Más de Tarragona

Los restauradores de Tortosa tiran basura contra el Govern como protesta por las nuevas restricciones

El sector en Tarragona y Reus también se muestra indignado con las nuevas medidas del 'plan Navidad'

Joan Morales / Marina Pallás

Whatsapp
Propietarios de bares y restaurantes han salido a la calle en Tortosa para tirar la basura en la sede del Govern. Foto: M.P.

Propietarios de bares y restaurantes han salido a la calle en Tortosa para tirar la basura en la sede del Govern. Foto: M.P.

Indignación, desánimo, rabia, impotencia. El sector de la hostelería y la restauración catalán experimentó ayer algunos de estos estados de ánimo después de conocer la ligera modificación de las medidas del ‘plan Navidad’ por parte, unas nuevas restricciones que se han cebado especialmente con bares y restaurantes. 

Estos negocios, a partir del próximo lunes 21 de diciembre y hasta el 11 de enero, sólo podrán abrir en dos franjas horarias: de 7.30 a 9.30 horas (desayunos) y de 13.30 a 15.30 horas (comidas).  Los que hagan comida para llevar podrán servir cenas de las 19.00 a las 22.00 horas y hasta las 23.00 horas si tienen entrega a domicilio.

Las reacciones no se han hecho esperar durante este viernes. Javier Escribano, presidente de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de Tarragona Ciutat, califica la situación de «vergonzosa. Lo que ha hecho el Goven es un cierre encubierto de bares y restaurantes, demostrando una nula capacidad de gestión». 

Escribano, aún admitiendo que «no podemos cuestionar las decisiones del Departament de Salut, sí que reclamamos que si nos obligan a cerrar que nos rescaten y nos ayuden. Pero no hay interés por encontrar el dinero». Además, pone en duda la decisión de concentrar el trabajo en las franjas horarios del desayuno y la cena. «Puede ser peor porque puede provocar más aglomeración de gente en las mismas horas», sentencia.

Por su parte, el presidente de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de Reus, Xavier Salvat, se muerde la lengua cuando fue preguntado por el Diari. «Si digo lo que pienso en estos momentos...  La sensación entre todos nosotros es de desánimo y estrés psicológico. Estamos ante un pre-cierre y tiene toda la pinta de que después de Navidad nos cerrarán», asegura Salvat, quien añade que «resulta que me dejan abrir de 7.30 a 9.30 cuando mis horas fuertes de servir desayunos son de 9.30 a 12 horas. No lo entiendo».

Protesta en Tortosa

En la capital ebrense una cincuentena de restauradores salieron a la calle a protestar y se plantaron en las puertas de la Delegació del Govern de la Generalitat donde dejaron caer un montón de bolsas de basura en señal de protesta y rechazo por las medidas anunciadas. El colectivo ha advertido que está al límite.

«Estamos muy enfadados, cansados y agotados. Llevamos desde marzo sin facturar y haciendo inventos y sumando deudas. Tenemos muchos gastos, familias y personas que dependen de nuestras decisiones, nuestros trabajadores», ha valorado en la protesta, Joana Merchán, de la Associació Plat i Got de Tortosa. «No somos el motivo del contagio, nosotros hemos cumplido, hemos medido con un metro la distancia entre las mesas... Nos hemos adaptado y no nos dejan trabajar. Tenemos que comer, no nos pueden hacer esto a todos».

Merchán expresa que la medida no solo afecta directamente a los restauradores y sus trabajadores sino también a proveedores y a la misma ciudadanía, y que abrir para servir sólo durante cuatro horas lo consideran inviable. 

«Todos habíamos preparado ya menús para Fin de Año. Teníamos reservas y hemos estado llamando hoy para decir que se anulaba o que lo ofrecíamos para llevar. Pero la gente también quiere salir a cenar. Dicen que no nos cierran pero nos cierran».

Desde la Federació Catalana d’Associacions d‘Activitats de Restauració i Musicals calificaron la decisión de la Generalitat de «inaceptable por ser arbitraria, desproporcionada, ineficaz y contraproducente, lo supondrá la ruina definitiva de la hostelería catalana». Por todo ello, esta entidad pedirá una reunión urgente con la Generalitat y si no hay una rectificación, estudiará impugnar las nuevas restricciones ante el TSJC y pedir medidas cautelares urgentes.

Hasta el 11 de enero

Las nuevas medidas aprobadas ayer por el Govern de la Generalitat entrarán en vigor este lunes 21 de diciembre hasta el 11 de enero con algunas excepciones para los días festivos. El lunes 28 de diciembre se revaluará la situación y las medidas.

El Govern ha encargado un plan de inspección de los locales de apertura al público para garantizar que cumplen las restricciones. Ello significa que agentes de los Mossos realizarán inspecciones para comprobar que se cumplen las medidas de seguridad. 

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha dicho este viernes que «no podrá ser la Navidad que querríamos, sabemos que no vamos bien y ante la constatación de que el aumento de contagios no se ha estabilizado y continúa creciendo, el Govern ha decidido actuar porque hay que frenar la covid como sea, cueste lo que cueste», ha afirmado Aragonès.

Aragonès también ha dicho que desde el Departament de Interior se van a reforzar las inspecciones para comprobar que se cumplen las normas, si bien, en alusión a la restauración, quiso dejar claro que no hay «sectores culpables», pues «los virus no están en los establecimientos sino que los llevan los clientes».

En este contexto, el vicepresidente ha pedido a la sociedad ser «autoexigentes» y cumplir con las normas aprobadas y que son las siguientes:

1. Reuniones familiares

Una de las nuevas medidas afecta a las reuniones de familiares y amigos. Estas reuniones serán de seis personas como máximo. Sin embargo, los días festivos de Navidad (24, 25 y 26, 31, 1 y 6) hay excepiones: máximo de 10 personas correspondientes a solo dos burbujas de convivencia.

2. Movilidad

Catalunya sigue cerrada perimetralmente, con la excepción de visitas a familiares y allegados y por motivos laborales. En estos casos, se podrá entrar y salir. Así, quien venga de fuera de Catalunya para visitar a sus familiares por Navidad podrá hacerlo. Una vez aquí deberá mantenerse en su comarca.

Dentro de Catalunya, la movilidad queda restringida al ámbito comarcal hasta el 11 de enero, durante toda la semana. Otra excepción; una burbuja de convivencia se podrá desplazar de su comarca a otra donde tenga su segunda residencia o donde viva un familiar o donde tenga una reserva hotelera. Pero solo la burbuja de convivencia.

Otra excepción es que se permite la movilidad entre la comarca del Alt Urgell (Lleida) y Andorra como si fueran una única comarca.
Se mantiene el confinamiento nocturno. Excepciones: la noche del 24 y la noche del 31, hasta las 01.00 horas, y la noche de Reyes, a las 23.00 horas.

3. Sectores económicos

Bares y restaurantes podrán abrir para servir desayunos y almuerzos. Lo podrán hacer en dos franjas horarias: de las 07.30 a las 09.30 y de las 13.00 a las 15.30. Los que hagan comida para llevar podrán servir cenas de las 19.00 a las 22.00 horas y hasta las 23.00 horas si tienen entrega a domicilio. 

El aforo máximo será de un 30% en el interior y con un máximo de 4 personas (6 si son de una misma burbuja de convivencia). Con uso obligatorio de mascarilla excepto cuando se esté comiendo o bebiendo.

Los comercios seguirán abiertos con las mismas limitaciones que hasta ahora. Novedad: Cierran gimnasios y locales de restauración situados en los centros comerciales.

4. Actividades deportivas y gimnasios

Las actividades deportivas y gimnasios se mantendrán, pero con uso obligatorio de mascarilla. Por tanto, las actividades de alta intensidad que no se puedan hacer con mascarilla, quedan prohibidas. Si las actividades son al aire libre, no se requerirá mascarilla y se podrán hacer como hasta ahora.

Temas

Comentarios

Lea También