Tarragona Religión

Los floristas de Tarragona, optimistas de cara a Tots Sants

Habrá seis paradas en la ciudad

GERARD CAÑELLAS

Whatsapp
Foto: Pxfuel

Foto: Pxfuel

Las floristerías de Tarragona afrontan la campaña de Tots Sants con mucho optimismo en un año de recuperación para el sector, después de que la facturación cayera hasta la mitad durante el 2020 a causa de las restricciones de la pandemia, por las cuales se cancelaron festividades como Sant Jordi y celebraciones como bodas y comuniones. Este año serán seis las paradas que venderán flores hasta el próximo 2 de noviembre y que ayer ya se estaban instalando en el parking del cementerio. Son dos más que el año pasado, pero todavía lejos de la decena de puestos que hubo el 2019.

Enfrente de dos de estas paradas estarán Sefa Mohedano, y Mireia González, madre e hija, ambas de la Floristeria Romeu pero con dos tiendas diferentes, una en la Rambla Nova y otra en la Vall de l’Arrabassada. González recuerda que el año pasado, debido al confinamiento municipal, muchos de los clientes que les hacían el pedido e iban a cementerios de otros pueblos no les compraron flores. «Este año ya vemos como la gente se está espabilando y esperamos que sea mucho que el 2020», comenta la joven. En esta misma línea, Mohedano espera que, por lo menos, se doblen las ventas respecto al año pasado y asegura que «mucha gente, sobretodo lo más jóvenes, ya hace el encargo para el viernes o el sábado y así pueden ir a pasar el puente fuera».

Joan Pros, de la Floristeria J. Pros de la calle Sant Agustí, asegura que el 2021 ha sido un gran año y que para Tots Santsha hecho una comanda más parecida a la de 2019 y ya tiene más encargos que el año pasado. Asimismo, recuerda que la campaña de Sant Jordi, el pasado abril, fue muy buena y, «aunque acabamos el género, no vendimos tanto porque habíamos comprado mucho menos que otros años». Por otro lado, Miquel Carrió, de Flors Carrió, en la Rambla Nova, cuenta que está a punto de llegar a los mismos encargos que tuvo hace dos años. Defiende que «ha sido un 2021 con más ventas que el 2019», argumentando que «la gente ha cambiado mucho su mentalidad y compran más flores y plantas». Tiene claro que el confinamiento domiciliario ha jugado un papel clave en este «cambio de chip» y sostiene que «la pandemia ha concienciado sobre el medio ambiente».

Temas

Comentarios

Lea También