Los propietarios de mascotas apuestan por los seguros de responsabilidad civil

Las aseguradoras reconocen que en Tarragona no proliferan las pólizas de asistencia veterinaria. El Ayuntamiento obliga a tener cubiertos a los perros potencialmente peligrosos

Eduard Castaño

Whatsapp
Imagen de un anuncio de una compañía aseguradora en una póliza de asistencia veterinaria. FOTO: DT

Imagen de un anuncio de una compañía aseguradora en una póliza de asistencia veterinaria. FOTO: DT

Cada vez son más las corredurías y empresas de seguros que apuestan por ofrecer sus servicios con una póliza destinada a los animales de compañía. Los seguros para mascotas son productos específicos que las aseguradoras han ido desarrollando en los últimos años hasta conformar unas pólizas parecidas a las de salud de las personas, aunque adaptadas a los animales. Las hay de todo tipo, desde las que sirven para reducir las facturas del veterinario hasta proteger a los animales, además de cubrir posibles daños que ocasionen a terceros.

Tarragona es una ciudad en la que están creciendo este tipo de seguros, especialmente las que afectan a perros y gatos de compañía. A pesar de que no es obligatoria su contratación para todos los animales, siempre hay excepciones. La ley obliga a que los propietarios de los Perros Potencialmente Peligrosos (PPP) contraten una póliza que tenga cubierta la responsabilidad civil. En la aseguradora AMA de Tarragona señalan, por ejemplo, que «este tipo de pólizas han ido creciendo en los últimos tiempos. Actualmente, tenemos más de un centenar de contratos de este tipo. Las cifras suben paulatinamente año a año. Nosotros hacemos una media de 2 ó 3 pólizas cada semana de razas potencialmente peligrosas».

También recuerdan que «es posible asegurar a nuestros animales de compañía con pólizas de hogar (multirriesgo) y con el seguro de responsabilidad civil familiar. Y, en estos casos, habrá que especificar exactamente su cobertura».

Cobertura de 150.253 euros

Precisamente, la ordenanza del consistorio de Tarragona que hace referencia a la licencia por tenencia de perros potencialmente peligrosos señala que, a la hora de dar de alta al animal en el censo, una serie de exigencias. Entre ellas está la de la obligatoriedad de una póliza de seguro de responsabilidad civil «que debe cubrir daños a terceros, con una cobertura no inferior a 150.253 euros. En dicha póliza deben figurar los datos de identificación del animal». Y, por supuesto, el recibo del pago al día del seguro. 

Actualmente son multitud las compañías de seguros que ofrecen esta posibilidad en Tarragona, incluyendo seguros específicos para la protección de mascotas. Así, por ejemplo, una de las comerciales de Mapfre en la ciudad asegura que «se hacen muchas más pólizas de responsabilidad civil para mascotas, especialmente perros, que de las de asistencia veterinaria». En cualquier caso, ninguna compañía se aventura a ofrecer cifras concretas de pólizas para mascotas en la ciudad pero sí que en Mapfre apuntan que «cada dos o tres días, hacemos una póliza de responsabilidad civil para mascotas».

Causar algún incidente

Lluís García es propietario de un perro, no potencialmente peligroso, y optó hace dos años por «hacer una póliza de responsabilidad civil. ¿Porqué? Simplemente por cualquier imponderable que pudiera surgir. Ponte en el caso de que el animal se soltara y causara un accidente con un coche, o que por su culpa cayera una persona en la acera y se hiciera daño...».

Él, como otros amigos suyos que también tienen las mascotas más habituales en la ciudad (perros y gatos), dice que «me ofrecieron una póliza de asistencia veterinaria, pero prefiero gastarme el dinero cuando mi perrito lo necesita y yendo al veterinaria de confianza de toda la vida».

La mayoría de dueños de perros con seguro lo hacen por posibles daños a terceros

Además, muchas compañías aseguradoras piden un informe previo al veterinario para llevar adelante este último tipo de pólizas. A ello hay que añadir que en la mayoría de casos tampoco se pueden asegurar animales de menos de 3 meses o de más de 10 años.

En las pólizas para mascotas existe un amplio abanico de posibilidades y algunas compañías recuerdan que, entre las más completas las hay que contienen coberturas complementarias como, por ejemplo, robo, extravío, accidentes, residencia, muerte por accidente, gastos de entierro o incineración o defensa jurídica del propietario del animal. Incluso hay algunas que añaden prestaciones exclusivas como la orientación telefónica, servicio de guardería o transporte.

Pedro Ramírez, de Torreforta, tiene una pequinés (’Laika’) y afirma que «se hizo un seguro por posibles daños» que pudiera ocasionar el animal a terceros. En estos casos, el capital asegurado varía en función de la compañía aseguradora y el animal. «No creo que el perrito vaya a morder a nadie, porque nunca lo ha hecho y es muy cariñoso, pero podría causar algún desperfecto de forma involuntaria». Eso significaría que la aseguradora debería hacerse cargo de la compensación económica y de defensa jurídica si fuera necesaria. 

Sin embargo, en Tarragona hay muchos dueños de perros peligrosos que desconocen los requisitos legales para tenerlos. La estadística del consistorio señalaban en el mes de febrero que en Tarragona había 490 perros peligrosos. Se trata de una cifra que atañe a aquellos canes que cuentan con características físicas y de comportamiento que inducen a considerarlos como una amenaza y que deben ser registrados como tales, ya que exigen medidas de seguridad excepcionales para su registro y paseo en zonas públicas.

Temas

Comentarios

Lea También