Los residentes de medicina ven alargada su formación

Los internos de último año que deberían finalizar su especialidad en pocas semanas seguirán en estas condiciones hasta que acabe la crisis del coronavirus

Iñaki Delaurens

Whatsapp
A los médicos residentes de último año les alargan su formación unos meses. Foto: Pere Ferré

A los médicos residentes de último año les alargan su formación unos meses. Foto: Pere Ferré

Uno de los colectivos del ámbito profesional sanitario que está acusando un abuso en sus condiciones laborales a causa de esta crisis del coronavirus son los Médicos Internos Residentes (MIR) de último año. A pocas semanas de finalizar sus especialidades médicas, tras una década o más de formación, han visto como el Estado prorroga su condición de residentes.

El Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo establece que el Ministerio de Sanidad alarga la contratación de los residentes en el último año de formación de aquellas especialidades vinculadas al tratamiento del coronavirus. Tras cuatro años como residentes tenían que finalizar su formación el 5 de mayo, pero esta nueva medida del Gobierno la pospone al 15 junio, pudiendo ser prorrogable de tres meses en tres meses hasta nueva orden. 

Mientras toda la sociedad los eleva a la categoría de héroes, los residentes siguen cobrando 1.000 euros al mes, unos 14.000 al año. Nos salen baratos los salvadores. En su rutina habitual suelen hacer guardias para poder tener un sueldo digno. Al seguir siendo MIR el Estado los puede movilizar a la otra punta del país si le conviene. Condiciones precarias para cualquier médico. 

Hablamos con una residente de último año del Hospital Joan XIII de Tarragona: «En principio que nos envíen a otro hospital es voluntario pero no sabemos hasta qué punto, así que nos pueden tener retenidos donde quieran», explica y añade que «en algunas comunidades autónomas hay residentes a los que les han quitado las guardias, que es lo que nos permite superar los 1.000 euros».

Residentes de toda España han redactado un comunicado conjunto con el que han conseguido el apoyo de buena parte de la sociedad bajo el lema #YoSiSoyEspecialista. En el escrito denuncian: «No es cuestión aquí el detrimento retributivo, sino el no reconocimiento de toda la formación y trabajo que hemos venido realizando estos años, retrasando nuestra experiencia laboral como médicos especialistas que nos sitúa en desigualdad frente a nuestros compañeros especialistas a aquéllos que si van a ser reconocidos y para los que se van a convocar Comités de Evaluación».

Los hospitales con residentes en la provincia son el Joan XXIII, Santa Tecla de Tarragona, Sant Joan de Reus, Pius de Valls y el hospital de Tortosa. Y las especialidades afectadas: Geriatría, Medicina del Trabajo, Medicina Familiar y Comunitaria, Medicina Intensiva, Medicina Interna, Medicina Preventiva y Salud Pública, Neumología, Pediatría y sus Áreas Específicas, Radiodiagnóstico, Microbiología y Parasitología, Enfermería del Trabajo, Enfermería Familiar y Comunitaria, Enfermería Geriátrica y Enfermería Pediátrica.

«Están atentando contra nuestros derechos», explica la residente del Joan XXIII, «lo que deberían hacer en esta situación es dar por finalizada la especialización antes para poder ser médicos especialistas e ir donde nosotros queramos. Sería una manera de ver recompensado todo nuestro esfuerzo».

Temas

Comentarios

Lea También