Más de Tarragona

Tarragona Comercio

Los mercados Central y de Torreforta tendrán una plataforma ‘on-line’

La empresa de Mercats tiene previsto activar esta nueva herramienta el próximo mes de junio

NÚRIA RIU

Whatsapp
Los negocios del Mercat Central podrán potenciar la venta ‘on-line’ con la nueva plataforma. FOTO: PERE FERRÉ

Los negocios del Mercat Central podrán potenciar la venta ‘on-line’ con la nueva plataforma. FOTO: PERE FERRÉ

Cuando muchos negocios han acelerado en los últimos meses su adaptación al mercado on-line, la empresa municipal de mercados también quiere potenciar este canal de venta entre los paradistas de los mercados Central y de Torreforta. Espimsa abrió el pasado 16 de noviembre la licitación para una nueva plataforma de comercio electrónico, un concurso que sigue abierto y que debe permitir que «antes de junio de 2021» pueda entrar en funcionamiento la nueva herramienta. Así lo confirma el presidente de esta sociedad pública, Dídac Nadal, quien defiende que «el objetivo es mantener la esencia del mercado y ver si somos capaces de ocupar el espacio on-line que nos corresponde, dado que tenemos el mejor producto».

El concurso se pone en marcha, cuando desde el Mercat Central ya existe un servicio similar que impulsaron los propios paradistas. Se trata de la plataforma Al Mercat, que en un primer momento promovieron tres establecimientos, cuando aún estaban en la carpa provisional de la Plaça Corsini. Posteriormente, cuando se hizo el traslado se abrió la posibilidad de que se sumaran el resto de asociados. En total son catorce. Entre estos hay Montse Bertran, una de las instigadoras y que además es la presidenta de la Associació de Paradistes del Mercat Central. «Ya veremos después si pueden convivir o valoraremos qué tenemos que hacer», indica.

El canal de venta surgió a partir de la iniciativa de los negocios sin un concurso público. Y ahora es una cuestión que quiere enmendarse desde la empresa municipal. «Hemos ido funcionando durante todo este tiempo, pero somos una empresa de más de treinta años de historia y hay cosas que han cambiado. Había un sistema para ir funcionando, pero la idea es que todos estos servicios pasen por un proceso de licitación y de concurso», afirmaba el portavoz de Junts per Tarragona.

En total se han presentado dos ofertas, una de estas la ha hecho la misma compañía que está ofreciendo el servicio de cara a los paradistas, mientras que la otra corresponde a una empresa con experiencia en el sector, tras impulsar una aplicación en Barcelona dirigida a revitalizar el comercio de barrio y que, posteriormente, también adaptaron a los mercados.

Espimsa ha solicitado una aclaración técnica de una de las propuestas antes de llevarse a cabo el proceso de adjudicación. A partir de ahí, la ganadora del concurso tendrá que desarrollar la plataforma. «Era una asignatura pendiente, ya que nos permitirá poner esta herramienta a disposición de los usuarios y necesitábamos que hubiera una uniformidad», argumenta el presidente de los mercados.

El porcentaje de ventas del canal electrónico siempre se había mantenido en un discreto segundo plano entre los usuarios que ya disponen de este. Una tendencia que la pasada primavera, con el inicio de la pandemia sanitaria, consiguió romper todos los esquemas. «En marzo hubo una crecida muy bestia», indica Bertran. Algunas tiendas multiplicaron casi por diez los pedidos y, aunque los datos se han estabilizado, para algunos comercios la venta on-line puede alcanzar casi el 20% de su actividad. Bertran asegura que uno de los secretos es que «ofrecemos una gama muy amplia de productos».

Los mercados están ligados a la presencialidad y el cliente no podrá sustituir la experiencia directa con una aplicación o un ordenador. Pese a ello, Espimsa se plantea reforzar este canal como alternativa en aquellas situaciones en las que deba reducirse la afluencia. «Será una alternativa a la presencialidad», indicaba su presidente.

Según la presidenta de la Associació de Paradistes, la venta digital «necesita más atención» de cara a los negocios. «Cuando a un cliente le llega el paquete a casa, espera que esté todo implacable. Es como cuando esperas una compra de Amazon», añade Bertran. Para esta vendedora, esta trayectoria de más de seis años en el canal no presencial es una muestra de la «visión de futuro», de los paradistas del mercado. «Poco a poco, el Mercat Central se está convirtiendo en uno de los más punteros de Catalunya», defiende Bertran orgullosa.

La plataforma on-line debe ser el primer paso a la espera de que en una segunda fase pueda salir a concurso el servicio de entrega a domicilio.

Comentarios

Lea También