Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos del Serrallo viven atemorizados por unos jóvenes

Un grupo de siete u ocho adolescentes se reúnen cada tarde en la calle Sant Pere provocando el miedo entre los ciudadanos
Whatsapp
El foco del conflicto se encuentra en el cruce entre la calle Sant Pere y la calle Sant Andreu. Foto: Pere Ferré

El foco del conflicto se encuentra en el cruce entre la calle Sant Pere y la calle Sant Andreu. Foto: Pere Ferré

Desde hace aproximadamente tres meses, los vecinos del Serrallo viven atemorizados por un grupo de siete u ocho jóvenes que se reúnen cada tarde en la Calle Sant Pere del Serrallo. La situación es insostenible para los vecinos y el nivel de amenazas va en aumento. Según los vecinos, los jóvenes, de nacionalidad española y de 16, 17 y 18 años, se colocan a la altura del centro de acogida de menores de la zona, el CRAE Voramar. Allí esperan a las adolescentes que viven en el centro y pasan la tarde con ellas. Los jóvenes muestran poca educación, agresividad y violencia frente a los vecinos del Serrallo, según denuncian éstos. «Parece que estamos asimilando esta manera de vivir, pero hemos llegado a un punto intolerable. Debemos hacer algo ya», explica uno de los vecinos del barrio marinero.

El Serrallo es como un pueblo pequeño. Todos se conocen y comparten cafés y conversaciones. Y ahora también comparten el miedo. La semana pasada se vivió uno de los capítulos más desagradables hasta el momento. Una joven pasaba por la zona y la pandilla la increpó. Ella se defendió, e inmediatamente los jóvenes le sacaron una navaja y mostraron una actitud agresiva. Igual que ella, otros vecinos han recibido amenazas similares.

Sin ir más lejos, hace unos días le robaron la bici a un vecino, aunque después de una disputa se la devolvieron. Las faltas de respeto van en aumento, y los vecinos intentan evitar pasar por la calle Sant Pere; prefieren dar la vuelta y pasar por la calle Trafalgar y así evitar encontrárselos. Es tanto el pánico que los vecinos no quieren dar su nombre porque tienen miedo a posibles represalias.

Inseguridad ciudadana

Según los vecinos, estos jóvenes no sólo son agresivos con los serrallencs, sino que en ocasiones son los protagonistas de desagradables y bochornosos espectáculos con las chicas adolescentes del centro de acogida. Todos los que pasan por allí se ponen las manos en la cabeza, sobre todo los ancianos. Además, la pandilla pide repetidamente cigarros y dinero a todos aquellos que se acercan por la zona. «El otro día uno de ellos me pidió un euro y se lo di. Me daba miedo negarme», asegura una vecina. Otro testimonio explica que hace unos meses la pandilla entró en un comercio. Iban tapados con unas máscaras y llevaban navajas, y robaron lo que quisieron. La inseguridad ciudadana en el barrio del Serrallo es una realidad. Una desafortunada realidad.

Desde la Associació de Veïns del Serrallo sostienen que estos jóvenes vienen a festejar con las chicas menores de edad del centro de acogida. «Ya nos hemos puesto manos a la obra para erradicar este problema», asegura Ferran Diago, presidente de la asociación. Por el momento, Diago mantendrá, durante la semana que viene, una reunión con el centro de acogida y con el departamento de Serveis Socials de la Generalitat. Por otro lado, el centro de acogida no ha querido dar declaraciones acerca de este conflicto.

Tanto la Autoritat Portuària como los Mossos d’Esquadra tienen identificado el problema, ya que los vecinos les han llamado en varias ocasiones. Es por esto que estos días la presencia policial se ha incrementado por la zona.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También