Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Los niños del campo de fútbol sí notaron picores por la nube tóxica'

El alcalde de La Canonja considera correcta la información recibida y la gestión del incidente
Whatsapp
La fuga de vapores nitrosos provocó una nube de color anaranjado que se desplazó hacia Bonavista.  Foto: José Ángel Biel/DT

La fuga de vapores nitrosos provocó una nube de color anaranjado que se desplazó hacia Bonavista. Foto: José Ángel Biel/DT

«En el campo de fútbol de Bonavista había entre 60 y 80 niños entrenando, así como adultos. Muchos notaron picores en los ojos y en la garganta». Ramon López, presidente de la Associació de Veïns de Bonavista, asegura que la nube tóxica que se formó el pasado lunes por la tarde tras una fuga de ácido nitroso en la empresa Nitricomax SL de La Canonja sí llegó al barrio. López critica que las autoridades de Protecció Civil minimizaran la fuga química: «Había gente que estaba llorando. Y la situación no fue a más porque debió cambiar la dirección del viento». Añade que no tiene constancia de que ninguno de los afectados fuera atendido en un centro médico. El óxido nitroso no es un producto tóxico, pero sí irritante. Su contacto con las personas origina escozor en los ojos y en las mucosidades.

Ante la situación vivida, piensa contactar con partidos y grupos ecologistas para analizar el tema, «ya que es la segunda vez que pasa en poco tiempo en la misma planta. Queremos saber qué medidas piensan tomar tanto el Ayuntamiento de Tarragona como el de La Canonja».

López recuerda que antes de un simulacro le llaman al móvil para advertirle, «y cuando pasa algo, nadie llama». Por ello, pide tanto a las empresas químicas o a los Ayuntamientos «que se pongan las pilas» para que situaciones de este tipo no se vuelvan a producir.

 

Desde La Canonja

Por su parte, desde el vecino municipio de La Canonja, su alcalde electo, Roc Muñoz, asegura que la información recibida desde el Cecat (Centre d’Emergències de Catalunya) fue «correcta», aunque añadía que «todo se puede mejorar. He hablado con el delegado del Govern de la Generalitat en Tarragona, Joaquim Nin, y le he dado mis impresiones y sugerencias –que no quiso desvelar–. Espero que en los próximos días, cuando se reúnan los técnicos de la Generalitat, lo tengan en cuenta».

Muñoz considera que la gestión del incidente fue positiva, y más teniendo en cuenta que con las redes sociales actuales «la información corre como la pólvora». Es más, «creo que no tenemos que ser alarmistas con esta historia. Las cuestiones se tienen que gestionar con seny. No se tiene que alarmar a la población si no es necesario».

Sobre la no activación de las sirenas, Muñoz afirma que «si los técnicos entendieron que no lo tenían que hacer, ellos son los responsables. Yo confío en esta gente, porque son profesionales y son los que tienen la responsabilidad». De todas maneras, no entiende por qué los vapores salieron por abajo, en vez de dirigirlos hacia la chimenea.

El alcalde electo recordó que la Guàrdia Municipal informó de lo que estaba ocurriendo a los centros neurálgicos de la población. Los agentes fueron al campo de fútbol para pedir a las personas que no fuesen a entrenar. «Y al cabo de veinte minutos sabíamos que ya no había peligro». Para él, sí que se tendrían que hacer más ejercicios de activación de sirenas «para que la gente estuviese más preparada. «Se lo dije en otra ocasión a Joaquim Nin», aseveró.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También