Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Los padres que aparcan mal tienen mucho morro"

Agria polémica en las redes por los atascos en los colegios de Tarragona. Los padres replican: "Los que os quejáis no tenéis hijos en edad escolar"

Xavier Fernández

Whatsapp
Imagen del pasado miércoles poco después de las cinco de la tarde en el Camí del Cementeri, situado justo enfrente del colegio Sant Pau, en Tarragona. Foto: Lluís Milian

Imagen del pasado miércoles poco después de las cinco de la tarde en el Camí del Cementeri, situado justo enfrente del colegio Sant Pau, en Tarragona. Foto: Lluís Milian

«En mi época o ibas andando o había un autobús que llevaba a los niños de los barrios al colegio. Creo que nos hemos vuelto muy comodones», decía ayer Carme en facebook.

«Es una vergüenza. Para los vecinos que vivimos cerca de los colegios es una tortura. Me parece patético que la Urbana no actúe. Ni quince minutos ni nada, que los multen a todos y ya verían como de repente ya no es tan necesario coger el coche. Vaya ganas de contaminar y gastar en combustible, con lo sano que es andar. Luego nos alarmamos de que haya obesidad infantil», incidía Kitty.

Las de Carme y Kitty eran dos de las opiniones contra la actitud de los padres que llevan al colegio a sus hijos o los recogen en coche y aparcan en doble fila con el consiguiente caos de tráfico.

La respuesta de los padres que se sintieron aludidos no se quedó corta: «¡Qué gracia me hacéis los que decís que vayamos andando. O no sois padres o lleváis a vuestros hijos a colegios a cien metros de vuestra casa. Yo vivo a cinco kilómetros del colegio y por narices tengo que coger el coche y aparcarlo como buenamente puedo, intentando molestar lo menos posible. Es como si a los que les gusta participar en maratones, bicicletadas, etc... les dijéramos que las fueran a hacer a la Mussara para no molestar. He estado viviendo más de 25 años en el centro, sufriendo cortes, atascos, retenciones, ruidos de conciertos... y aún sigo vivo. Seamos un poco más tolerantes», reclamaba Fernando.

‘¡La madre que os parió!’

Más duro era Juanma: «¿Padres comodones? ¿Vergüenza? ¡La madre que os parió! ¡Qué sabréis! Si vives en Campoclaro, la Floresta, Torreforta y no hay una pu... plaza para tus hijos. ¿Creéis que es de buen gusto tener que coger el coche? Ojalá nunca tengáis el mismo problema. La causa la sabemos todos».

Muchos de los comentarios insistían en que los padres deben ir andando o en bus y no faltaban las críticas por la falta de aparcamiento gratuito. «Si hubiera párkings disuasorios gratuitos esto no pasaría. Sitio hay. Lo que pasa es que prefieren que aparquemos en sitios donde tranquilamente nos pueden jod.. el coche», apuntaba Pauloba, en un foro relativo a la noticia de que el Ampa del colegio Tarragona (situado en la parte trasera del hospital Joan XXIII) ha pedido a la Guàrdia Urbana que sancione a los padres que aparcan en la rampa de acceso a Urgencias o en doble fila en la calle.

El Ampa del colegio Tarragona tiene un convenio con un párking cercano por el que los padres pueden aparcar 49 horas durante el curso escolar por 30 euros. Varios progenitores dejan el coche bien estacionado y se ahorran los nervios y las dobles filas, que pueden provocar algún atropello de un niño al que un conductor no vea por estar tapado por un automóvil mal aparcado.

‘Media hora de cháchara, no’

También había posturas intermedias, como la de Abel: «Es normal que los padres que viven fuera de la ciudad utilicen el coche. Los que dejan a los niñ@s y van directos al curro también, pero aparcar en doble o triple fila y estar media hora de cháchara, no. A algunos sólo les falta meter el coche en la clase». El lunes pasado había una decena de coches en la calle Estanislau Figueres a las 16,30 (los chavales salen a las 17 h.) y la mitad estaban vacíos, sin conductor. Es la zona de las Carmelitas y las Dominicas. Una situación similar se repitió el martes en la Plaça de la Pagesia, en la Part Alta, a metros del Lestonnac.

Úrsula explicaba que «me parece horrible la situación. Yo sufro este problema cada día en el César August. Es un descontrol. No podemos pasar por el paso de peatones ni salir del párking de nuestra casa porque dejan el coche allí alegremente a la entrada o salida y están tres horas. Hablan o se toman un café o yo que sé. A la Urbana ni se la ve el pelo desde hace por lo menos dos años. Si protestas, te miran como si fueras la mala. Un desastre».

‘Un poquito de civismo’

Belén repartía responsabilidades por los atascos: «Ahora va a resultar que el caos en Tarragona lo causamos sólo los padres que vamos a recoger a nuestros hijos. ¡Venga! Un poquito de civismo entre todos y buenos modales, que se nos están olvidando».

Opiniones para todos los gustos. Y perjudicados, como Eva: «Estaba empezando mis prácticas y me quedé atrapada (por el atasco escolar). Me tocó parar el coche de la autoescuela. Ya iba muy nerviosa y peor aún con la situación que viví por este problema».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También