Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los mayores solos, la nueva cara de la exclusión social en Tarragona

El 28,7% de las personas de más de 65 años de la ciudad ‘viven’ solas, pero apenas se habla de las que se ‘sienten’ solas. Algunas iniciativas comienzan a poner el foco en el problema

Norian Muñoz

Whatsapp
La soledad no buscada comienza a ser un reto para las administraciones. FOTO: Pere Ferré

La soledad no buscada comienza a ser un reto para las administraciones. FOTO: Pere Ferré

De tanto en tanto aparecen noticias como la de la psicóloga Amanda Jospe, fallecida en su casa de Madrid en 2014 y hallada momificada en abril de este año. Es un caso extremo que llama la atención sobre el aislamiento en el que viven muchas personas mayores, pero que no habla de otro problema de unas proporciones todavía por descubrir: la soledad que sienten muchos ancianos independientemente de con quién vivan.

Algunas administraciones ya han comenzado a pensar que hace falta tomar cartas en el asunto. Gran Bretaña anunciaba a principios de año la creación de un Ministerio de la Soledad. La posibilidad de crear una Concejalía para la soledad también saltó a la campaña electoral de Barcelona.

Más solos en la Part Baixa

En Tarragona viven 20.267 personas de entre 65 y 85 años y 3.803 de más de 85 años. Además, por zonas de la ciudad, las diferencias son llamativas, según los datos del Institut Municipal de Serveis Socials, IMSS. En Sant Salvador, por ejemplo, las personas de 65 a 85 años son el 10,6% de la población, mientras que en la Part Baixa representan el 17,6%.

El 18,8% de la población en Catalunya tiene más de 65 años según el Idescat, En el 2030 serán el 22,3% y en el 2060 serán el 29,8% de la población

También hay diferencias en lo que respecta al tipo de hogares donde viven los mayores. En Campclar, por ejemplo, un 22,8% de las personas de más de 65 años viven solas, mientras que la proporción sube a 29,5% en la Part Alta (no solo se refiere al casco histórico, sino también a la zona centro que queda de la Rambla Nova hacia la Catedral) y llega al 31,25% en la Part Baixa. La media de la ciudad está en 28,7%.

Pura necesidad de hablar

Pero más allá de los números, Josep Miquel Beltrán, gerente del IMSS, y Francesc Roca, hasta ayer concejal de Serveis Socials, reconocían que toca ir más allá de lo meramente asistencial en las políticas dirigidas a los mayores.

El instituto gestiona la teleasistencia de 1.100 personas y la asistencia domiciliaria de 900 hogares en la ciudad. Además, en el curso que ahora termina (funcionan con el calendario escolar), 2.500 personas pasaron por los talleres de Gent Gran Activa en alguna de las 14 Llars de la ciudad o en equipamientos deportivos municipales. La oferta de talleres es tan amplia que abarca desde baile en línea hasta informática, pintura o aquagim.

No obstante, reconoce Beltrán, hace un tiempo que notaban que cuando iban a informarse de las actividades, muchas personas tenían una gran necesidad de hablar. Fue así como se puso en marcha en enero el Servei d’Asesorament Psicológic a la Gent Gran. La idea, apunta, no es suplir los servicios sanitarios, sino convertirse en un punto de escucha y además asesorarles sobre cómo ‘engancharse’ a la red.

Comer en compañía

Además, en el trabajo de cada día los técnicos municipales también detectaban que algunas personas, especialmente muy mayores, no se animaban a participar en actividades organizadas aunque tenían una gran necesidad de compañía.

Fue así como a principios de este mes se puso en marcha el programa Dinem en Companyia en la Llar Municipal de La Granja. La intención es sencilla, ofrecer un menú casero y sano (5,60 €) en colaboración con la fundación Formació i Treball a cualquier persona de más de 65 años empadronada en la ciudad dando prioridad a las que viven solas (los interesados pueden informarse en el teléfono 977 296 165).

Pero más allá de la alimentación, la idea es encontrar un nuevo espacio para relacionarse, una ‘excusa’ para salir de casa y encontrarse con otras personas. Se trata de un programa piloto que podría ampliarse a otras Llars de la ciudad. De hecho, ya varias han demostrado su interés.

La iniciativa, explicaba Roca, es apenas la punta de algo más ambicioso, la implantación del proyecto Radars, tal como funciona en Barcelona. En este proyecto los comerciantes de cada barrio y los diferentes actores se encargan de  ‘vigilar’ en el buen sentido a los ancianos que viven solos. El Ayuntamiento de Tarragona ha estado recibiendo formación con los responsables en Barcelona y preparan la firma de un convenio para ponerlo en marcha en la ciudad. El nuevo consistorio tendrá la última palabra.

Whatsapp contra el aislamiento

El 44% de las personas mayores de 65 años reconoce que utiliza las redes sociales, como Whatsapp y Facebook, como la vía principal para combatir la soledad y estar conectados a su entorno, según una encuesta realizada por la Associació Serveis Integrals per a l’Envelliment Actiu

Temas

Comentarios

Lea También