Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los estibadores esperan sellar la paz en el sector la semana próxima

Los profesionales del Port de Tarragona aseguran que la situación de conflicto no está afectando la actividad portuaria. ‘No queremos perder tráficos. Son nuestra comida’

Núria Riu

Whatsapp
Imagen aérea del Port de Tarragona, que mantiene su actividad habitual pese al conflicto con la estiba.

Imagen aérea del Port de Tarragona, que mantiene su actividad habitual pese al conflicto con la estiba.

Tras desconvocar cinco de las ocho jornadas de huelga, los estibadores esperan poder cerrar un acuerdo con la patronal Anesco a finales de la próxima semana, lo que supondría el cierre definitivo de un conflicto generado por el nuevo real decreto ley que regula el sector. El portavoz del comité de empresa de Estarraco, David Vidaller, se mostraba optimista con las negociaciones que se han llevado a cabo a inicios de esta semana. «La impresión de momento es positiva», aseguraba. 

Entre los objetivos que se ha fijado la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (Cetem) está la garantía de fijar todos los puestos de trabajo. «Este es el punto de partida para poder empezar a hablar», decía Vidaller, quien apuntó que «aunque de momento no tenemos nada por escrito, hay un principio de acuerdo».

La participación de los estibadores en la formación para los nuevos ingresos, la transformación de las sociedades anónimas de gestión de trabajadores portuarios y el compromiso de las empresas de permanecer en los turnos de empleo son algunos puntos en los que habría acuerdo. También sobre la garantía de contratación del 100% de los turnos y no del 75% y del 50%, tal y como fija el real decreto-ley.

Como contraprestación, los estibadores aceptan rebajas salariales del 10% para los mayores sueldos y negociar medidas de flexibilidad que mejoren la productividad y competitividad de los puertos. 

El hecho de que las negociaciones estén en un buen punto en el que hay confianza para que puedan desencallarse hizo que el lunes por la noche los trabajadores decidieran levantar las cinco jornadas de huelga, que empezaban a partir de hoy. De momento, mantienen otras tres a partir de la primera semana del mes de junio. 

«La huelga es la última solución. Nadie podrá decirnos que hemos utilizado los paros para presionar o que estamos haciendo huelgas encubiertas, como se está diciendo y es completamente mentira. Esta será la última opción», argumenta Vidaller.

Afectación mínima
Los estibadores del Port de Tarragona aseguran que estos largos meses de negociaciones y el hecho de que en dos ocasiones se hayan convocado paros, que se suspendieron prácticamente en el último suspiro, no han afectado a la actividad del enclave tarraconense. «No hemos notado que las navieras hayan podido desviar tráficos», dice Vidaller. Barcelona, València y Algeciras, con más peso en cuanto al transporte de contenedores, sí que temían que pudieran desviarse mercancías en el caso de huelga. Además los sindicatos recuerdan que «en ningún momento nos hemos planteado parar la actividad de los puertos. Conocemos de sobra el peso que estos tienen en la economía y no queremos perder tráficos. Son nuestra comida», decía Vidaller. 

Por ello, el preaviso de huelga se hizo en días alternativos y con unos servicios mínimos en los que se trabajaba una hora sí y la otra, no. «Y debemos tener en cuenta que en Tarragona hay operativas de carga de animales o fruta que no se verían afectadas ya que estamos hablando de mercancías perecederas», añade Vidaller.

Pese a no participar directamente en las reuniones, representantes del comité de empresa de Estarraco en el Port de Tarragona han viajado a Madrid  a lo largo de este largo periodo de conversaciones para tomar parte en las decisiones que han defendido estos profesionales.

Temas

Comentarios

Lea También