Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los intocables de Ballesteros

Este viernes se cumplen diez años desde que Josep Fèlix Ballesteros (PSC) tomara posesión como alcalde. El ‘Diari’ le reúne en la EOI con los dos únicos ediles que quedan desde 2007: Pau Pérez y Begoña Floria. 

Octavi Saumell

Whatsapp
Pau Pérez, Josep Fèlix Ballesteros y Begoña Floria, en una de las aulas de la nueva Escola Oficial d’Idiomes (EOI) de la antigua fábrica de la Chartreuse. Foto: Lluís Milián

Pau Pérez, Josep Fèlix Ballesteros y Begoña Floria, en una de las aulas de la nueva Escola Oficial d’Idiomes (EOI) de la antigua fábrica de la Chartreuse. Foto: Lluís Milián

Han pasado ya diez años desde que el 16 de junio de 2007 Josep Fèlix Ballesteros tomara posesión como el tercer alcalde de Tarragona tras la restauración de los ayuntamientos democráticos. El político del PSC cogía de esta forma el relevo a los 18 años de gobierno de Joan Miquel Nadal (CiU) y se convertía, asimismo, en el segundo alcalde socialista después de la dictadura, tras la década en la que Josep Maria Recasens lideró la administración de la Plaça de la Font entre 1979 y 1989. Hace una década, Ballesteros iniciaba una nueva etapa en el gobierno local tras haber rozado la mayoría absoluta en las elecciones municipales que se habían celebrado el 24 de mayo, y que otorgaron al PSC 13 de los 27 concejales en juego. Un rápido acuerdo con ERC propició la firma de un pacto de gobierno que se mantuvo hasta 2011. 


El 16 de junio de 2007 Ballesteros abogó por una ciudad «más equilibrada, cohesionada, con barrios más dignos, con servicios de mayor calidad, más sostenible, sin barreras arquitectónicas, más participativa y más respetuosa». 

Begoña Floria, Ballesteros y Pau Pérez
Los tres concejales, durante la entrevista con el 'Diari'. Foto: Lluís Milián


El alcalde de la crisis
Ahora, 3.653 días después, Ballesteros indica que el tiempo «ha pasado muy rápido» y que «la gran expectativa de cambio» que se generó tras su llegada «se ha visto materializada de forma parcial debido a la crisis». «En 2009 creíamos que no lograríamos cuadrar los números. Fueron tiempos muy complicados, en los que tuvimos que tomar decisiones muy difíciles», reconoce el alcalde, quien recuerda que «cuando entramos, la ciudad estaba inmersa en la psicosis por las expropiaciones previstas en el anterior Plan General». 


Dos son los concejales que  han acompañado al alcalde desde el primer momento: Pau Pérez y Begoña Floria. El primero siempre se ha ocupado de Hisenda. «Tengo la sensación de que hemos aguantado muy bien la travesía por el desierto  y que ahora ya vivimos mejor que cuando entramos», afirma el ahora segundo teniente de alcalde, quien reconoce que «con toda seguridad» se irá cuando se vaya Ballesteros». «La decisión se tomará un año antes de las elecciones», especifica un alcalde que califica a Pérez como «un diésel». 

Ballesteros, con Sergi de los Rios
El alcalde, el 16 de junio de 2007 tomando posesión. Foto: Ninín Olivé/Archivo DT


Portavoz desde 2007
Begoña Floria ha ejercido a lo largo de todos estos año como portavoz del equipo de gobierno, si bien esta continuidad no la ha mantenido en otras áreas. En diez años, Floria se ha ocupado de áreas como Societat de la Informació, Participació, Comunicació, Centres Cívics, Llicències, Medi Ambient, Cultura, Patrimoni, Turisme, Mobilitat... «Como periodista ya me gusta tener nuevos retos y aprender cosas nuevas», afirma, mientras que Ballesteros destaca de ella que «es una todoterreno». 

Floria remarca que «cuando llegamos no había ningún equipamiento para los jóvenes» y que «se podían hacer muy pocos trámites por internet», a la vez que valora que «se ha logrado salvar la Anella Verda». La edil socialista se muestra convencida de que «el proyecto Ballesteros aún tiene mucho recorrido», pero, a diferencia de Pérez, afirma que –de cara al futuro– estará «a disposición del partido, ya sea para un roto o para un descosido».  

Temas

Comentarios

Lea También