Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los trabajadores de Aparcaments aseguran haber hecho el curso

Los diez empleados han declarado esta semana ante la policía judicial 

Diari de Tarragona

Whatsapp

Los diez trabajadores de la empresa Aparcaments Municipals de Tarragona (AMT) aseguran haber realizado el curso de coaching, que costó 47.00 euros a las arcas públicas y que se encuentra bajo sospecha por parte de la Fiscalía, quien ha citado a declarar a los empleados. Después de un reportaje periodístico del digital Porta Enrere, el pasado mes de febrero, la CUP presentó un escrito a Fiscalía en el que se exponían algunas dudas sobre la formación. El pasado viernes, los diez trabajadores de la AMT que hicieron el curso, recibieron una citación para declarar ante la policía judicial de la Guardia Civil. 

Los trabajadores aseguran que se llevaron a cabo 14 sesiones de formación –más o menos–, y que la primera tuvo lugar en noviembre de 2014 y, la última sesión a principios de 2017. El curso duró poco más de dos años y las sesiones se celebraban en la sala de juntas de la sede de la empresa, ubicada en el aparcamiento del Saavedra. «Recuerdo que en noviembre de 2014, hicimos dos días de clase, de 9 a 14 h», asegura una trabajadora de Aparcaments, quien añade que «la formación nos ha servido de mucho, ya que ahora, si tenemos algún problema entre nosotros, sabemos cómo afrontarlo y cómo  resolverlo. Antes había siempre peleas y malentendidos, ahora ya no». 

El comité pide que se mantenga a los trabajadores al margen de las «guerras políticas»

El pasado viernes, los trabajadores recibieron la citación, de manos de la Guardia Civil, para ir a declarar entre el lunes y el martes de esta semana, ante la policía judicial en el Juzgado número 2 de Tarragona. Durante los interrogatorios, preguntaron a los empleados sobre la duración del curso y de las sesiones, y de qué manera eran convocados. La policía judicial también preguntó por el proceso de adjudicación de la empresa que realizó el curso, pero los trabajadores aseguraron desconocer los detalles. Cada declaración duró unos treinta minutos, aproximadamente.

Reproches a la CUP
Los trabajadores de la AMT enviaron ayer un comunicado lamentando que el grupo municipal de la CUP acudiera a Fiscalía, «en lugar de haber hablado previamente con las personas de la plantilla». Según los empleados, si la CUP hubiera hecho esto, se habría evitado el «ingrato trámite» de hacer una declaración testimonial ante la policía judicial y se habría evitado «cuestionar la honorabilidad» de los trabajadores, quienes opinan que este tipo de actuaciones no ayudan a mejorar su imagen. «Ahora, tenemos que aguantar malas caras y comentarios despectivos en las redes sociales y en persona», aseguran los empleados de Aparcaments.

El comité de empresa defiende la figura del gerente, explicando que «lleva más de seis años demostrando diariamente su implicación, dedicación y trabajo». Los empleados se ponen a disposición del resto de grupos municipales para esclarecer dudas en torno al caso y piden que se les mantenga al margen de «las guerras políticas, ya que no entendemos que se quiera jugar alegremente con el pan de 50 familias». Después de las declaraciones de los trabajadores ante la Guardia Civil, será la Fiscalía quien decidirá, si ve indicios de delito, trasladar el ca

Comentarios

Lea También