Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los mejores jóvenes matemáticos de Catalunya se miden en el Port

El Moll de Costa acogió la final del concurso Fem Matemàtiques, en el que este año participaron 13.000 alumnos

Norian Muñoz

Whatsapp
Una alumna respondiendo la fase individual de la prueba. FOTO: Alfredo González

Una alumna respondiendo la fase individual de la prueba. FOTO: Alfredo González

¿Qué hacían 70 chicos y chicas de toda Catalunya ayer sábado por la mañana a pocos metros del mar y con un clima estupendo? La respuesta es: matemáticas. Y es que el Moll de Costa fue el lugar elegido para celebrar la final de la 25ª edición del concurso Fem Matemátiques.

Este año el concurso contó con 13.000 estudiantes en toda Catalunya que se midieron primero, por grupos, en sus escuelas e institutos y, posteriormente, en las fases regionales.

En el concurso, que organiza cada año la Federació d’Entitats per a l’Ensenyament de les Matemàtiques a Catalunya (FEEMCAT), los alumnos competían en tres categorías: sexto de primaria y primero y segundo de ESO.

Los perfiles de los participantes eran de lo más variados. Había alumnos como Pau Solanas, de Barcelona, que estudia primero de ESO y reconocía que «siempre me han gustado las mates». Y otros que le han cogido el gusto más recientemente, como Xènia Doñate, de Banyoles y alumna de sexto de primaria. Reconocía que se había apuntado porque en su escuela, durante unos días, podían elegir entre hacer clases u organizarse en grupos para resolver los retos del concurso, y ella prefirió lo segundo «para poder hablar con mis amigos». Cuenta que «nunca pensé llegar hasta aquí».

Pensar y jugar

A la fase final los alumnos se presentaban individualmente. Las pruebas, aunque incluían algunos contenidos que se dan en el curso, en realidad tenían más que ver con la lógica y el razonamiento.

También hubo una gimcana en grupos por los alrededores del Port. Los alumnos tenían que ir resolviendo retos matemáticos y moviéndose en un mapa. En cada estación debían obtener una parte de un código que necesitarán al final de las pruebas para abrir una caja fuerte el estilo scape room. 

Las pruebas consistían, por ejemplo, en rellenar una botella con arena hasta 400 cc y calcular el error cometido, calcular el porcentaje de plazas para personas con discapacidad de un párking o elegir si les convenía comprar más un tipo u otro de billete de autobús.

En la categoría de sexto de primaria el primer clasificado fue   Anton Borisov, de la Escola Sant Josep de Reus; la segunda, Andrea Soler, de la Escola Betània Patmos de Barcelona, y el tercero, Nil Seró de La Salle, Tarragona.

 En primero de ESO el primer clasificado fue Tomàs Casadevall, del centre Sadako de Barcelona; la segunda, Adriana Aguiló, del Aula Escola Europea de Barcelona, y la tercera, Berta Ferrer, del Institut Moianès de Moià. En segundo de ESO el primer clasificado fue Amal el Dokkar Hamoudi, del Institut Ernest Lluch de Barcelona; la segunda, Laia Abio Buil, del Institut Sant Pol de Mar, y el tercero, Joan Villalba Rull, del Institut Poeta Maragall, de Barcelona. Los ganadores de sexto de primaria y segundo de ESO representarán a Catalunya en la final estatal que se celebra en Melilla y Jaén, respectivamente.

Este año la anfitriona de la prueba era la Associació de Professors de Matemàtiques de les Comarques Meridionals, APMCM, que comprende centros de les comarcas de Tarragona y las Terres de l’Ebre.  El concurso cuenta con el apoyo del Departament d’Educació de la Generalitat de Catalunya y este año también han colaborado el Port de Tarragona, la Diputació, el Ayuntamiento, el Museu de les Matemàtiques de Catalunya y Editorial Santillana.

La asignatura temida

Carme Vicens, coordinadora de la APMCM y profesora de matemáticas en Móra la Nova, reconocía que para muchos niños y adolescentes las matemáticas son una asignatura temida. Cree que la clave para revertir esta situación es conseguir maneras de enseñar en que los chicos se motiven con retos y experimentación.
Ese es, precisamente, uno de los  objetivos con los que nació hace 25 años el FEM Matemàtiques de la mano de tres profesores: Antoni Vila (Reus) y Elisabeth Saguer y Anna Pol (Girona). Siguiendo sus pasos, ayer los profesores presentes también aprovecharon para intercambiar ideas... Que apetezca hacer mates, hasta  en sábados soleados, está, en parte, en sus manos.

Temas

Comentarios

Lea También