Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los tarraconenses que sufran un infarto deben ir a Barcelona

Se ha averiado una pieza de una máquina de la unidad de hemodinámica y hasta el lunes no llegará el recambio

Carla Pomerol

Whatsapp
El sindicato reivindica otra sala de hemodinámica.

El sindicato reivindica otra sala de hemodinámica.

Los enfermos de infarto no pueden ser tratados ni intervenidos de urgencia en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, desde el pasado lunes. La unidad de hemodinámica no está en funcionamiento. El motivo es que se ha estropeado un polígrafo de la máquina de angioplastia, que es la encargada de llevar a cabo una prueba imprescindible para tratar a los enfermos infartados que se les tapona una arteria y es necesario introducir un catéter.

Esta avería supone que los enfermos deben trasladarse a Barcelona para tratar su enfermedad. La pieza se rompió el pasado lunes y, desde el Hospital Joan XXIII, aseguran que se intentó arreglar el problema y, al ver que era imposible, se ha pedido otra pieza de recambio. Aseguran que el lunes, el problema ya estará solucionado y se podrán volver a llevar a cabo las intervenciones. De momento, pero, los enfermos de infarto deberán ser tratados en Barcelona.

Así lo denuncia el sindicato CGT, quien asegura que “los problemas en la unidad de hemodinámica no cesan”. Es por esto, que CGT continúa reivindicando, como desde hace dos años, que se instale otra sala en la unidad, “ya que si se avería una, se puede utilizar la otra”, explica Agustí Aragonès, delegado sindical de la CGT, y añade que “el número de angioplastias ordinarias y urgentes que se hacen en nuestro hospital es muy elevado. Somos el único centro en toda la provincia que hacemos estas intervenciones”.

Aragonès explica que “con una sola unidad, no podemos atender a toda la población”. De hecho, aquellos pacientes que viven en El Vendrell ya deben ser derivado a Barcelona, “porqué el Joan XXIII no puede asumirlo, por falta de medios, tanto materiales como humanos”. El sindicato asegura que, esta semana, un helicóptero ha venido al Joan XXIII a buscar algún paciente para ser trasladado a Barcelona. “Si ahora hubieran dos salas de hemodinámica, tal como reivindicamos, no nos encontraríamos con este problema tan grave".

Temas

Comentarios

Lea También