Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los jóvenes del Serrallo pintan un futuro mejor

Un mural de convivencia. Los brochazos de grandes dimensiones decoran una de las calles más conflictivas del barrio marinero 

Agnès Llorens

Whatsapp
Los autores de la pintura terminan su trabajo ante la mirada de familiares y amigos.  FOTO: Alba Mariné

Los autores de la pintura terminan su trabajo ante la mirada de familiares y amigos. FOTO: Alba Mariné

Los pinceles pueden ser armas poderosas para trazar nuestros deseos. Este es el argumento que defiende la iniciativa ‘Pintem el Serrallo’, que ayer domingo culminó su cuarta jornada en el barrio marinero de Tarragona con la elaboración de un mural decorativo de grandes dimensiones elaborado por jóvenes —algunos de ellos, usuarios del CRAE Voramar— en el que destacan, con grandes pinceladas que nacen de colores vivos, aquellos elementos que más les gustan del entorno en el que viven.

Las embarcaciones y el clima mediterráneo, pero también las calles y el mar más sucio de lo que les gustaría. Estos son algunos de los ingredientes principales que integran esta nueva pared que, desde este domingo, adorna la calle Sant Andreu con la mirada de los chicos y chicas de 12 a 18 años que viven en esta zona de la ciudad.

Integrarles y ayudarles a expresarse para que expongan gráficamente sus ideas ha sido la principal intención de esta iniciativa que culminó ayer, después de cuatro intensas jornadas de trabajo en las que han aprendido algunos fundamentos de arte. 

«La intención principal es explicar que los jóvenes tienen mucho que decir y que opinan sobre lo que ven a su alrededor», explica Pere Grané, el artista que dirigió la última jornada con la que se culminó el mural. Su tarea ha sido complementada con las intervenciones de Armand i Rat Mas, que los domingos anteriores trabajaron con el grupo las estrategias de graffiti y pintura mural, en una iniciativa que surge de la iniciativa Port Solidari, con el apoyo de los integrantes de la Associació de Veïns del Barri del Serrallo.

Ante la mirada de curiosos y de familiares, cerca de una veintena de jóvenes artistas se enfrentaban a la rugosidad de la pared para hacer aparecer colores y formas con las que expresan qué significa para ellos vivir en el Serrallo.

«En general, el mural muestra que los jóvenes se sienten orgullosos de su entorno, pero esta técnica también les permite mostrar aquellos elementos que no les gustan, como la suciedad de algunas calles o la falta de cuidado del medio ambiente», argumenta Grané.

Su manera de explicar esta realidad es mostrar el mar como elemento central de la pintura, aunque salpicado por manchas de suciedad que también se evidencian en la pared. A parte del resultado artístico, tanto Port Solidari como l’Associació de Veïns dels Serrallo remarcan la importancia de un acto que unifica la opinión de los adolescentes. 

Durante la ejecución de la pintura, el máximo responsable de la entidad vecinal, David Martín, se mostraba satisfecho del resultado obtenido. «Cualquier iniciativa que nos permita dignificar espacios de manera creativa es bienvenida», argumentaba el presidente de l’Associació de Veïns del Serrallo mientras finalizaba la ejecución del mural, que ocupa un espacio de grandes dimensiones en una calle sin salida, hasta ahora dominada por la suciedad.

Para Martín, es evidente que las propuestas que sirvan para  expresar la opinión de los vecinos son «muy bienvenidas». La pintura que desde ayer decora la calle Sant Andreu linda con una vivienda que, en los últimos meses, ha sido noticia por los casos de ocupación ilegal e inseguridad ciudadana, una situación que, según Martín, en la actualidad sigue viva.

«El problema es de largo alcance y no está erradicado, pero se mantiene la vigilancia policial», añade, mientras considera que «acciones como el mural quizás puedan servir de ayuda». 

Temas

Comentarios

Lea También