Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los trabajadores tendrán cuatro horas para ir a votar y deberán pedir justificante

Desde 1982 los catalanes no votaban en día laborable. Algunos empleados tendrán este jueves hasta media jornada de permiso

Raúl Cosano

Whatsapp
Los colegios electorales estarán abiertos desde las 9 h. hasta las 20.00 horas. Foto: Lluís Milián

Los colegios electorales estarán abiertos desde las 9 h. hasta las 20.00 horas. Foto: Lluís Milián

Los catalanes se convertirán este jueves en los primeros españoles que votarán en día laborable desde 1982. Por ello, los votantes con empleo tendrán durante el día un permiso máximo de cuatro horas retribuidas –la mitad de la jornada– para ejercer su derecho a voto. A eso se añade otra circunstancia: los trabajadores que formen las mesas electorales o sean interventores tienen derecho a dos permisos remunerados: uno durante la jornada de mañana y otro durante las cinco primeras horas laborables del viernes.  

Ninguna de esas horas en las que el asalariado no trabajará serán recuperables en el futuro por las compañías respectivas. Sin embargo, será responsabilidad de la empresa decidir cuándo pueden ir a votar sus empleados. 

A su vez, el empleador tiene derecho a pedirle al trabajador un justificante que demuestre que ha votado. Ese documento lo proporcionará la mesa electoral correspondiente de cada colegio. 

Habrá, eso sí, algunas restricciones. No hay que conceder el permiso mencionado a los trabajadores con una jornada que coincida un máximo de dos horas con el horario de los colegios. Además, si esa coincidencia es de más de dos horas y de menos de cuatro, se concederá un permiso de solo dos horas. 

Si el horario de trabajo coincide en seis horas o más con la jornada electoral, entonces el permiso sí que será de cuatro horas. En caso de que la coincidencia sea de cuatro horas o más (y menos de seis), el permiso será de tres horas. Si la jornada electoral y la laboral coinciden en dos horas o más (y menos de cuatro), entonces el permiso será de dos horas.

Finalmente, tienen derecho a un cambio de horario para descansar los trabajadores que tengan turno de noche la jornada del 20 de diciembre y que vayan a ejercer como miembros de las mesas, interventores o apoderados.

Los empleados deberán pactar con la empresa el horario al que poder ir a votar, si bien es la compañía quien tiene la última palabra. 

Los trabajadores contratados a jornada parcial tendrán permisos reducidos en proporción a la jornada de trabajo que desarrollen.
Ni esas complicaciones añadidas, inexistentes cuando el sufragio tiene lugar en domingo, impedirán que se registre una participación histórica en estas elecciones que se presumen igualadas y trascendentales. Todos los sondeos publicados durante la campaña auguran una asistencia histórica, incluso sobrepasando el umbral del 80%. Quedaría superado el 74,95% de participación en Catalunya de hace dos años y el 74,19% que se registró en la circunscripción de Tarragona. 

Lo que no cambia es la jornada de votación. Como en el resto de elecciones, en el 21-D el horario para depositar la papeleta en la urna será de 9 a 20 horas.

Temas

Comentarios

Lea También