Los transportistas de viajeros tarraconenses ven peligrar su futuro

La reducción de la facturación en transporte de mercancías ha sido del 29%, en pasajeros ha caído hasta el 90%, de media. El 76% de estas empresas ha presentado un ERTE y el 72% ha despedido trabajadores

ACN

Whatsapp
Un conductor de bus, con la protección para minimizar riesgos. Foto: Joan Revillas

Un conductor de bus, con la protección para minimizar riesgos. Foto: Joan Revillas

El 80% de las empresas de transporte de viajeros de Tarragona ve peligrar su continuidad. Es uno de los datos negativos que recoge una encuesta interna de la Federació d'Autotransport de Tarragona (FEAT), sobre una muestra representativa de las más de 700 empresas afiliadas, con una flota de unos 5.000 vehículos asociados.

La encuesta pone de manifiesto que la facturación se ha reducido, de media, un 37,5%, un porcentaje que sube hasta el 90% en el sector del transporte de viajeros, el más castigado durante la pandemia. Un 72% de las empresas de este sector ha tenido que hacer despidos. La FEAT quiere relanzar la entidad e incrementar la actividad tras de los meses de confinamiento. El sector está en pie de guerra con los nuevos criterios de la ITV.

La federación quiere iniciar una nueva etapa para prestigiar el trabajo que hace el sector del transporte de pasajeros y mercancías en las comarcas de Tarragona. El presidente de la federación, Francesc Domènech, ha remarcado, en rueda de prensa este martes, que la crisis sanitaria ha puesto en evidencia qué sectores son absolutamente necesarios y cuáles no, y que hay que dar a conocer a la ciudadanía el papel del transporte, un sector a menudo “incomprendido” e “ignorado”. Para revertir esta percepción negativa, la FEAT ha actualizado la imagen corporativa y ha puesto en marcha una campaña promocional, a través de anuncios en las redes, a fin de proyectarse mejor.

Para entender la realidad del sector, la FEAT ha llevado a cabo una encuesta interna a través de la cual se ha podido saber que el transporte de pasajeros -autobuses de escolares, turistas, trabajadores, etc.- ha sido el más “duramente golpeado” durante la pandemia, según ha expuesto el director del ente, Josep Lluís Aymat.

Así, si la reducción de la facturación en transporte de mercancías ha sido del 29%, en pasajeros ha caído hasta el 90%, de media. El 76% de estas empresas -habitualmente pequeñas, con tres o cuatro vehículos de media- ha presentado un ERTE y el 72% ha despedido trabajadores. Un 80% ve peligrar su pervivencia como empresa.

“Son datos aterradores”, dice Aymat. “Esto ya no se puede considerar crisis, sino catástrofe”, añade. A los encuestados también se les ha preguntado por medidas que podrían ayudar a relanzar el sector y todos ellos ha coincidido en dos acciones: bajada de impuestos y ayudas directas a fondo perdido por parte de la Unión Europea.

El Camp y el Ebre es un territorio con fuerte peso del turismo, una particularidad que ha hecho sufrir especialmente a los transportistas de viajeros de las comarcas tarraconenses. Si la dependencia en el sector turístico ha resultado negativa, la otra cara de la moneda ha sido la industria química, con un mejor comportamiento, contribuyendo a la actividad del sector.

Recurso por la ITV

También en la defensa del sector del transporte, la FEAT interpondrá esta semana un recurso contencioso ante el Tribunal Supremo contra los nuevos criterios que aplica la Inspección Técnica de Vehículos, puesto que ahora no se contabiliza el periodo de validez desde que el vehículo pasa favorablemente la inspección, sino desde la fecha de la última inspección que conste en la ficha técnica.

“Hay que dar un golpe sobre la mesa, queremos que se vuelva al criterio anterior y se dialogue con los sectores afectados”, sostiene Aymat. Las empresas de transporte llevan los vehículos a una ITV en el término de Reus. "Está todo colapsado y tendríamos que tener prioridad para poder hacer servicios en Europa", concluye.

Temas

Comentarios

Lea También