Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los gitanos se autorretratan

Dos hombres y dos mujeres hablan de los tópicos alrededor de los gitanos y de cómo están cambiando. Al menos 900 viven en la Part Alta desde hace varias generaciones
Whatsapp
Un grupo de gitanos de la Part Alta posa en la Baixada de la Pescatería.  Fotos: Lluís Milián

Un grupo de gitanos de la Part Alta posa en la Baixada de la Pescatería. Fotos: Lluís Milián

«Que estafa u obra con engaño». Ese es uno de los significados que aparecen todavía hoy en la versión digital del diccionario de la Real Academia Española (edición 22) cuando se consulta la palabra «gitano»... Y no será porque los gitanos no lo han denunciado hasta el cansancio. En respuesta a las quejas, la RAE decidió, para su 23ª edición, sustituir el término por «trapacero», algo que, a la postre, tenía un significado más que parecido: «Que con astucias, falsedades y mentiras procura engañar a alguien en un asunto»... Finalmente, el mes pasado, la institución se mostró dispuesta a revisar la definición.

Pero, más allá de una discusión sobre el término, ¿cómo ven los gitanos los estereotipos que les acompañan?. Pedimos a Francesc Ferreres (Paquito), presidente de la Asociación Gitana de Tarragona, que nos ayude a contactar con gitanos que nos hablen de estos temas. La sorpresa llega cuando, puntualísimas y a la vez, llegan una veintena de personas... Hay ganas de hablar;últimamente, más que la RAE, se les atraganta el programa ‘Palabra de gitano’, de Cuatro, donde, aseguran, se ofrece una visión muy alejada de la realidad. Al final conseguimos reducir el grupo a cuatro para hacer los pequeños autorretratos, selfies, para los modernos.

Curiosamente, a pesar de los estereotipos, ninguno dice sentirse discriminado por ser gitano. Seguramente algo tiene que ver su arraigo en la ciudad, especialmente en la Part Alta. Se calcula que en el casco antiguo viven unos 900. Eso sin contar los cerca de 2.000 más que viven en otros barrios como Camp Clar, Torreforta, Bonavista y Sant Salvador. Son un grupo influyente, como queda claro en las campañas electorales.

Su participación en las tradiciones de la ciudad es evidente en las fiestas de Tarragona, donde cumplen una larga tradición como ‘geganters’ (portadores de los gegants), en la Semana Santa o en la costumbre de celebrar la mona en El Llorito.

Se trata de un largo arraigo que está documentado al menos desde el 1700. Parte del recorrido se puede seguir simplemente con el devenir de los apellidos gitanos que más se repiten en la Part Alta: Ximenis, Batista, Domingo, Gutiérrez...

Este largo arraigo queda evidenciado incluso en su particular manera de hablar en catalán, con influencias del caló (lengua de los gitanos) y que se da particularmente en Tarragona. Dichas peculiaridades están siendo incluso objeto de un estudio liderado por el especialista en dialectología Pere Navarro, y en el que participan miembros del departament de filología catalana de la URV.

Pero, claro está, como en cualquier grupo humano, la diversidad abunda, he aquí una pequeña muestra.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También