Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Seguridad

Los tarraconenses exigen más policías por la calle y más cámaras de videovigilancia

Más de nueve mil personas participaron en la encuesta del ‘Diari’ y puntuaron con un 4,43 sobre 10 el servicio público de seguridad ciudadana. Piden más agentes de proximidad

CARLA POMEROL

Whatsapp
Cámaras de videovigilancia en la esquina entre calle Reial y Apodaca. FOTO: f. acidres

Cámaras de videovigilancia en la esquina entre calle Reial y Apodaca. FOTO: f. acidres

Los tarraconenses tienen claro lo que quieren en materia de seguridad. Los vecinos piden a gritos agentes de la Guàrdia Urbana paseando por la calle y entrando a los comercios preguntando si todo va bien. También apuestan por ampliar el número de cámaras de videovigilancia en algunas calles, sobre todo, en puntos conflictivos, como Sant Salvador, la Part Alta y barrios de Ponent. Los tarraconenses suspenden la ciudad en materia de seguridad. Prueba de ello es que, en la encuesta que llevó a cabo el Diari de Tarragona hace unas semanas –en la que participaron más de nueve mil personas–, la tarea de la policía local se lleva un 4,43 sobre 10. Casi el 60% de los votantes puntuaron el servicio municipal con menos de un 3, y solo el 13% le dieron un excelente. Los vecinos coinciden en que la culpa no es de los agentes «que hacen lo que pueden». El problema es la falta de recursos por parte de la administración.

En la última junta local de seguridad –a finales de 2019–, el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, aseguraba que los hechos delictivos en la ciudad se habían reducido un 6% respecto al 2018. Por otro lado, anunció que los robos con violencia en la vía pública habían aumentado un 22%, pasando de 177 a 217. Lo cierto es que en los últimos meses existe cierta percepción de inseguridad en algunos barrios de la ciudad. Es el caso de la Part Alta, de Sant Salvador y de La Granja. «Algo estamos haciendo mal, algo no va bien», asegura Alfonso López, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT), entidad que siempre se ha mostrado preocupada por este asunto.

«Queremos policías de proximidad, de esos que van andando por la calle, de los de toda la vida. Que entren en los comercios para preguntar si todo va bien», dice López, quien añade que «actualmente, lo único que tenemos es una patrulla que se pasea por toda la ciudad dentro del coche. Creemos que de esta manera no se previenen los delitos». Los vecinos quieren medidas que sirvan como elemento disuasorio para los ladrones.

Hace unos meses, el gobierno municipal anunciaba que los futuros distritos contarían con agentes de la Guàrdia Urbana fijos. La propuesta del concejal Manel Castaño es «crear unidades permanentes, no itinerantes, que se relacionen directamente con gente del barrio». Justo esto es lo que reivindica la FAVT.

La asociación, cansada de soportar robos en viviendas y comercios de los barrios, puso en marcha hace unos meses una mesa de trabajo para tratar la inseguridad. En ella participan también representantes del Ayuntamiento y de la Guàrdia Urbana. Hasta el momento se han celebrado un par de reuniones. «Les hemos transmitido que la población ha crecido notablemente y, en cambio, los efectivos policiales son los mismos. Sí que es cierto que ahora ha entrado un número importante de agentes, pero también se han jubilado muchos otros», explica López. «Hay mucha delincuencia y pocos recursos», añade.

Además, López asegura que «las leyes se han quedado anticuadas. La policía detiene a un ladrón, lo lleva a comisaría y, al cabo de dos horas, el sujeto ya vuelve a estar en la calle. Así es imposible estar seguros». Finalmente, el líder vecinal opina que «si no hay personal suficiente, la segunda opción podría ser instalar más cámaras de videovigilancia».

Se trata de una reivindicación que comparten también los tarraconenses que viven en Llevant. «Pedimos cámaras en las entradas y salidas de las urbanizaciones», explica Gemma Fusté, presidenta de la Federació d’Associacions de Veïns de Llevant, quien añade que «hace años que nos dicen que sí, pero todo sigue igual». Fusté siente que la zona está dejada, sobre todo, en época de verano «cuando los agentes están de vacaciones y las urbanizaciones necesitan más seguridad, ya que aumenta considerablemente la población». Finalmente, los vecinos de Llevant piden una nueva comisaría de la Guàrdia Urbana. «Nos queda muy lejos», dice Fusté.

¿Instalarán más cámaras?

Costó mucho tiempo y esfuerzo instalar cámaras de videovigilancia en algunos puntos de la ciudad. Tras una década de lucha, en el 2017, los vecinos del Barri del Port ya contaban con 20 aparatos que cubrían 14 calles de la Part Baixa. El gobierno de Ballesteros tenía previsto ampliar el número de cámaras, pero el cambio de color en el Ayuntamiento ha paralizado, por el momento, el proyecto. Veremos en los próximos meses cuál es la estrategia en materia de seguridad del alcalde Ricomà.

El presidente de la última federación de vecinos consultada, Jacinto Moreno, de Siglo XXI, apuesta por las cámaras. «Tienen dos cosas muy buenas: una es que podemos pillar infraganti el delincuente y, la otra, que el delito queda grabado», explica este líder vecinal. Moreno coincide con el resto de federaciones y pide más policía de calle. «Ahora, los agentes no vienen a no ser que les llames», añade. Además, el presidente pone el foco en los parques municipales, «refugio de algunos delincuentes».

Dispositivo Vibio en la Part Alta

La Parta Alta se ha convertido en los últimos meses en un punto conflictivo de la ciudad. Tanto es así que el Ayuntamiento anunció la redacción de un plan de seguridad con el objetivo de reducir los hechos delictivos en la zona. Además, desde hace aproximadamente un mes, agentes de la Guàrdia Urbana y de los Mossos d’Esquadra patrullan conjuntamente por las calles del casco antiguo, en un dispositivo llamado Vibio, que tiene como finalidad dar respuesta a la actividad delictiva en el lugar. También denunciarla, independientemente del cuerpo policial que tenga la competencia. El dispositivo Vibio se alargará durante todo el 2020, aumentando de forma progresiva su intensidad para llegar a su grado máximo en verano.

Temas

Comentarios

Lea También