Los incívicos en Mas Vilanova aprovechan que los jardines no cierran de noche

Las obras finalizaron hace cuatro meses pero las elecciones han paralizado la última fase

Mar Martinez

Whatsapp
Las puertas siguen abiertas a pesar de que hace cuatro meses que finalizaron las obras de cierre de los jardines.  FOTO: Alfredo González

Las puertas siguen abiertas a pesar de que hace cuatro meses que finalizaron las obras de cierre de los jardines. FOTO: Alfredo González

Los vecinos del barrio Mas Vilanova denuncian la falta de rigor y compromiso mostrado por parte del Ayuntamiento de Reus a la hora de ejecutar las obras para cerrar los jardines que acogen la plaza de la Festa Major. «El consistorio inició la instalación de las vallas metálicas hace tres meses, pero el parque sigue abierto por la noche porque la instalación no está terminada», manifiesta el presidente de la asociación de vecinos de Mas Vilanova, Valentín Rodríguez. 

Esta situación ha hecho que los vecinos sigan preocupados por los problemas de convivencia que generan los episodios de prostitución y botellón dentro del parque.  Rosa Carrillo, vecina de la zona, afirma que «por la noche da respeto andar cerca del parque. Lo que se hace aquí es una vergüenza». Cabe recordar que el barrio de Mas Vilanova es una zona residencial y escolar que cuenta con dos centros educativos.

Una solución a medias

Las quejas vecinales lograron que el vallado del parque fuera uno de los proyectos ganadores de la presupuestos participativos de 2018 consistente en el cierre de los jardines para evitar el incivismo. El objetivo principal era cerrar el parque por las noches. Sin embargo, y pese a la insistencia de los residentes, los trabajos no finalizaron hasta el pasado mes de marzo. 

«Creíamos que este verano sería tranquilo porque habían finalizado las obras, pero la sorpresa ha sido que los actos siguen presentes porque, pese a la presencia de las vallas, la instalación continúa con las puertas abiertas por la noche», afirma el presidente de la asociación de vecinos, quién añade: «Estábamos esperando que se formara un gobierno definitivo en el Ayuntamiento para volver a reclamar el cierre de los jardines».

Por otro lado, fuentes municipales aseguran que la instalación sí que está terminada, pero que las elecciones han paralizado el proceso de ampliación de competencias del encargado de cerrar las puertas de los parques. Las mismas fuentes se comprometen a que en pocos días esté solucionado.

Sin embargo, los vecinos de Mas Vilanova también expresan su rechazo a las vallas instaladas en el recinto, ya que critican su baja estatura. «Este cierre es fácil de saltar por su escasa altura» manifiesta Manolo Prieto, vecino del barrio. El cierre definitivo de la plaza de la Festa Major supondrá un alivio para los vecinos, que esperan poder descansar por las noches sin ruidos ni más episodios de incivismo.

Temas

Comentarios

Lea También