Más de Tarragona

Tarragona Ocio

Los restauradores de Tarragona no pagarán terraza durante todo el verano

El Ayuntamiento prorroga la gratuidad hasta el 30 de septiembre con el objetivo de «reactivar el sector», pero avisa de que será más estricto en caso de no cumplir con la normativa

CARLA POMEROL

Whatsapp
Algunas de las terrazas de la calle Governador González, ayer por la tarde. FOTO: PERE FERRÉIMAGEN DE TERRAZAS DE LA RAMBLA NOVA.FOTO: PERE FERRÉ

Algunas de las terrazas de la calle Governador González, ayer por la tarde. FOTO: PERE FERRÉIMAGEN DE TERRAZAS DE LA RAMBLA NOVA.FOTO: PERE FERRÉ

Los restauradores de Tarragona seguirán sin pagar el impuesto de ocupación de la vía pública por sus terrazas hasta finales de septiembre. Así es desde marzo del año pasado, cuando la pandemia llegaba a nuestras vidas. En unos días, la concejal de Domini Públic, Cinta Pastó, firmará el decreto que alargará la medida tres meses más, es decir, durante todo el verano. Se trata de una reivindicación por parte de los restauradores.

Pastó, por su lado, asegura que «pensamos que alargar la gratuidad de las tasas permitirá reactivar un sector muy dañado por la crisis económica». La concejal avisa de que, en este caso, el decreto será más contundente que nunca y «al primer aviso de incumplimiento de la normativa, el local será sancionado de inmediato», asegura Pastó.

Los bares y restaurantes de la ciudad llevan sin abonar la tasa por instalar mesas y sillas en la calle desde el inicio del Estado de Alarma. Esta gratuidad se ha ido renovando de forma continuada desde que empezó la crisis, trimestre a trimestre. En un principio, la voluntad municipal era que los restauradores volvieran a pagar a partir del 1 de octubre del año pasado, pero el Consistorio hizo marcha atrás ante el inicio de la segunda oleada de la pandemia, en otoño. La medida de apoyo ha costado a las arcas públicas municipales un total de 600.000 euros, solo el año pasado –de marzo a diciembre de 2020–. Ahora, falta sumar los nueve meses de este año.

A esto, hay que añadir que han sido muchos los bares y restaurantes que, debido a las restricciones de la Covid-19, han solicitado nueva terraza o una ampliación de la ya existente. Entre las dos modalidades, las licencias que se han pedido en último año ascienden a más de 300. La autorización de nuevas terrazas ha tenido como resultado el cierre temporal de algunas vías de la ciudad, como es el caso de las calles Cós del Bou, Governador González, Fortuny, Soler y Misericòrdia, entre otras.

Sanciones a la primera

A día de hoy, la bonificación del pago está vigente hasta el próximo 30 de junio. La concejal de Domini Públic asegura que en los próximos días se renovará el decreto que eximirá del pago de las terrazas a los restauradores hasta el próximo 30 de septiembre. En este caso, el decreto será un poco distinto a los firmados hasta ahora. «Es el momento de poner las cosas claras y encima de la mesa. Es de vital importancia que desde el Ayuntamiento garanticemos la convivencia entre las terrazas de bares y restaurantes, y los vecinos y el resto de la ciudadanía», manifiesta la concejal Cinta Pastó, quien añade que «no se dejará pasar ni una». Ahora, la Guàrdia Urbana no sanciona a los bares que se saltan las normas –más terraza de la debida, por ejemplo– hasta que el propietario no ha sido avisado en varias ocasiones. «No daremos más oportunidades. Quien se salte las reglas, al primer aviso, ya será sancionado. Y estamos hablando de cerrarle el negocio durante quince días, por ejemplo», añade la concejal, quien quiere dejar claro que, hasta ahora, casi todos los restauradores han respetado la normativa municipal.

Hace unas semanas, los representantes de bares y restaurantes de la ciudad exigían, en una entrevista al Diari, que la bonificación económica se prorrogará hasta finales de este año. La concejal insiste en qué se debe ir paso a paso, trimestre a trimestre.

Temas

Comentarios

Lea También