Los estudiantes que buscan trabajo se duplican en un año

En septiembre 1.290 jóvenes buscaron un empleo en la provincia de Tarragona, el doble que en 2019. El contexto de crisis también dispara el paro juvenil en España, que se eleva al 44%

JOAN MORALES

Whatsapp
Edgar Rom estudia Enología y busca trabajo. Foto: F. Acidres

Edgar Rom estudia Enología y busca trabajo. Foto: F. Acidres

Edgar Rom es un joven de Reus de 22 años que está estudiando el grado de Enología en la URV. Vive con sus padres y desde segundo de carrera ha trabajado todos los veranos, consiguiendo un dinero que le ha permitido costearse los estudios y sus gastos durante el curso.

Pero este año, coincidiendo con la pandemia de la Covid-19, ha sido diferente y Edgar sólo ha podido trabajar tres semanas como socorrista y después en la campaña de la vendimia. Ha logrado ganar el dinero suficiente para poder pagarse la matrícula, pero insuficiente para ir tirando durante los próximos meses. «Me han quedado unos 200 euros con los que poca cosa puedo hacer. Por eso estoy buscando trabajo», explica al Diari.

Edgar se está moviendo mucho para intentar dar con un trabajo que le permita combinárselo con sus estudios, pero reconoce que es complicado. «Empecé buscando por internet, pero los que vi y contacté con ellos ni me contestaron. Después me he movido llevando el currículum en papel pero me encuentro con que no hay trabajo. Existe un problema y es el del horario. Al estudiar tengo horas sueltas que me hacen muy difícil combinar los estudios con un empleo. Ahora mismo estoy en un punto que cogería lo primero que me saliese», explica este joven reusense, quien añade que «nunca he pedido dinero a mis padres desde que estudio porque me he buscado la vida, pero este año estoy viendo que será diferente y creo que me tendrán que ayudar».

"Ahora mismo estoy en un punto que cogería el primer trabajo que me saliese"

Edgar Rom es uno de los 1.290 estudiantes que durante el pasado mes de septiembre buscaron trabajo en la provincia de Tarragona, según un estudio de la empresa de recursos humanos y trabajo temporal Randstad.

En un año, esta cifra se ha doblado en nuestras comarcas, una tendencia prácticamente calcada en Catalunya, donde, con 8.998 jóvenes estudiantes buscando trabajo, el incremento en septiembre fue del 94%.

En el conjunto del Estado, y según el mismo estudio de la empresa Randstad, 92.480 estudiantes desempleados buscaron trabajo en septiembre, un volumen que ha crecido un 49,2% respecto al mismo mes del año pasado, el mayor aumento de la última década.

Analizando la serie histórica, puede comprobarse que desde 2010 los estudiantes que buscan trabajo han aumentado en casi 20.000.

Incertidumbre por la crisis

Según el director de Randstad Research, Valentín Bote, «la incertidumbre de la actual crisis influye negativamente en los estudiantes que buscan empleo. Nuestro país tiene un problema para absorber el talento más joven, talento además cualificado en este caso, al ser estudiantes. Un problema recurrente que, como estamos viendo a tenor de estos datos, se agrava en la crisis, con un indicador además preocupante: aumenta sustancialmente el tiempo en el que los estudiantes están buscando trabajo, algo que sin duda repercute negativamente en el conjunto de la economía».

El análisis de Randstad también ha tenido en cuenta el género de los estudiantes demandantes de empleo. En esta última década, ambos sexos han seguido una tendencia similar, pero siempre siendo superior el volumen en el caso de las mujeres. En este 2020, de hecho, el 54,8% de los estudiantes demandantes de empleo son mujeres, y el 45,2% restante, hombres.

El paro juvenil, desbocado

En este contexto de grave crisis económica, y con el paro disparado desde el pasado mes de marzo, cuando la pandemia de la Covid-19 irrumpió en nuestras vidas, el paro juvenil, aquel que afecta a los menores de 25 años, se encuentra totalmente desbocado. España se ha convertido en el Estado miembro de la Unión Europea con los peores datos de desempleo entre los menores de 25 años. El pasado mes de agosto registró un 43,9%, sólo por delante de Grecia y casi triplicando la media de la UE, que se situó en un 17,6%.

Pero si la franja de edad de estos parados se amplía un poco, la cosa todavía empeora más. Según datos de la Comisión Europea correspondientes al año 2019, la preparación de los jóvenes españoles no les sirvió para tener menos desempleo. La tasa de paro entre aquellos jóvenes de hasta 29 años con estudios universitarios fue el año pasado del 16,7%, la más alta de Europa, junto a Italia.

Precariedad contractual

Los sindicatos ponen el grito en el cielo respecto a las condiciones contractuales de los jóvenes, sobre todo de los universitarios, que provoca un alto índice de paro juvenil y que muchos de ellos busquen trabajo fuera de España.

El secretario de UGT en la provincia de Tarragona, Joan Llort, explica al Diari que «la reforma laboral aprobada en el año 2012 permitió que las empresas multiservicios, que son mucho peores que las ETT, pudiesen regirse por convenios propios que lo que hicieron fue precarizar las condiciones laborales de nuestros jóvenes». Llort pone el ejemplo de «enfermeras o médicos MIR con contratos de días o semanas. Gente con estudios que tiene una enorme precariedad laboral y que prefiere buscar trabajo fuera». Desde UGT esperan que «este mes de noviembre se empiece a trabajar sobre la contrareforma laboral y conseguir que estos aspectos perjudiciales para nuestros jóvenes acaben aboliéndose».

Desde el sindicato CCOO, la responsable de jóvenes en la provincia de Tarragona, Laura Fages, puntualiza que «la problemática del paro juvenil en nuestro país no viene dada tanto por la Covid-19, sino que la pandemia ha agravado una situación que venía de antes. El sector servicios, uno de los más afectados por la actual crisis, cuenta con trabajadores muy jóvenes. Antes de la Covid, el 81,9% de los puestos de trabajo de este sector estaban ocupados por jóvenes, pero el 50% de estos eran contratos temporales. Eso significa que la precariedad laboral era una realidad entre los jóvenes y la pandemia lo que ha hecho es agravarla». Desde CCOO apuestan por un plan de choque de ocupación juvenil como el que ya se ha puesto en marcha en Barcelona.

Temas

Comentarios

Lea También