Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Los partidos del Nàstic no nos dejan entrar ni salir de casa’

Tras los últimos partidos celebrados en el Nou Estadi, la tensión entre los vecinos de las parcelas Iborra y la Guardia Urbana ha aumentado

Beatriz Sánchez

Whatsapp
Amparo Suárez, vecina de las parcelas Iborra, leyendo la multa que le pusieron a su hijo. Foto: pere ferré

Amparo Suárez, vecina de las parcelas Iborra, leyendo la multa que le pusieron a su hijo. Foto: pere ferré

Los propietarios de las parcelas Iborra, situadas al lado del Nou Estadi, se quejan de que cuando en el campo del Nàstic se disputan los partidos no se les permite ni la entrada ni la salida de sus casas. 

Estos cerca de 50 vecinos se sienten incomunicados cuando el equipo de la ciudad celebra algún partido en su campo. Se cierra todo el perímetro de la urbanización y la Guardia Urbana no les admite ni la entrada ni la salida. 

Amparo Suárez es una de las indignadas. Su hijo, en uno de los últimos partidos que se hicieron, cuando fue a entrar a su casa, como de costumbre, la Guardia Urbana le negó el paso. Cuando él insistió en su derecho a entrar a su propiedad no se encontró más que una negativa por parte del guardia. Pero el asunto no quedó allí, después de unos días recibió una multa de 100€ y la pérdida de 4 puntos

«Estoy muy enfadada, parece que nos quieren tomar el pelo con todo este asunto. Es increíble que a mi hijo le hayan retirado 4 puntos por querer entrar a casa. Aquí casi todos somos personas mayores, el día que haya alguna emergencia, ¿qué pasará? ¿Tampoco dejarán que entre una ambulancia?», añade Amparo. 

El ambiente que se respira en esta urbanización es de intranquilidad e incertidumbre. Tras comprobar que por insistir en lo que ellos creen su derecho les puede suponer una multa, se le suma el enfado y la indignación.  

Por parte de la asociación de vecinos ya han presentado un escrito al Ayuntamiento de Tarragona para protestar ante esta situación. Pero lo que más les preocupa es si esto continuará de la misma manera de cara a la temporada que viene. Además de no poder acceder a sus viviendas, se sienten amenazados al ver que por protestar pueden llegar a perder puntos de su carnet
A parte de esta problemática, los vecinos llevan años reclamando unos servicios que al parecer nunca llegan. No hay alumbrado en la calle, lo que resulta peligroso en muchas ocasiones. «Una noche subía la calle con el coche y había unos chicos con el monopatín. Al no haber alumbrado por poco nos llevamos un susto... Es muy peligroso y nos sentimos inseguros si queremos salir de noche a la calle», cuenta Amparo.

Situación actual de los contenedores de la zona. Foto: Pere Ferré

La urbanización tampoco dispone de la recogida de basuras. Tanto es así que los desperdicios que se vierten en los contenedores llevan tiempo acumulándose. Asimismo, son muchas las personas que vienen expresamente a esta zona a tirar escombros, los cuales también se amontonan en el descampado donde se sitúan los contenedores.

Otro factor por el cual estos vecinos protestan es que los alrededores de la zona no están cuidados y por lo tanto toda la maleza que hay les preocupa mucho. «En el caso de que un día hubiera un incendio las casas se quedarían totalmente acorraladas por el fuego en cuestión de segundos por la gran cantidad de matorrales descuidados», dicen.

Todo este cúmulo de carencias de los servicios básicos en una zona habitada «hace pensar que por parte del Ayuntamiento de Tarragona se está dejando de lado a esta urbanización para ejercer cierta presión a los vecinos y que acaben desalojando sus viviendas», ya que, las parcelas Iborra tienen la orden de derribo a raíz del Plan de Ordenación Urbana Municipal (POUM)

Temas

Comentarios

Lea También