Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los partidos que no hablan de la independencia

No hablan del Procés. No tienen representación pero son clásicos de las urnas y logran los avales con holgura. Son PACMA y Recortes Cero

Raúl Cosano

Whatsapp
Ruth Clemente, de Recortes Cero, y Miguel García, del PACMA. Ambos se presentan por Tarragona.

Ruth Clemente, de Recortes Cero, y Miguel García, del PACMA. Ambos se presentan por Tarragona.

Eluden el eje central ideológico de la campaña –independencia sí o no– y por ello, además de por no tener representación, van de ‘outsiders’. Pero no. PACMA y Recortes Cero son dos partidos populares, unos clásicos de las urnas, extraparlamentarios y que aspiran a, por una vez, colarse en las instituciones. El 21-D no es una excepción. Ambas formaciones se presentan, y solamente eso es a veces un éxito, porque conseguir los avales necesarios para formalizar y proclamar la candidatura no resulta nada sencillo. Dos partidos en la circunscripción por Tarragona, Per un Món Més Just y Ciudadanos Unidos Libres, se quedaron por el camino. Pero las elecciones del 21 de diciembre no son sólo cosa de los siete partidos mayoritarios y con presencia en el Parlament, a saber: Junts per Catalunya, ERC, PSC, Ciutadans, Catalunya En Comú-Podem, CUP y PP. A ellos se añade el caso especial de Diàleg Republicà, una marca blanca de ERC presentada en caso de que el partido de Oriol Junqueras y Marta Rovira fuera ilegalizado y que, en principio, no entraría en campaña. 

En ese ecosistema, PACMA y Recortes Cero son dos viejos conocidos del votante, que siempre encuentra la papeleta dispuesta para ir en la urna. Sus siglas van creciendo a cada nuevos comicios aunque aún están lejos de lograr disputados y escaños, sobre todo por la provincia de Tarragona. 

Los animalistas, que fundaron su partido en 2003, fueron la primera fuerza que el 27-S de 2015 se quedó fuera del Parlament, después de Unió. Sin embargo, desde 2010 han logrado duplicar sus votos en Catalunya. Recortes Cero se constituyó como plataforma en 2014, después de toda la escalada de ‘tijeretazos’ en las administraciones. En las autonómicas del año siguiente cosechó más de 14.000 votos. Ambos andan lejos de ganar al menos un escaño, pero no cejan en su empeño.

Miguel García, cabeza de lista del PACMA por Tarragona

Contra los toros y las granjas

Ni DUI ni 155. Aquí se habla de bous, de granjas de cerdos, de purines, de acuíferos contaminados, de acabar con la caza, de cerrar el recinto de cría de macacos en Camarles. Allí se ha ido esta semana Miguel García, candidato del PACMA por Tarragona al Parlament el 21-D. El partido animalista, un veterano de los envites electorales, no habla de independencia. «Estamos hartos de que nunca sea el momento de hablar de las terribles condiciones de vida de los animales, de que nos estamos cargando Catalunya y todo el planeta. Nunca se habla de esto, y a nosotros es lo que nos preocupa. Lo que nos une es que hay unos problemas que no podemos aplazar», indica contundente Miguel. 

El PACMA es el partido ecologista y animalista por excelencia. «Por primera vez hemos querido hacer una campaña sin carteles, sin imprimir ningún papel, respetando el medio ambiente. Sólo usamos medios digitales», añade el candidato por Tarragona. 

El PACMA también habla de justicia social y de recuperar los derechos perdidos, pero por encima de todo coloca un frente: la defensa de los animales y del medio ambiente. «Catalunya tiene un problema gravísimo y es el de la enorme cantidad de granjas de cerdos que existen. Hay más cerdos que personas. Hay cerca de ocho millones de cerdos. Matamos 20 al año. Somos la fábrica de engorde de cerdos de Europa. Nos llenan de excrementos y purines», señala Miguel García. 

El candidato por Tarragona continúa arrojando datos: «El 41% de los acuíferos están contaminados por esos purines procedentes de granjas. Hay 142 municipios que no tienen acceso al agua potable». A eso se añaden las «condiciones de infierno» en las que viven los animales. 

Al PACMA se le puede encontrar en numerosas luchas. Una de ellas, muy vinculada a la provincia, es la pugna por el cierre de la granja de monos que hay en Camarles (Baix Ebre), «porque estamos en contra de la experimentación animal». Existe otro frente tarraconense de actuación. «Nuestro objetivo es acabar con todas las fiestas animales donde haya maltrato animal. Ahí tenemos una espina clavada muy fuerte. No se ha avanzado mucho y es un tema que tenemos sobre la mesa».

No quedan ahí las promesas del programa electoral. «Queremos acabar con todos los circos y montar un centro de recuperación de animales. También trabajaremos para terminar con todas las modalidades de caza y endurecer las penas por maltrato animal». 

El código animalista, más allá de la batalla antitaurina, lleva tiempo calando hondo en capas amplias de la población. El auge del veganismo, con ideas afines, ha servido para dar al PACMA un nuevo empujón. «Cada vez que nos presentamos doblamos votos, aunque es muy difícil conseguir representación», reconoce Miguel.

El partido consiguió algo más de 30.000 sufragios en 2015, el 0,73% del total. «Para entrar en el Parlament habría que llegar al 3% de los votos emitidos, y eso quiere decir más de 100.000 apoyos», relata Miguel desde la granja de macacos de Camarles, escenario elegido por el equipo del PACMA para ubicar sus vídeos y recoger parte de su material de campaña. Para ellos, la barbarie contra los animales se resume bien en ese lugar envuelto en una polémica cíclica: «Queremos prohibir la experimentación animal. Aquí se crían especies que luego tienen como fin los laboratorios de experimentación de toda Europa». 

Ruth Clemente, cabeza de lista de Recortes Cero por Tarragona

Por el reparto de la riqueza

Ruth Clemente, licenciada en Filología Hispánica, alterna sus clases en Secundaria con la campaña del 21-D. Valenciana de nacimiento pero vecina de Amposta desde hace más de 20 años y profesora en el Institut Els Alfacs de Sant Carles de la Ràpita, habla a regañadientes de la independencia, el tema por excelencia en los debates políticos que desvía el foco de lo que Recortes Cero quiere denunciar: «El objetivo es entrar en el Parlament para defender la unidad del pueblo trabajador». 

Recortes Cero, un partido surgido en plena crisis –año 2014– y a golpes de gritos de indignación, se erige en la izquierda que dice no a la independencia y no a los recortes. Ruth habla del 1-O como de una estafa antidemocrática y arremete igualmente contra Rajoy y el PP por ser responsables de buena parte del descenso de inversiones en ámbitos como la salud o la educación. Tampoco CiU, ahora Junts per Catalunya, escapa del azote. ¿Y el Procés?: «Proponemos un debate abierto y real durante cuatro años, dentro de la sociedad, donde todas las posiciones puedan expresarse por igual. Hay que unir todo lo que se ha roto. Todo lo que se ha hecho ha sido por imposición. Se tiene que restablecer el consenso». 

En Recortes Cero hay otro mandamiento. «No se puede ir dando bandazos ni cambiando de opinión ni pactar con los que han hecho recortes. Aquí sólo se habla de la independencia pero se olvida que Catalunya está a la cabeza de todos los recortes y también de la desindustrialización», narra la profesora ebrense. 

La defensa de la soberanía nacional o la redistribución de la riqueza son otros caballos de batalla de esta formación que fue, a al principio, una plataforma donde confluyeron multitud de corrientes y movimientos sociales, entre ellos colectivos ecologistas. Recortes Cero habla del blindaje constitucional de las pensiones, de aspirar a un gobierno de progreso o de apoyar todas las luchas solidarias, recogiendo la tradición de la izquierda pura, bebiendo en ocasiones del marxismo-leninismo. 

Ruth, que procede del activismo en la universidad y de partidos como Unión Comunista de España, ya se presentó por Tarragona en 2015. Logró en toda Catalunya 14.444 votos, el 0,35%, cifras muy alejadas de una quimérica entrada en el Parlament. «Vamos creciendo en cada nuevas elecciones. Somos una coalición electoral con bastantes organizaciones dentro. Hay mucha gente que nos está apoyando», añade Clemente. El manifiesto ‘Yo confío’, que se difunde estos días por las redes, recoge el apoyo de algunos artistas de referencia, caras populares como la del pintor Antonio López, el poeta Luis Antonio de Villena, el diseñador Javier Mariscal, el escritor Juan José Millás o el director de cine Fernando Colomo. El texto viral muestra su apoyo a Nuria Suárez, candidata a la presidencia de la Generalitat. 

Ruth Clemente, su homóloga por Tarragona, sabe de movilización de base, en la calle: ha estado al frente de todas las luchas políticas y sociales de las últimas dos décadas, desde los recortes en sanidad hasta la batalla contra la ley mordaza. Ahora lidera esta lista que ha logrado superar el umbral de avales. La ley determina que los partidos tienen que conseguir el 0,1% del electorado en firmas para poder acudir a las urnas. «Lo hemos conseguido sin problemas. Ahora nos queda entrar en el Parlament, aunque sabemos que será muy complicado», concluye Ruth Clemente. 

Temas

Comentarios

Lea También