegura que está trabajando para solucionar el problema

Àngel Juanpere

Whatsapp
Dos imágenes donde se muestra la suciedad del polígono. Foto: Pere Ferré

Dos imágenes donde se muestra la suciedad del polígono. Foto: Pere Ferré

Calles llenas de papeles y bolsas de plástico, vertidos de escombros e incluso coches abandonados. Es la realidad con la que uno se encuentra paseando por las calles del Polígono Industrial Riuclar, en Tarragona. Una situación que, según los empresarios, se ha deteriorado en el último año y medio. Mientras tanto, desde el Ayuntamiento se reconoce el problema y se asegura que están trabajando para solucionarlo.

«Hace pocos días que han pasado a cortar la hierba y ha aflorado los plásticos que había debajo», apunta Jesús Millán, vicepresidente del Parc 5.1.5, que agrupa a aproximadamente ochenta naves de dicho polígono. Reconoce que son conscientes de que la zona nunca podrá estar tan limpia como una calle de la ciudad. Añade que «no sabemos porqué, pero el polígono en general está sucio».

Durante un paseo por la calle De la Plata uno se encuentra con un turismo que lleva meses abandonado, tantos que ha sido el blanco de grafiteros, que los han pintado con colores tan brillantes que se ve desde lejos. No es el único coche que se puede encontrar en dicho polígono industrial.

En esta misma calle, a escasamente cincuenta metros de distancia, hay dos vertidos, uno a cada lado de la calle. Uno es de escombros, el otro de colchones y muebles. En la calle de al lado, Del Mercuri, casi al final de la vía hay una especie de material en descomposición.

Bolsas de plástico

Pero lo que es general en todas las calles es la gran cantidad de papeles y bolsas que plástico que hay en las aceras. «Es una situación generalizada», asegura Jesús Millán. Una parte de esta suciedad, probablemente, ha sido generada por el personal del polígono. Pero los vertidos y abandonos de vehículos son de gente de fuera, que aprovecha el despoblamiento de la zona para tirar los escombros.

Uno de los trabajadores de la zona apuntaba que habían llamado al Ayuntamiento, que había reconocido haber recibido muchas quejas. Asimismo, le comentaron –según él– que el contrato de limpieza que tienen es sólo para la calle principal.

Al respecto, el concejal de Neteja, Jordi Fortuny, ha apuntado que «somos conscientes de la situación en que está el mantenimiento de los polígonos. Junto con la consellera Laura Castel, de Desenvolupament Econòmic, estamos trabajando para darle una salida definitiva».

En el caso del Parc 5.1.5 –donde están agrupadas unas cuarenta empresas–, señalan que el interior del recinto lo limpian ellos, pero que el exterior es competencia municipal –el polígono fue proyectado por Incasòl–. Jesús Millán sentencia que el responsable de la situación «es el que lo ensucia», pero añade que este incremento de la suciedad «es como si ahora se limpiara menos».

Temas

Comentarios

Lea También