Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los muertos se dispararon un 60% durante el pico de la pandemia en Tarragona

El INE eleva a 3.337 los fallecidos en 2020 en la provincia, un incremento anual del 10% pero desbocado en marzo y abril, cuando el virus hizo estragos. La peor semana dejó 226 decesos

Raúl Cosano

Whatsapp
Una Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital catalán, durante las semanas más duras de la pandemia. FOTO: ACN

Una Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital catalán, durante las semanas más duras de la pandemia. FOTO: ACN

Un estudio experimental del INE publicado ayer arroja luz sobre la mortalidad de la pandemia en Tarragona. En la provincia se registraron hasta el 24 de mayo un total de 3.337 muertes, un 10% más que durante el mismo periodo del año pasado (3.033), según esta herramienta estadística habilitada para calibrar el alcance de la tragedia y que se irá actualizando.

El dato muestra inevitablemente el brutal impacto del coronavirus, aunque en una menor medida en un territorio que no ha sufrido el agravio como otros. En el global de España las muertes fueron un 24% más en relación al año pasado, con 43.945 fallecimientos más en las primeras 21 semanas, del 1 de enero al 24 mayo. En Catalunya las muertes, según esta nueva entrega de datos, han crecido un 41%, un dato inevitablemente marcado por el incremento del 51% de los decesos en Barcelona.

Este exceso de defunciones se concentra en los meses de marzo y abril, cuando la epidemia alcanzaba su pico, ahora bien visible desde la perspectiva, en Tarragona. De hecho, si se eliminan los dos primeros meses del año, en los que la mortalidad fue similar y no hay una tendencia a remarcar, se ve que los fallecimientos se dispararon en Tarragona el 36% entre marzo y abril. Pero más allá de esa cifra general, los gráficos permiten ver también dónde estuvo el pico en las comarcas tarraconenses, al menos en lo que atañe a defunciones. Fue entre la última semana de marzo (224 muertes) y la primera de abril (226), momentos álgidos y, a la vez, durísimos en los que la mortalidad se incrementó más de un 60% si se compara con los mismos periodos del año pasado.

En la última semana de marzo los fallecimientos subieron un 52% (224 frente a 147), en la primera de abril lo hicieron un 60% (226 frente a 141) y en la de mediados de ese mes un 66% (206 frente a 124). Cifras, todas ellas, que dan fe de esos días negros para las residencias y los hospitales, desbordados ante el avance imparable del SARS-CoV-2.

32 fallecidos al día

Para hacerse una idea del impacto de esas jornadas infaustas, otra comparativa: en la semana más fatal del virus morían 32 personas al día en Tarragona, cuando la media es de 19, según el balance de los últimos años. Hay que tener en cuenta, eso sí, que no se contabilizan ahí solo los muertos por Covid-19 sino la cifra global.

Lo mismo ocurrió en España. El INE expone que «la semana del año 2020 con mayor número de defunciones fue la 14, que va del 30 de marzo al 5 de abril, con 20.575 personas fallecidas, un 154,6% más que en la misma semana de 2019». También indica que a partir del 18 de mayo las cifras vuelven a la normalidad. En esa última semana del estudio «el número de defunciones se estima en 7.470 personas, cifra similar a las 7.429 de la misma semana de 2019». En Tarragona, la llegada del mes de mayo supuso un descenso hacia la normalidad, aunque en las siguientes semanas el número de decesos ha seguido siendo superior al de otros años.

Curiosamente, en enero de 2018 se registró, por la epidemia de gripe, una cifra similar de fallecidos

Pese al baile de cifras que suele haber alrededor de los recuentos, los datos concuerdan, más o menos, con los fallecimientos registrados y que ha ido haciendo públicos el Departament de Salut de la Generalitat a lo largo de estas semanas. Entre el 15 de marzo, fecha oficiosa del inicio de la pandemia –y también del estado de alarma–, y el 24 de mayo, hubo 1.719 muertos en las comarcas tarraconenses. En ese mismo periodo, en 2019 se registraron 1.290 óbitos, un saldo de 429 menos, una cifra muy similar a los fallecidos oficiales por coronavirus en Tarragona.

La insólita mortalidad de 2018

Hay una conclusión sorprendente a la vista de las defunciones estimadas hasta el 24 de mayo en Tarragona. El número de fallecimientos totales, siendo superior al del año pasado, prácticamente es igual al de 2018. De hecho, las cifras de la semana más letal de la Covid-19 (226 muertos) son prácticamente idénticas a las de la primera semana de 2018 (223 fallecidos), algo que se explica por la especial virulencia de la epidemia de la gripe en aquel año, cuando el número de fallecidos por esa enfermedad respiratoria en Catalunya creció un 74%. El balance del INE en Tarragona también muestra un incremento de muertes por esta patología.

Por edades, los mayores aumentos acumulados de defunciones en las primeras 21 semanas en España se dan entre los mayores de 90 años (con 12.824 fallecimientos más, un 27,2% más que en el mismo periodo de 2019) y en los del grupo de edad de 85 a 89 años (con un aumento de 10.006 fallecimientos, un 25,0% más). Por su parte, en las edades inferiores a 54 años apenas hay diferencias respecto a las defunciones registradas en las mismas semanas del año 2019, según estos datos del INE, que aborda el estudio con la aportación de los Registros Civiles combinados con información histórica de la Estadística de Defunciones.

Las estimaciones extraídas del INE son muy parecidas a las del primer gran estudio sobre mortalidad en la pandemia realizado fuera del Gobierno, el de la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios (Aesprof). Este colectivo sostiene que el número real de fallecidos por coronavirus en España desde el 14 de marzo hasta el pasado 25 de mayo es de 43.985. Se trata de una cifra superior en un 56,6% a la reconocida por el Ministerio de Sanidad, que para ese periodo solo admite el fallecimiento de 28.109 pacientes, o sea 15.876 decesos menos.

El INE, no obstante, apela a tomar estos análisis con cautela y a ponerlos en contexto. El organismo público insiste en que «dado que estos datos reflejan la mortalidad sin distinguir causas, no se puede medir de forma exacta el impacto de la pandemia de la Covid-19, pero sí se observa un considerable aumento en el número de defunciones en España».

Temas

Comentarios

Lea También