Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los jardines del Camp de Mart se abren al mundo

Los más pequeños disfrutaron de diferentes actividades pensadas para dar a conocer otras culturas del planeta

Àngel Juanpere

Whatsapp
El Espai Cabaret se convirtió en el escenario para enseñar cuentos a los más pequeños. Foto: pere ferré

El Espai Cabaret se convirtió en el escenario para enseñar cuentos a los más pequeños. Foto: pere ferré

Los jardines del Camp de Mart dejaron ayer de ser por unas horas un espacio de paseo y tranquilidad para convertirse en el escenario de una veintena de actividades, la mayoría pensadas para los más pequeños y con proyección mundial. Uno de los objetivos era que los más pequeños aprendiesen aspectos de otras culturas, todo ello de la mano de iMAGInada. Y de ello se encargaba por ejemplo el Espai Cabaret que, lejos de dedicarse a lo que el nombre inicialmente podría dar a entender, adentraba a los niños –sentados en balas de paja o palets de madera– en la magia de los pequeños cambios, como la de una niña de Kenia –la mayor de varios hermanos– que se fue a estudiar a los Estados Unidos la especialidad de árboles y animales, mientras en su país se producía una deforestación. Y no desvelaremos el final.

magi 6.jpg
Pakistaníes enseñando comida típica de su país ayer en los ‘Sopars del món’. Foto: pere ferré

Otros jóvenes se acercaban al ‘stand’ de una granja escuela para ver de cerca a una cabra y, principalmente, a unos patitos, esperando que los dejaran salir y poderlos observar nadando en el agua. Y también para aquellos que tenían ganas de sensaciones nuevas, o cuando menos de sentir el mundo de otra manera, podían efectuar un recorrido sensorial reconociendo objetos y olores, a la vez que se llevaban su nombre en braille. O probar cocs –pasteles– y zumos naturales.

El espacio de solidaridad recordaba los refugiados que no han llegado

Pero iMAGInada es también espacio de solidaridad, de recordar a los más desfavorecidos. Así, una pancarta recordaba que España se comprometió a acoger 17.337 refugiados, y a día de hoy faltan por llegar 15.613. «Ahir en van arribar 0», sentenciaba el escrito. 

Artistas de diferentes campos dibujaron sus obras, que serán expuestas el 7 de septiembre en el bar La Cantonada. Foto: pere ferré

Lo que tampoco podía faltar es el típico Mercadet, con pastissets artesanos de Rasquera,  fuet y chorizo, bisutería, faldas reversibles, etc. Y justo a la entrada por el Portal del Roser los Food Trucks, con comida rápida para llevarse a casa o comérsela allí mismo.

Platos del planeta

Pero para comida la que degustaron ayer los asistentes al segundo día –el anterior fue el sábado– de los Sopars del Món, una manera de conocer la gastronomía de otras partes del planeta, con acompañamiento de música en directo, en este caso del grupo Ginestà. Entre los países escogidos ayer había Pakistán –arroz dulce con frutos secos y arroz con pollo–, Filipinas –carne de cerdo a la barbacoa con fideos y verduras– y Perú –ají de gallina con arroz, aceitunas y huevo–. Y antes se pudo asistir a una charla sobre la historia y la elaboración de la cerveza artesana y probar una de las cinco –o todas– que se ofrecían.

Charla didáctica sobre la cerveza artesana. Después se pudieron probar cinco tipos diferentes. Foto: pere ferré

Uno de los actos que saltaron del programa de ayer fue la actuación de los Castellers de la Il·lusió, que se ha pospuesto para las siete de la tarde de hoy. 

Temas

Comentarios

Lea También