Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los empresarios instan a Ricomà a forzar una rebaja del precio de los parkings privados

Los comerciantes lamentan que los aparcamientos soterrados públicos asequibles «están en las afueras» y que, en el centro, solo hay los de gestión privada, que «son los más caros»

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de unos de los parkings soterrados de la Rambla Nova. FOTO: Alba Mariné

Imagen de unos de los parkings soterrados de la Rambla Nova. FOTO: Alba Mariné

El sector empresarial de la ciudad de Tarragona exige al nuevo gobierno municipal (ERC-Comuns) que, al contrario de lo que hizo el anterior ejecutivo, fuerce ahora a rebajar las tarifas de los aparcamientos soterrados que son gestionados por operadores privados. Así lo piden en declaraciones al Diari los principales agentes del ámbito comercial y hostelero, que lamentan que mientras que los parkings de coste asequible –de 5,50 euros al día– se encuentran «en las afueras», los del centro   –que son los concesionados a sociedades mercantiles– «tienen un precio mucho más elevado», lo que a juicio de los profesionales del sector comercial «frena la llegada de visitantes» y perjudica las ventas, especialmente «por la comparación con Reus», según indica el presidente de La Via T. Salvador Minguella. 

En concreto, los equipamientos soterrados de la Rambla Nova tienen una tarifa parecida a los municipales en la primera hora de estacionamiento –2,76 euros por los 2,75 de los del Ayuntamiento–, si bien la diferencia se amplía enormemente a partir del minuto 61. Así, por ejemplo, en los de la Rambla aparcar todo el día tiene un coste de 27,60 euros, por los 5,50 de los del Consistorio, que son: Joan XXIII, Avinguda Catalunya, Lluís Companys, Saavedra, Francesc Bastos, Torroja y Plaça Imperial Tarraco. 

«Todo ello provoca que si uno va a comer o a cenar en el centro de la ciudad, el coste de aparcar supone un cubierto más en la mesa», indica el presidente de la Asociación Empresarios Hostelería, Javier Escribano. También son de gestión privada los de la Plaça de la Font, Serrallo, Fra Antoni Cardona i Grau y La Pedrera.  
El servicio peor valorado

El pasado mes de diciembre, el Diari de Tarragona realizó una encuesta ciudadana para evaluar los servicios públicos de la ciudad, en la cual participaron un total de 9.234 personas, logrando casi 30.000 visitas a la página web desde 15.000 dispositivos diferentes. De lejos, el aspecto que sacó una peor nota fue la facilidad de aparcamiento, que sumó solo una valoración de 1,8. 

Entre los votantes, un 57% otorgó una valoración de «nada satisfactorio» –un cero– a su calidad, mientras que un 31,4% lo valoró con un «poco satisfactorio» o, lo que es lo mismo, una nota de ‘3’. Asimismo, solo aprobó el aparcamiento de la ciudad un 11% de los participantes. 

La presidenta de la Cambra de Comerç, Laura Roigé, lanza una propuesta para dinamizar la actividad comercial en el centro de la ciudad. «Podría llegarse a un acuerdo con los operadores privados para que los sábados, entre las 15 y las 24 horas, el precio del parking fuera gratuito o a una tarifa simbólica», indica. A juicio de la presidenta del ente cameral, esta abriría las puertas para «atraer gente para que comprara más y se quedara a cenar a la ciudad». 

De manera parecida se expresa Florenci Nieto –de Pimec–Comerç–, quien apuesta por «bonificar a las sociedades que explotan los parkings para que ofrezcan aparcamiento a tres ó cuatro euros al día sin que les baje la facturación». 

Christian Compte, de la Associació d’Empresaris de Tarragona, remarca que el parking «es una de la principales quejas que tenemos», que deriva que «provoca que mucha gente salga de noche fuera de Tarragona». 

Desde el Ayuntamiento, recientemente el concejal de Territori, Xavier Puig, aseguró que «trabajamos para ofrecer alternativas para que sean más atractivas que el coche», y añadió que «queremos una ciudad para peatones, en la que se pueda ir en bicicleta y patinete con seguridad y que cuente con motos y coches eléctricos y un transporte público potente, con aparcamientos disuasorios en los accesos.

Temas

Comentarios

Lea También