Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los locales de Les Gavarres piden que se revierta el cambio de circulación

Una encuesta de los establecimientos muestra que los usuarios estarían contra las calles de un solo sentido. El Ayuntamiento defiende que ha mejorado la seguridad y la fluidez

Norián Muñoz

Whatsapp
Los sábados por la tarde son el momento más crítico de circulación de coches en el polígono comercial y de ocio. FOTO: Pere Ferré

Los sábados por la tarde son el momento más crítico de circulación de coches en el polígono comercial y de ocio. FOTO: Pere Ferré

Hoy sábado por la tarde habrá pocas escenas más predecibles en la ciudad que la que podrá encontrarse  en Les Gavarres y sus accesos. Si se llega, además, por la macro-rontonda de la T-11, el caos circulatorio y la incertidumbre están asegurados. En noviembre pasado el Ayuntamiento de Tarragona, con la intención de mejorar la circulación del parque comercial y de ocio y sus accesos, cambió el sentido de circulación de las dos principales calles del polígono, que pasaron de ser de subida y de bajada a tener un solo sentido de circulación.

Pasados los meses, los principales comerciantes del complejo, agrupados en la Agrupaciò d’Interès Econòmic, AIE, Les Gavarres Parc Comercial i d’Oci, hacen una petición formal al consistorio para que se dé marcha atrás y se vuelva a los carriles de subida y bajada. Así lo explica Ramón Rull, gestor de la agrupación, quien señala que el principal argumento es la disconformidad de los usuarios. 

Para ello se apoya en una encuesta realizada por la agrupación a través de su página de Facebook y en la que los usuarios participaron sin que hubiera ningún incentivo de por medio. En dicha encuesta un 72% de los usuarios dijo no estar a favor del cambio, frente a otro 28% que sí lo está.

Rull también otorga valor a los comentarios de la encuesta (889 votos) en que varios usuarios se quejan de las vueltas que hay que dar ahora para moverse de un establecimiento a otro. Más allá de la percepción de los usuarios, los comerciantes se quejan de que si bien la fluidez ha mejorado en algo los fines de semana, durante los días laborables ha aumentado mucho la velocidad a la que circulan los coches, con el consecuente aumento de riesgo de accidentes. 

También apunta Rull que el cambio ha generado mucho congestionamiento en la rotonda que está a la altura del Mc Donalds, puesto que se unen los coches que vienen del Carrefour con los que han entrado de la T-11 y que sólo pueden entrar en un sentido. Además, apunta, el problema de la congestión de la macrorotonda tampoco se ha solucionado.

El conflicto viene de largo

Aunque el cambio de sentido en la circulación se puso en marcha durante el Black Friday, un momento que los comerciantes creen que fue más que inoportuno, lo cierto es que la propuesta viene de largo. De hecho, en 2011 el Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento ya quisieron hacer cambios en la circulación. Entonces los comerciantes interpusieron un recurso y consiguieron que se detuviera la medida.

Entre sus argumentos figuraba un estudio encargado a la empresa especializada Intelligent Mobility en el que se desaconsejaba el cambio de sentido. En el informe de la empresa ya advertía de que «la circulación en un mismo sentido generará una modificación en la percepción de los conductores de una mayor amplitud de los carriles de circulación, lo cual está demostrado que induce a un incremento espontáneo de la velocidad de circulación».

También apuntaba que el cambio obligaría a todos los usuarios a hacer un mismo circuito  y recorrer toda la calle Joan Amades (detrás de Decathlon), para poder llegar a la calle de Josep Maria Folch, donde estan la mayoría de los establecimientos. Alertaban también del incremento de la demanda de la rotonda de Mc Donalds.

Con todo, el año pasado, cuando el Ayuntamiento explicó de nuevo la intención de cambiar el sentido a los comerciantes, esta vez la oposición al cambio no fue unánime, y algunos decidieron probar a ver si se mejoraba la movilidad. A día de hoy vistos los resultados, señala Rull, están convencidos de que no fue una buena idea.

Mediciones a favor 

Pese a las quejas de los comerciantes, desde la Conselleria de Mobilitat del Ayuntamiento de Tarragona recuerdan que «la adopción del sentido único tiene por objetivo mejorar la seguridad de la zona, puesto que la coincidencia del doble sentido con numerosas entradas y salidas de centros comerciales provocaba que hubiera numerosos puntos de potencial conflicto. Ciertamente no se han producido atropellos o accidentes graves en la zona, pero sí que se tiene constancia de varios accidentes leves».

Alegan además que hay que tener en cuenta que la medida cuenta no sólo con el apoyo de los técnicos de movilidad locales, sino también con los de la Generalitat de Catalunya y Carreteras del Estado. Aseguran que el pasado mes de enero se hizo un análisis de la velocidad en las principales calles del polígono y «se confirma una buena fluidez la mayor parte del día en las principales calles del polígono, especialmente en la calle Joan Amades... La medida también ha supuesto un incremento importante de unas 100 plazas de aparcamiento en batería en las principales calles del polígono». También se ha dado luz verde a la construcción de un pequeño vial para que los turismos puedan acceder al Decathlon desde la calle Joan Amades sin necesidad de dar toda la vuelta al polígono.

Temas

Comentarios

Lea También