Los rebrotes y la amenaza de nuevos confinamientos reactivan la demanda de atención psicológica

Los profesionales piden evitar las "pseudoteràpies" y el autoconsumo de fármacos

ACN

Whatsapp
Los rebrotes y la amenaza de nuevos confinamientos reactivan la demanda de atención psicológica. Foto: ACN

Los rebrotes y la amenaza de nuevos confinamientos reactivan la demanda de atención psicológica. Foto: ACN

La amenaza de nuevos confinamientos y los rebrotes de las últimas semanas han reactivado la demanda de atención a las consultas de los psicólogos. Los agentes de estrés y ansiedad que aparecieron en marzo no se han disipado y la incertidumbre por la pandemia impacta a nivel individual, de pareja, familiar y laboral. Los profesionales piden evitar las "pseudoteràpies" y el autoconsumo de fármacos, y alertan del desgaste y de las afectaciones psicológicas entre el colectivo sanitario. La pandemia también hace aflorar trastornos obsesivos compulsivos con la higiene y las medidas para evitar contagios. Además, los psicólogos del deporte también atienden cada vez más atletas de alto rendimiento que presentan depresión y otros trastornos para la cancelación de competiciones.

Los psicólogos han notado un repunte de las demandas de atención y de información en las últimas semanas coincidiendo con la proliferación de brotes y la aplicación de nuevas restricciones. "Estamos en una situación de incertidumbre y esto da lugar a muchas situaciones estresantes. El peligro es que, ante esta situación, la respuesta que damos y la manera de gestionarla menudo no sea la adecuada", apunta Paco Díaz, vocal de la junta rectora de Delegació Territorial de Tarragona del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC).

Según el psicólogo, hay que hacer todo lo posible para que la pandemia nos pase "la menor factura emocional" posible. La clave, apunta, es la gestión emocional e intentar dar otro enfoque a aquellas situaciones que nos generan malestar. "Hay que convertir las preocupaciones que tenemos en problemas para poderlos abordar", subraya.

Uno de los ámbitos con una demanda creciente es el de la pareja para que situaciones como la del confinamiento la han puesto a prueba, y han propiciado la aparición de conflictos y de problemas. El motivo, apunta Díaz, es que a menudo se cae en el error de intentar apartar los problemas de pareja o no ocuparse de ellos, en lugar de intentar resolverlos.

En general, el psicólogo aconseja más flexibilidad, empatía y mejorar la comunicación. "Si tengo algún problema lo tengo que saber comunicar, pero no en forma de explosión emocional. Porque, así, el otro no lo recibirá", reflexiona.

Las vacaciones se presentan como una buena opción para desconectar, pero Díaz avisa que la información relacionada con la Covid "nos perseguirá vamos donde vamos". "Hay que tener momentos para informarnos, si es necesario, pero también aumentar los momentos de recreo, recuperar el ocio y los contactos con familiares y amigos, siempre respetando la distancia y las medidas de seguridad", expone.

Uno de los colectivos que más preocupan es el de los sanitarios y, en general, el personal de emergencias, que ha sufrido un gran "desgaste". Tener que hacer frente a una pandemia sin precedentes y la incertidumbre de lo que vendrá agravan una situación "de estado de ánimo bajo" y hay casos que presentan "una afectación psicológica importante". "Si quieres cuidar, debes cuidar a ti mismo primero. Hay mucho trabajo por hacer", subraya Díaz.

Conductas obsesivas

El psicólogo explica que también detectan adolescentes con síntomas de ansiedad, pero no tanto por la situación de la pandemia, que en general dice que han afrontado bastante bien, sino por la incertidumbre de cómo será el próximo curso escolar. También al alza los problemas de dependencia del móvil, que en algunos casos pueden derivar en una adición.

Además, el miedo al contagio también ha hecho aflorar algunos trastornos obsesivos compulsivos que quizás eran latentes en algunas personas. En general, los psicólogos ven casos mayoritariamente en adultos, pero les ha sorprendido el aumento en adolescentes, donde no son tan habituales. "Hay miedo a contaminarse o poder contaminar el otro, y a partir de esta obsesión se desarrollan conductas de comprobación y de limpieza de forma compulsiva", relata Díaz.

Ante estas situaciones los psicólogos piden "huir" de las terapias o procedimientos "que no estén bien regulados". "Están surgiendo muchas pseudoteràpies que se aprovechan de la gente cuando está más vulnerable, como es este momento", avisa Díaz. Ademas, los profesionales llaman a evitar el autoconsumo de fármacos para controlar los estados psicoemocionales. "Con terapia o con una asistencia correcta se pueden solucionar", defiende.

Temas

Comentarios

Lea También