Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los terrenos junto a la ITV se convierten en un vertedero

Su propietario los cedió al Ayuntamiento para que pudiera aparcarse en los días de más afluencia en el Nou Estadi. Hay colchones, neumáticos y todo tipo de desperdicios

Núria Riu

Whatsapp
El vertedero se encuentra en la zona de la Budellera, junto a la Vall de l’Arrabassada. FOTO: Alba Mariné

El vertedero se encuentra en la zona de la Budellera, junto a la Vall de l’Arrabassada. FOTO: Alba Mariné

Un colchón, neumáticos, plásticos, maderas, ladrillos y un largo etcétera de desperdicios por todas partes, entre los que incluso puede encontrarse la cuna de un bebé. Es el panorama que ofrecen los terrenos junto a la ITV, en la Vall de l’Arrabassada, una zona en la que en un futuro debe construirse la macrourbanización de La Budellera.

Cuando uno accede a este descampado solo ve una superficie de tierra, en la que a veces hay algún vehículo estacionado. En un primer momento, uno no se da cuenta de lo que esconde la primera línea de vegetación. Y es que las personas que han tirado todos estos desperdicios lo han hecho de tal forma que quede «disimulado» entre los árboles y los matorrales.

Son unos terrenos a los que hay que acceder adrede. Algunas personas pasan por allí para ir a caminar o a correr por los senderos de Llevant. «Todo esto está muy deteriorado y cada día, más sucio y abandonado. Hace mucho tiempo que está así», explica Domènech Guasch, que pasea con el perro.

Esta zona es de un propietario privado que la cedió al Ayuntamiento de Tarragona. Allí aparcaban sus vehículos los aficionados del Nàstic en los días de partido, en los que el Nou Estadi registraba una afluencia de público significativa. 

Materiales de obra, neumáticos e incluso una cuna de bebé. FOTO: Alba Mariné

Según ha podido saber este periódico, hace unos siete u ocho años que el Ayuntamiento y el titular de estos terrenos firmaron un convenio para que pudieran aparcar los seguidores del club grana. De acuerdo con éste, el «uso» y «responsabilidad» era de la administración local, por lo que el Consistorio es el que debería haber activado los mecanismos para denunciar la situación, ya sea a través del Telèfon Verd o de la Guàrdia Urbana.

No es la primera vez que los vecinos de esta zona se quejan de la presencia de vertederos ilegales en el entorno natural. Todo este ámbito entre la Budellera y Boscos está lleno de puntos en los que se acumulan los restos de obra.

La situación ha sido denunciada en reiteradas ocasiones por parte de los residentes de esta zona, que temen que esto pueda ocasionar un incendio. De hecho, desde el Ayuntamiento se aprobó en el año 2016 un plan de prevención y actuación en contra de los vertederos ilegales, para evitar casos como éste.

En aquellos momentos, como líder de la oposición, Pau Ricomà invitó al alcalde a ir juntos a visitar los vertederos que denunciaban los vecinos. Ahora, el republicano deberá buscar los mecanismos para erradicarlos. 

Temas

Comentarios

Lea También