Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Los niños podemos cambiar las cosas'

'Yo soy uno de ellos' es el lema de este año de un evento que organiza la iglesia católica. Un total de 280 alumnos de Tarragona han participado en un concurso de cuentos sobre la solidaridad
Whatsapp
Marina Rubio, a la derecha, una de las finalistas del concurso, junto a su clase de las Carmelites de 4º C. Foto: Lluís milián

Marina Rubio, a la derecha, una de las finalistas del concurso, junto a su clase de las Carmelites de 4º C. Foto: Lluís milián

«... Otros sólo veían su pobreza, pero el valor de vivir así es impresionante, y ojalá este valor lo tuviera todo el mundo». Así reza una parte del texto de Anna Tocados, una niña de 11 años del colegio Lestonnac-L’Ensenyança, que resultó primer finalista del concurso de cuentos de Infancia Misionera que se ha organizado en toda España.

La segunda finalista, Marina Rubio, de 9 años, estudia en el Col·legi Mare de Déu del Carme y plantea: «Todos somos hermanos, y hay muchas acciones que se pueden llevar a cabo: aprovechar bien la ropa, no tirar los alimentos, no dejar que se echen a perder...» Ayer ella y sus compañeros de la clase de 4º C recibieron la visita de Ana González, delegada de Misiones de Tarragona, quien quiso darles personalmente las gracias por participar en el concurso de cuentos sobre la solidaridad y la igualdad de oportunidades. «Los niños podemos cambiar las cosas», aseguraba Marina.

En total participaron 380 niños de cinco escuelas de la ciudad. Además de L’Estonnac y Carmelites, se sumaron Teresianes, Sant Domènec y El Carmen. El jurado estuvo compuesto por miembros de la Escola de Lletres de Tarragona y los dos cuentos de Tarragona formaron parte de los 70 finalistas a nivel estatal. El concurso lo ganó, finalmente, un niño de Ourense.

Jornada el domingo

El concurso de cuentos es una de las acciones que se han realizado este año para animar a participar en la jornada Infancia Misionera que cada año organiza la iglesia católica y cuyo lema es ‘Los niños ayudan a los niños’ y, esta jornada en particular: ‘Yo soy uno de ellos’.

Durante la jornada se invita a los niños a orar por otros niños y se les pide un pequeño donativo. Como la jornada tiene un carácter ‘pontificio’ es el Papa quien decide en qué proyectos se invierten los fondos obtenidos en todo el mundo.

Maria José Muñoz, directora de las Carmelitas, explicaba que estas actividades tienen mucho valor para los niños y les dan la oportunidad de ponerse en la piel de otros, de valorar lo que tienen y de tomar conciencia de las dificultades que pasan otros pequeños, no sólo en sitios lejanos.

González explica que actualmente la Arquidiócesis de Tarragona tiene 42 misioneros en activo repartidos por el mundo, especialmente en América Latina. Reconoce, además, que las donaciones para las misiones han ido bajando en los últimos cinco años.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También