Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los empresarios del Port Esportiu critican la inacción en la zona

Exigen a Nàutic Tarragona SA que prepare ya un proyecto atractivo para ampliar la concesión del espacio

Carla Pomerol

Whatsapp
La actual concesión del Reial Club Nàutic de Tarragona termina en el 2024 y se podrá prorrogar hasta el 2039. Foto: lluis milián

La actual concesión del Reial Club Nàutic de Tarragona termina en el 2024 y se podrá prorrogar hasta el 2039. Foto: lluis milián

Los socios de la Asociación de Empresarios del Port Esportiu (AEPORT) están preocupados por el futuro de las instalaciones y de sus locales. Critican la inacción por parte de Nàutic Tarragona SA, sociedad que gestiona el Port Esportiu, a la hora de desarrollar un proyecto para optar a la ampliación de la concesión del Port Esportiu. La actual licencia de explotación termina en el año 2024, pero se podría prorrogar hasta el 2039, siempre que Nàutic Tarragona SA llevara a cabo una inversión de entre 2,5 y 3 millones de euros, tal como marca la nueva Ley de Puertos.

Los empresarios que tienen locales en el Port Esportiu aseguran que se está perdiendo un tiempo importante para preparar un proyecto y reactivar la zona, que actualmente se encuentra en declive. «Quedan solamente siete años para conseguir la ampliación de la concesión. Si Nàutic Tarragona SA no trabaja en esta línea, estará atentando directamente contra los intereses de los empresarios y puede acabar con uno de los entornos más privilegiados de Tarragona», asegura Ángel Quiñones, secretario de la Asociación de Empresarios del Port (AEPORT), quien añade que «creemos que la ciudad no se merece que este espacio quede obsoleto». 

Algunos de los propietarios de los locales aseguran que los inquilinos no quieren alquilarlos por miedo a perder la concesión y quedarse sin nada. Esto crea mucha inseguridad entre los posibles inquilinos, cosa que provoca que los propietarios se estén arruinando por momentos. 

«Perdieron la oportunidad de que un fondo de inversión inglés –MSS Real State– se hiciera con el Port y desarrollara un proyecto con ilusión para tirar hacia adelante la zona, no solamente desde el punto de vista de la actividad náutica, también de la apertura de locales comerciales, de ocio y de restauración», explica Quiñones. 

Nàutic Tarragona SA deberá llevar a cabo una inversión de entre 2,5 y 3 millones de euros

Los empresarios aseguran que, actualmente, no es posible vender los locales. Pero esperanza aún les queda, «ya que la nueva pasarela y la reforma del paseo marítimo pueden empujar a la reactivación del Port Esportiu», asegura, esperanzado, Quiñones. La pasarela unirá el centro de la ciudad con la zona marítima. Está previsto que las obras terminen durante el primer trimestre de 2018. Los propietarios de los locales ven en esta fecha un posible revulsivo para activar la zona. 

Otro empresario, que prefiere mantenerse en el anonimato, asegura que «estamos pagando unos gastos de comunidad cada mes, y no generamos beneficios. La mayoría de locales están cerrados, y los que no, son propiedad de Nàutic Tarragona SA y los alquilan a precios muy bajos. No podemos competir», explica este empresario, quien asegura que la comisión encargada de redactar el proyecto para la ampliación de la concesión solamente se ha reunido una vez en casi dos años.

Mirada atrás

En enero de 2016, el Reial Club Nàutic de Tarragona (RCNT) adquirió la mayoría de las acciones del Nàutic Tarragona SA (55,67%), pasando por encima del fondo de inversión británico. Hasta ese momento, la Autoritat Portuària era el máximo accionista. En más de una ocasión, Manuel Cremades, presidente del Reial Club Nàutic de Tarragona, ha explicado que el objetivo prioritario de la empresa que gestiona el Port Esportiu es potenciar la actividad náutica: regatas, navegación, entre otras. Es justamente por esto que los propietarios de los locales reivindican que activar la zona desde un punto de vista comercial es importante para la supervivencia de los empresarios.

Los propietarios de los locales se quejan de pagar los gastos sin generar ningún beneficio

Algunos empresarios tienen la sensación de que el Nàutic Tarragona SA (máximo accionista el Reial Club Nàutic Tarragona) no quiere hacer nada para cambiar la situación, «ya que a ellos les va bien. Entre todos los localistas pagamos las instalaciones al Club Nàutic». Por otro lado, AEPORT reconoce el esfuerzo de la Autoritat Portuària, «que tiene la intención de conciliar posturas y de poner su empeño y disposición económica para construir puentes que mejoren la actividad del Port Esportiu», asegura Quiñones. 

Temas

Comentarios

Lea También