Los sanitarios afrontan el verano al límite de sus fuerzas

El sistema está desbordado ante la quinta ola, sobre todo la atención primaria, donde la falta de personal hace que los trabajadores que no están de vacaciones tengan que doblar turnos

JOAN MORALES

Whatsapp
Imagen de archivo de una planta de Medicina Interna, dedicada a enfermos Covid, del Hospital Sant Joan de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Imagen de archivo de una planta de Medicina Interna, dedicada a enfermos Covid, del Hospital Sant Joan de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Cada año, cuando llegan los meses de verano, nuestros hospitales y centros de salud reorganizan sus servicios para adaptarse a una época en la que muchos de sus profesionales disfrutan de sus vacaciones. Durante los meses de julio, agosto e, incluso, septiembre es habitual el cierre de plantas y camas y una disminución de la actividad quirúrgica en los hospitales. En el caso de la atención primaria, los médicos y enfermeras se distribuyen las carteras de pacientes para cubrir a los compañeros que están de vacaciones.

Eso ocurre cada año y éste no tendría que ser una excepción. Pero hay algo que hace diferente este verano en comparación con los anteriores, especialmente los de antes de la pandemia. Hace, aproximadamente, un mes parecía que el virus estaba controlado. La vacunación funcionaba a toda máquina y la incidencia había bajado a niveles nunca vistos. Pero irrumpió una quina ola abanderada por los más jóvenes y el sistema sanitario volvió a tensionarse, sobre todo la atención primaria.

Médicos y enfermeras aseguran estar agotados tanto física como psicológicamente

La preguntas eran inevitables: ¿Cómo va organizar el Departament de Salut sus servicios en una época tan complicada del año como es el verano? ¿Cuántas camas y quirófanos se van a cerrar en nuestros hospitales? ¿Van a poder hacer vacaciones nuestros médicos? El Diari ha trasladado todas estas incógnitas a los Serveis Territorials del Departament de Salut y ha encontrado el silencio por respuesta. Ante esta negativa a explicar a la ciudadanía una información de interés como ésta -sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un servicio público- esta redacción ha contactado con diferentes sindicatos de la demarcación para que expliquen cómo afrontan un verano marcado por la quinta ola.

Pierre Arcelín, delegado de Atención Primaria del sindicato Metges de Catalunya y médico de familia en el CAP Fortuny de Reus, explica que «la primaria está buscando médicos la desesperada y no encuentran. Ahora llegan las vacaciones de verano y nadie hace nuestro trabajo si nos vamos de vacaciones. Como pueden, los compañeros que se quedan reparten el trabajo del que se va y cuando éste llega se encuentra con una agenda con hasta 3 y 4 semanas de lista de espera y la bola de nieve se va haciendo más grande».

A esto hay que sumarle ahora las muchísimas visitas que tienen que hacer por Covid. «Claro, ¿y quién tiene que ver a un contagiado si s médico está de vacaciones? Pues hacemos una rueda y nos vamos turnando», comenta este representante de Metges de Catalunya, quien reconoce que «en primaria no se han denegado vacaciones de médicos, pero el que se queda ve aumentada su carga de trabajo porque no contratan a nadie, todo con el agravante de la Covid».

«Ahora llegan las vacaciones y nadie hace nuestro trabajo. La primaria busca médicos a la desesperada»

¿Y cuál es el motivo por el que no se refuerzan las plantillas durante este época del año? Pierre Arcelín lo tiene muy claro: «no encuentran médicos porque muchos se han ido fuera por una mejora de la calidad laboral y de sueldo. En 10 años se prevé que se jubilen en Catalunya 10.000 médicos y no habrá suficientes para sustituirlos».

Todo esto provoca que «desde hace años estemos frustrados porque no podemos hacer bien nuestro trabajo y esto nos produce mucha presión. Antes, la excusa era que no había dinero y ahora que no hay médicos», sentencia Arcelín.

Falta de personal

Marga Chave, responsable de salud en el sindicato UGT, coincide en que «el problema es la falta de personal, especialmente en enfermería. La gente ha empezado vacaciones y a los que se quedan ya se les está obligando a doblar turnos, por el mucho trabajo que hay de cribajes y vacunación en la atención primaria. Además, hay que tener en cuenta que hay mucho personal sanitario que está infectado y de baja».

La situación se complica por días. «Cada día la cosa va a más. Se hacen muchas PCR y en 10 horas de consulta pueden llegar a salir en un día entre 60 y 70 positivos. La mayoría son asintomáticos, pero los sintomáticos suelen tener entre 25 y 40 años y empiezan ya mal», comenta Chave, quien añade que «estamos ante una mala planificación por parte del Departament de Salut que ahora estamos sufriendo. No encuentran profesionales y no sabemos cómo acabará todo».

«Se están denegando vacaciones a enfermeras del hospital porque no hay personal»

En el Hospital Sant Joan de Reus la cosa no está mucho mejor, según explica Dori Balmaseda, delegada de CCOO y responsable de salud de este sindicato, comenta que «sufrimos una falta de profesionales desde hace meses. Antes de la pandemia ya había fuga de enfermeros del Sant Joan por una gestión deficiente de la dirección de enfermería. Estamos hablando de fuga de profesionales antiguos ya formados».

Esta enfermera recuerda que «durante la pandemia hemos hecho un esfuerzo porque nos tocaba, que fue compensado con la paga Covid, aunque personalmente creo que este dinero se podía haber destinado a otras cosas, como pagarnos las horas de más como extras. Pero después se ha ido más gente y se sigue yendo. La demanda de enfermeras es brutal, tanto en el ICS como en cualquier hospital y la gente se va donde le pagan más o donde les ofrecen mejores condiciones laborales».

Ante este panorama, ¿cuál es la situación que tienen que afrontar los trabajadores del Hospital Sant Joan de Reus?. Según Balmaseda «ahora tenemos pocos profesionales que tienen que hacer vacaciones porque están cansados, tanto física como psicológicamente y trabajadores con secuelas Covid que siguen trabajando. Estamos agotados, porque no creemos que la dirección del Sant Joan nos haya tratado como nos merecíamos».

«La gente ha empezado vacaciones y los que se quedan ya tienen que doblar turnos»

A la representante de CCOO le consta que «se están denegando vacaciones a enfermeras porque no hay personal. Hace 15 días nos enviaron un comunicado en el que nos invitaban a aplazar los permisos si no eran estrictamente necesarios. Y a día de hoy hay profesionales que no saben si podrán hacer vacaciones y están agotados».

Colapso

Por su parte, la Central Sindical Independent i de Funcionaris (CSIF) denunciaba el pasado jueves en un comunicado el colapso de la sanidad catalana y solicitaban la contratación urgente de personal para dar cobertura a la situación sanitaria actual.

El sindicato asegura que el colapso se debe a que el número de pacientes que visitan hospitales por cuestiones relacionadas con la Covid se ha multiplicado considerablemente, ya que siguen aumentando los ingresos causados por esta quina ola y se acercan ya a los números de mayo. Desde el CSIF piden que se garantice al personal sanitario los periodos de vacaciones establecidos y pactados con las direcciones de los centros.

Temas

Comentarios

Lea También